jueves, 18 de julio de 2019

de Auður Ava Ólafsdóttir .


Título: Hotel Silencio
Autora: Auður Ava Ólafsdóttir 
Editorial: Alfaguara, 2019.
Páginas: 184.

SINOPSIS.

«Emocionante, excéntrica y oscuramente divertida.»

Sunday Times

Su mujer lo ha abandonado. La demencia de su madre no hace más que avanzar. Acaba de descubrir que su hija no es su hija biológica. Visto que solo su particular habilidad para las reparaciones y las chapuzas domésticas sigue teniendo algo de sentido, Jónas decide agarrar su caja de herramientas y hacer un viaje solo de ida a un país extraño y devastado por la guerra para desaparecer y darle un fin definitivo a esta triste existencia. Pero los desperfectos en el Hotel Silencio en el que se aloja comienzan a requerir sus atenciones, y también lo hacen los huéspedes, y los habitantes de la ciudad, y su plan aplaza una y otra vez. Así, con mucho humor y sutileza, Ólafsdóttir deja claro que las heridas particulares, vengan de donde vengan, solo cicatrizan en común.

IMPRESIÓN PERSONAL.

Hace muchos años que tengo en mi estantería un libro de esta autora llamado La mujer es una isla. Me lo regalaron unas chicas islandesas que suelen venir en "manada" todos los veranos por mi pueblo, porque Zafra e Islandia están hermanados a través de una islandesa, Consul Adjunta de España en Islandia, que recaló durante una año en Zafra y donde realizó el COU. Se enamoró de mi pueblo y de Exremadura y cuando llegó a su cargo actual, cada verano 30 jóvenes islandeses/as vienen a pasar su verano a mi pueblo en una especie de Erasmus local que aporta un beneficio mutuo a islandeses y segedanos/as. Dos de esas islandesas han recalado siempre en casa de mi hermana de modo que su cultura nos es muy cercana y de ahí mi afición a la novela que procede de ese país tan extremo.

Quedando aún pendiente la lectura de ese libro que tengo en la estantería para más adelante, vi la reseña de este otro y me encantó la portada y la temática tan curiosa que refleja la sinopsis, de modo que la compañera bloguera que la había reseñado me dio la sorpresa de regalármela. Desde aquí mil gracias a la administradora del blog Cada vez que te leo por tan estupendo regalo.

Me ha gustado mucho Hotel Silencio. Es un libro peculiar que relata la historia de Jonás, un hombre de mediana edad, cuya mujer lo acaba de dejar y aunque mantiene una buena relación con su única hija, descubre que tampoco es su hija biológica, y ante una perspectiva de llevar una existencia solitaria, sin apenas relaciones personales, decide suicidarse. No hay nada que analice a su alrededor que le de un motivo para continuar seguir viviendo, ni siquiera la relación que mantiene con su vecino más cercano, pero tampoco quiere que su hija se enfrente a su muerte por suicidio y que este sinsabor la acompañe de por vida. Por ello, decide irse a un país en guerra donde la situación de paz temporal es tan pasajera que seguro que allí consigue que lo maten de forma anónima sin que su hija nunca vuelva a saber de él.

El libro se divide en dos partes bien diferenciadas. Una primera en la que podemos conocer a Jonás, a su curioso vecino y a su hija. Podemos ver sus pensamientos en primera persona, su vida y todo lo que se le va pasando por la cabeza hasta que toma la decisión de morir y de como piensa acometer esto sin causarle un dolor de por vida a su hija. Es una parte muy directa en la que el lector no se explica por mucho que él lo vaya justificando como con lo que tiene, puede llegar a esa solución tan drástica. En esta parte, pareciera que el protagonista vaya contestando cada una de las preguntas que al lector se le van ocurriendo para entender su decisión.

La segunda parte es totalmente inesperada y sumamente curiosa. Jonás marcha definitivamente a morir a un país en guerra, plagado de minas antipersonas por donde apenas se puede caminar sin que uno sufra el riesgo de morir o de quedar lisiado para toda la vida. En ese país se aloja en el Hotel Silencio, un pequeño hotel venido a menos, rodeado de una total devastación en los edificios colindantes, con una playa a la que solo se puede ir sin salirse de un sendero estrecho para no pisar las minas y lo mismo que ocurre con el bosque que tienen al lado, al que la población no va ni a coger leña para no saltar por los aires en cualquier momento. Pero, Jonás, aún no lo había dicho, es un manitas, uno de esos hombres apañados que todos queremos tener en casa, un arreglatodo, un chapucilla que llega al país cargado de una pequeña caja de herramientas y un taladrador ¿curioso no? Con esa escasez de aperos, la autora nos traza, casi de un modo cómico, como Jonás se va volviendo imprescindible en una ciudad en la que no hay de nada: las luces no encienden, las cañerías están atascadas y echan barro, no hay ducha, los enchufes no funcionan y el cableado está deteriorado. Con su pequeño taladro y sus cuatro herramientas Jonás consigue hacer la vida de los supervivientes mucho más cómoda simplemente porque puede conseguir que vuelvan a lavarse o a vivir con un poco de luz eléctrica, de tal manera que su idea inicial de morir a los pocos días de llegar allí se van diluyendo.

Me ha encantado esta novela. La forma de escribir de la autora y como me ha ido llevando por los distintos estados de ánimo del protagonista desde los más bajos y destructivos ante una soledad anunciada a esa tranquilidad vital que da el volver a sentirse útil y apreciado en un lugar la gente es feliz con tan poca cosa ante lo tremendo de su situación y de sus carencias vitales. Una excelente novela, sin duda.


martes, 16 de julio de 2019

de Daniel Fopiani.


Título: La Carcoma
Autor: Daniel Fopiani
Editorial: Versátil, 2017
Páginas: 236

SINOPSIS.

Un escritor en horas bajas es incapaz de escribir nada decente. El éxito comercial de su última novela parece haberle arrastrado hasta un bucle de inseguridad que lo mantiene bloqueado ante la página en blanco. Se obliga a tomar unas vacaciones y aislarse durante un tiempo en la Sierra de Cádiz, un retiro espiritual donde olvidarse de la presión de la editorial, de las facturas sin pagar y de las llamadas telefónicas constantes. 

Con el paso de los días descubre que, en la cabaña donde se aloja, aparece un nuevo número pintado en la pared cada mañana. Una cuenta atrás sin explicación aparente que termina sumiéndolo en la mayor de las obsesiones. Es probable que su vida corra peligro y el tiempo apremia. Los números no perdonan. 

Una crisis creativa, un cambio de escena, sucesos misteriosos, muerte, amor y reconciliación con uno mismo. Todo ello con un sabor profundamente rural y gaditano, contado con una narrativa fresca, ágil y sin tapujos. Estos son rasgos distintivos de Fopiani que lo hacen destacar dentro del género con toques ligeramente underground.La Carcoma es un pueblo, pero también una metáfora.

IMPRESIÓN PERSONAL.

La Carcoma es el nombre de un pueblo de la sierra gaditana. Más que un pueblo, una aldea, por el tamaño tan pequeño que tiene y la escasa población que allí permanece aún. Es uno de esos pueblos que actualmente se denominan de la España Vaciada, como si esta característica no afectara a todo el país en su medio rural. En ese pequeño pueblo pasan pocas cosas, algo obvio porque hay tan pocos habitantes que es difícil que nada venga a romper su rutina. Además una rutina que no quieren que nadie rompa, sobre todo, los turistas que en determinada época del año se dejan caer por la localidad en sus visitas a la sierra. Por esos cuando Ramsés, un joven escritor de 29 años, se aloja en una pequeña cabaña que está a las afueras del pueblo, toda la población se entera mediante el boca a boca de que hay un "intruso" en el pueblo.

Ramsés vive habitualmente en la ciudad de Cádiz pero está atravesando una mala época porque, después de haber tenido un exitazo con su primera novela, ahora que tiene un nuevo compromiso de entrega de la segunda a la editorial y habiéndose gastado todo lo que le han ingresado de forma adelantada, no es capaz de comenzar a escribir ni una sola página. Peor aún, ni siquiera se le ocurre una idea sobre la que comenzar a escribir. Por ese motivo se desplaza a La Carcoma, un pueblo en el que su amigo, concejal del ayuntamiento de Cadiz ha heredado una pequeña cabaña que esconde una historia de la que nadie parece querer hablarle.

Con estos "mimbres" el autor nos escribe una novela de intriga rural, en el que nadie es quien parece ser, de tal manera que la sensación de soledad y de claustrofobia que te hace sentir la puedes llegar a padecer junto con el protagonista, sobre todo, cuando se queda completamente aislado en ese pueblo sin poder salir de él mediante ningún sistema de transporte. Unos guardia civiles con un comportamiento del que dudas continuamente, un niño con discapacidad intelectual que es todo un misterio, un tendero que pone los pelos de punta, una madre y una hija con una relación de amor-odio insufrible y viejas y viejos que odian cualquier cosa que pueda cambiar su entorno. Este ambiente me ha recordado en más de una ocasión la novela que leí de Aguacero de Luis Roso, también en un pueblo de la sierra de Madrid donde el ambiente era claustrofóbico.

Una novela de intriga con unos personajes muy marcados, un pueblo que oculta muchas historias y secretos por lo que todos son sospechosos y todos parecen lo que no son, aunque solo sea por sobrevivir en el ambiente en que se desarrollan sus vidas.

En definitiva, La carcoma es una novela corta de intriga y misterio en el que tenemos una parte importante de metaliteratura, con unos personajes muy sólidos que te engañan continuamente y una ambientación que te mantiene alerta todo el tiempo que te dura entre las manos.


lunes, 15 de julio de 2019




Esta semana la empiezo ya con dos libros que he comenzado. Uno de ellos incluso no creo que me dure más de un día más. Me refiero a El Susurrador de Donato Carrisi, una novela que estamos leyendo en una Lectura Conjunta un grupo de blogueras y que a mi me ha enganchado desde el primer momento. Llevo más del 70% leído así que no creo que me dure más allá de 24 horas. Me tiene muy intrigada y es difícil parar de leer.







También estoy leyendo Las hijas de la villa de las telas de Anne Jacobs, un libro continuación del de La villa de las telas, una saga familiar que si bien no me entusiasmó mucho en sus inicios, de momento me está resultando entretenido. Es un buen tocho así que creo que me durará toda la semana.






Qué paséis una excelente semana lectora!!!!


jueves, 11 de julio de 2019

de María Reig.


Título: Papel y tinta.
Autora: María Reig.
Editorial: Suma, 2019.
Páginas: 784.

SINOPSIS.

¿De qué serías capaz por cumplir tus sueños?

¿Qué tenía que hacer una mujer para lograr los suyos en la España de principios del siglo XX?

Madrid, primeras décadas del siglo pasado. Elisa Montero, aunque de origen humilde, es criada desde niña por su madrina, una adinerada y misteriosa mujer perteneciente a la alta burguesía madrileña. La sensación de no pertenecer a ningún lugar y de cierta rebeldía ante los designios que otros han trazado para ella será algo que marcará su vida.

Elisa no solo buscará liberarse de las limitaciones que le imponen su condición de mujer y su posición social para lograr convertirse en periodista, sino que intentará tomar las riendas de su destino y entregarse al verdadero amor. Como testigo, la rabiosa y convulsa actualidad de una España entre guerras que la acompañará en su lucha por conocerse a sí misma y sobreponerse a sus propios prejuicios.

IMPRESIÓN PERSONAL.

La verdad es que últimamente huyo tanto de los libros "tochos" como reconozco que me atraen y con el poco tiempo que tengo para leer, este año ya me he leído unos cuantos. Por eso cuando llegó a mis manos este libro y, teniendo en cuenta que era una primera novela escrita por su autora, no penséis que las tenía todas consigo. Pero lo cierto es que me ha sorprendido gratamente, no solo la manera de escribir de la autora y su ardua tarea de documentación, sino que la historia que nos trae en sus casi ochocientas páginas, no se me ha hecho larga ni pesada y me ha tenido muy entretenida durante el tiempo que me ha durado la lectura.

Papel y tinta es una novela histórica que retrata una parte importante de la primera mitad del siglo XX español: desde comienzos del siglo hasta la llegada de la I República, pasando por la Dictadura de Primo de Rivera. Durante este periodo, la autora nos presenta a su gran protagonista Elisa Montero, una niña de pocos años, que fue arrancada de su familia en Extremadura para ser criada por su madrina, Manuela Montero, su tía, viuda que vive en Madrid, fría y calculadora, eternamente vestida de negro que esconde secretos que poco a poco, la niña irá desgranando a lo largo de su vida. La verdad es que esta madrina que la cría, la educa y se convierte en una de las sombras a la que tiene que esquivar durante su vida me ha recordado mucho  a una especie de señorita Rottenmeier, por su rigidez y su frialdad en el trato a lo largo de la crianza de la sobrina. Tiene un objetivo fijo en la mente y a ese objetivo se debe, sin contar con las inclinaciones o deseos de su pupila.

Me ha ido cautivando la protagonista poco a poco. Una niña que proviene del campo extremeño, sin que pueda volver a tener contacto con su padre y con sus hermanos, viviendo con una mujer oscura que no deja de prohibirle visitar algunos espacios de la gran casona donde viven, que esconde secretos pero que no escatima en gastos para darle comida, estudios de la época y buenos vestidos confeccionados a medida. Desde la más tierna infancia Elena es una niña curiosa que investiga lo que tiene a su alrededor, que desea conocer lo oculto y la verdad de todo lo que le rodea, que lee sin parar libros pero también todos los periódicos y que poco a poco va conformando su sueño de ser periodista y a ese sueño se entrega llevándolo a unos extremos a los que supongo que muchas mujeres de la época llegarían para luchar por los suyos propios. Junto a Elena se mueven todo un elenco de personajes que no hay que desdeñar, en especial sus amigas íntimas Catalina Folch y Benedetta de Luca, su alma gemela  Pedro Liébana y su compañero periodista, Olivier Pascal, su marido Francisco de las Heras y Rosales y todo un buen número de secundarios que dibujarán la vida y el mundillo en el que se mueve Elisa en todo su devenir.

Y todo ello, dibujado magistralmente por esta autora. Una autora que se ha documentado a conciencia sobre una época en la que acontecen muchas cosas en el ámbito político y cultural, unos ámbitos a los que las mujeres tenían vedado el paso. Elisa ansía ser periodista, escribe y además escribe muy bien, pero a duras penas consigue que su madrina la deje entrar en un periódico, El Demócrata, como ayudante de la secretaria en una especie de voluntariado. Desde ese observatorio, Elisa va trazando sus planes y tiene acceso a la información diaria de toda una época e incluso a contactar con una serie de personajes reales que aparecerán en muchos momentos de la novela: Romero de Torres, Ramón Gómez de la Serna, Ortega y Gasset, Arniches, etc. Me ha encantado esta recreación histórica de los hechos políticos y sociales, recreados por una clase adinerada que se mueve en torno a los círculos del poder y que dependiendo de cada caso, quieren que las cosas cambien o que se mantenga el status quo.

Y Madrid como trasfondo de todo. Un escenario ideal por el que la autora nos acompaña de la mano de todo este elenco de personajes, bien colocados en calles, edificios, locales comerciales con solera, unos desaparecidos como el Café Pombo y otros que aún podemos visitar entre los rincones más castizos de Madrid.

Me ha gustado mucho ese marcado carácter feminista que subyace a toda la novela. Una novela en la que se analiza esa lucha de muchas mujeres por conseguir un sueño diferente del que le viene predeterminado por el simple hecho de haber nacido mujer; mujeres que quieren ser periodistas, escritoras, maestras y profesoras, actrices y cantantes sin connotaciones sexuales y que quieren poder participar de la vida política y social del país a su manera. Eso representa Elisa y Catalina, como  también lo hicieron María de Maeztu, Carmen de Burgos, Concepción Arenal, Victoria Kent o Clara Campoamor y otras muchas que en esos años no se rindieron para conseguir buena parte de lo que hoy tenemos.


martes, 9 de julio de 2019

de Antonio Gómez Rufo.


Título: El idioma de los recuerdos
Autor: Antonio Gómez Rufo
Editorial: Ediciones B, 2019.
Páginas: 384.

SINOPSIS.

«Madrid tenía que volver a ser eterna, y a ello se entregaron todos los madrileños supervivientes; y a los que permitieron sobrevivir. Madrid, siempre épica, se convirtió en una ciudad vencida; y, tras la derrota, muchos madrileños lloraron de rabia y de impotencia. Era el tiempo del final de la guerra y los inicios de mi amor por Elena.»

Un hombre en el ocaso de su vida pasa un último verano frente al mar. Durante esos días de soledad, recuerda aquel otro verano en que su vida cambió para siempre: el de 1939. Fue en los meses siguientes a la entrada de las tropas nacionales en Madrid, en una ciudad derrotada que luchaba desesperadamente por abrirse de nuevo a la vida, cuando el protagonista -entonces un adolescente hermano de un alto cargo de Falange- se enamoró de la hija de un anarquista fusilado...

IMPRESIÓN PERSONAL.

Tengo que reconocer que me gusta muchísimo Antonio Gómez Rufo. Los libros que he leído de este autor, Madrid, la novela y La camarera de Bach, me han gustado mucho. Me encanta la manera de escribir y, sobre todo, de describir de Gómez Rufo y cuando las historias se desarrollan en Madrid, el autor se supera a sí mismo. Me encanta el callejeo al que me somete, las visitas a lugares con solera a los que me transporta, los ambientes que dibuja y los tiempos a los que me lleva disfrazada de época, con esa mezcla de personajes ficticios y reales que tan bien sabe combinar. De su mano tengo una guía turística secreta de Madrid, al margen de los lugares habituales que se recomiendan en las oficinas de turismo oficiales, y porque no decirlo, hasta gastronómica.

He disfrutado mucho de esta nueva novela de Gómez Rufo, de su trasfondo y de sus escenarios y de esa forma de escribir tan cercana que te incita a acompañarlo sin esfuerzo alguno. En esta ocasión, el autor nos remonta al año 1939 de la mano de la memoria de Vicente, que en 1999, ya bien anciano está pasando el verano, puede que el último, en Marbella y recuerda lo poco bueno y lo mucho malo de aquellos años en los que era tan solo un adolescente asustado. Como les pasa a muchos ancianos, Vicente recuerda mejor el pasado lejano que su pasado más reciente, y se encuentra desubicado en un tiempo que ya no le corresponde, y mucho menos un cambio de siglo del que ya no quiere formar parte.

"He matado a dos hombres en mi vida: a mi hermano mayor y a mi mejor amigo. Pero no siento el menor arrepentimiento por ello"

De su mano, vamos a conocer todos los acontecimientos que ocurrieron en su vida cuando, al finalizar la guerra, con un Madrid dañado en los físico y en el corazón, su hermano, Julián, un destacado  y cruel falangista, y su amigo Federico Calatrava, regresan a casa para sembrar el terror desde un cargo en el que las listas de supuestos "rojos" mandaban a la cárcel y al paredón a cientos de compatriotas. La verdad es que el carácter de este matón está tan bien reflejado en la novela, tan bien descritos los episodios de los fusilamientos de madrugada, las amenazas, los traslados, que cada vez que aparece, una misma se echa a temblar. Esa prepotencia, ese poco o ningún valor dado a la vida humana, esa falta de sentimiento te pone los pelos de punta, incluso en el trato que dispensa a su propia madre, Isabel, a la que acaba encerrando en un "sanatorio psiquiátrico".

En ese entorno, en el que Vicente se ve obligado a acompañar a su hermano, en los hechos y simulando una ideología que no comparte, la vida se le complica aún más cuando se enamora de Elena Blanco, la hija de un anarquista fusilado en su día, con el que comparte ideales socialistas que intenta que pasen desapercibidos para el bando ganador de la guerra. De la mano de Vicente vamos conociendo los acontecimientos lineales en el tiempo que le llevaron a huir de Madrid y que ha ido marcando su vida, así como también sus pensamientos sobre estos hechos y su propia vida en el momento actual, mientras observa lo que le rodea en 1999.

Una historia sobrecogedora, como tantas sobre la guerra civil y esa posguerra llena de venganza y muerte, de miedo y de silencios, y también sobre el presente y la necesidad de que los hechos no se olviden para que no se vuelvan a repetir en un Madrid, en un país, aún lleno de heridas. Sin duda, lo recomiendo.


lunes, 8 de julio de 2019


Esta semana la comienzo leyendo un libro que estaba en mi estantería desde hace tiempo: Cuentas pendientes de Susana Hernández, un libro que tiene pinta de ser tan movido como los dos anteriores.

También estoy esperando que leamos en lectura conjunta El susurrador de Donato Carrisi, si llegan todos los libros a las personas participantes. Si se retrasan ya veré que libro pillo de todos los que me he traído en la maleta este año.

#quepaséisunabuenasemanalectora


jueves, 4 de julio de 2019

de Pierre Lemaitre.


Título: Vestido de novia
Autor: Pierre Lemaitre
Editorial: Alfaguara, 2017
Páginas: 296

SINOPSIS.

No dejes que nadie te desvele nada de esta historia. 

Sophie Duguet no entiende qué le sucede: pierde objetos, olvida situaciones, es detenida en un supermercado por pequeños robos que no recuerda haber cometido. Y los cadáveres comienzan a acumularse a su alrededor.

No podemos desvelar nada más de este thriller para así mantener intacto el escalofriante placer de la lectura y la adictiva búsqueda de la verdad por parte del lector.

IMPRESIÓN PERSONAL.

Este libro es uno de esos  que andan en mi estantería desde hace tiempo. Aún me quedan dos libros más en esa situación del mismo autor. Y es que a mi me gusta Lemaitre, eso está claro, y compro sus libros de forma compulsiva y, como a tantos, luego los dejo durmiendo "el sueño de los justos" (o de los pacientes) más de lo que tenía previsto en un principio. Luego después de leerlos, me pasa como con esta novela: una se pregunta que hacía sin leerla, mientras he priorizado otras muchas novelas que me han gustado bastante menos. En fin... una historia que se repite de lectora a lectora ¿no?

No se puede contar mucho de la trama de esta novela sin correr el riesgo a revelar algún detalle importante de la misma. Si me gustaría señalar que Lemaitre desarrolla los acontecimientos dividiéndolos en cuatro partes bien diferenciadas y con distinto ritmo en función del personaje que predomina en cada una de ellas y todo ello, teniendo en cuenta que realiza una serie de giros que te mantienen en tensión sin que te los esperes. La novela es un thriller psicológico en la que la protagonista esencial es Sophie, una mujer a la que conocemos ejerciendo de niñera de Leo, un niño de apenas seis años, con el que suele estar casi todo el día mientras sus padres trabajan. Casi nunca se queda a dormir en la casa de la familia porque prefiere volver a su domicilio, sea la hora que sea. Pero una noche que se queda a dormir con el niño, a la mañana siguiente, este amanece muerto, estrangulado con unos cordones y con las manos atadas. Nadie parece haber entrado en la casa de modo que todo apunta a que ha sido ella la que ha asesinado al niño, al que, incluso, esa misma tarde había pegado una bofetada. Y huye de la casa y de todo, incluso de su padre, única familia que le queda.

Sophie es un pedazo de personaje, de esos que, en primera persona te va contando lo que hace, lo que ve, lo que imagina, lo que olvida, lo que duda para hacerte a su vez dudar a ti misma de si es realmente lo que te muestra, que está como un "cencerro" o que, por otro lado, esconde algo que no consigues ni siquiera vislumbrar. Y te sorprende, vaya que si.

En la novela existen otros personajes, claro, pero realmente Sophie lo llena todo y es difícil olvidarse de ella, por lo que ella representa pero también por lo que realmente es, algo que debéis descubrir por vosotros mismos leyendo la novela.

No os cuento más sobre este libro, entre otras cosas porque no creo que sea ni recomendable ni necesario. Es una novela que me he bebido en un par de días y que me ha mantenido en vilo todo lo que me ha durado. Una buena novela, escrita al estilo de Lemaitre, con soltura y con claridad en los detalles, que, aún así te pasan desapercibidos porque te hace focalizar tu atención en otras cosas. Sin duda, os la recomiendo.


lunes, 24 de junio de 2019



Esta semana es un poco más corta en trabajo para mi. Son las Ferias de San Juan en mi ciudad y hoy es día festivo, aunque los días, al final, los tienes que apretar mucho más si quieres hacer cosas como visitar la feria o frecuentar a las amistades en estos días de asueto. Yo, de momento, la comienzo leyendo Un amor, de Alejandro Palomas, un libro que compré hace ya un año en la Feria del Libro de Badajoz, dedicado por su autor y que ya no quiero retrasar más. Me apetece muchísimo reencontrarme con Amalia y su prole, son como una inyección de buen rollo y de sentimientos puros.

También quiero empezar La huella del mal de Manuel Ríos San Martín, una nueva novela de Planeta que tiene muy buena pinta, al menos leyendo la sinopsis.




Mientras tanto, a pasar lo mejor posible, la ola de calor que anuncian los meteorólogos tirando de dosis de aire acondicionado y chapuzones en la piscina en los ratos en que se pueda.

#Buenasemanalectora!!!


jueves, 20 de junio de 2019

de Carmen Mola.



Título: La Red Púrpura.
Autora: Carmen Mola
Editorial: Alfaguara, 2019.
Páginas: 432.

SINOPSIS.

Un día tórrido de verano la inspectora Elena Blanco, al frente de la Brigada de Análisis de Casos, irrumpe en la vivienda de una familia de clase media y llega hasta la habitación del hijo adolescente. En la pantalla de su ordenador se confirma lo que temían: el chico está viendo una sesión snuff en directo en la que dos encapuchados torturan a una chica. Impotentes, presencian cómo el sádico espectáculo continúa hasta la muerte de la víctima de la que, de momento, no conocen el nombre. ¿Cuántas antes que ella habrán caído en manos de la Red Púrpura?

La BAC ha estado investigando a esta siniestra organización desde que salió a relucir en el caso de «la novia gitana». Durante meses ha recopilado información de este grupo que trafica con vídeos de violencia extrema en la Deep Web, la cara oculta de la Red. Y a lo largo de todo este tiempo, Elena Blanco ha mantenido en secreto, incluso para su compañero el subinspector Zárate, su mayor descubrimiento y temor: que la desaparición de su hijo Lucas cuando no era más que un niño pueda estar relacionada con esa trama macabra.

¿Dónde está? ¿Quién es realmente ahora? ¿Y cuáles son los límites que está dispuesta a transgredir para llegar a la verdad?

IMPRESIÓN PERSONAL.

Me encantó La novia gitana. Me pareció una novela negra original a más no poder en un mundo literario donde es ya muy difícil ser original y salirse de lo que está ya más que inventado. Además el final de La novia gitana invitaba y empujaba a leer la siguiente novela nada más salir. Y eso es lo que he hecho yo aunque el resultado final de la lectura ha sido un verdadero lío en mi cabeza que aún me anda rondando a la hora de escribir esta reseña.

He leído con avidez y con ansia toda la novela. No lo voy a negar. Incluso mientras la leía, tiraba por tierra todas esas críticas que había leído sobre la misma que apuntaban a que esta nueva entrega dejaba mucho que desear respecto de la primera novela de ¿la autora?. Y lo cierto, es que una vez leída he tenido un sabor agridulce que aún me dura. La novela es un thriller que recorres a una velocidad vertiginosa, con ansia por ver lo que pasa y el desenlace final de todo lo que ocurre con el hijo secuestrado de la inspectora Blanco. Desde este punto de vista me ha resultado estupenda porque, contando con el escaso tiempo que tengo para leer estos meses, la he devorado sin ninguna dificultad, no me ha creado quebraderos de cabeza y se ha dejado leer al ritmo estipulado dándome un final previsible y un recorrido lógico y fácil de seguir. Incluso, en alguna ocasión, fácil de adelantar y eso que yo soy de las torpes torpes a la que los detalles le suelen pasar desapercibidos y soy muy fácil de sorprender. Pero una vez que he terminado la novela, mi  único pensamiento ha sido que he leído un thriller más. Entretenido, bien hilado pero falto de la originalidad que encontré en la primera entrega de la autora.

En esta novela, la inspectora Blanco y su equipo de la Brigada de Análisis de Casos, formado por Cheska, Orduño, Mariajo, Buendía y el recién incorporado Zárate investigan la Red Púrpura, una red que opera en la Deep Web, la parte oculta de internet, lucrándose mediante apuestas y subastas de las perores prácticas de violencia que una puede imaginar: desde torturar hasta la muerte a niñas y jóvenes aplicando lo que se le va ocurriendo a los que pagan ocultos por la pantalla del ordenador hasta los que apuestan por ver peleas entre niños hasta que uno de ellos mata al contrario. La temática no puede ser más macabra y la Red no puede ser más ajena a cualquier tipo de sentimiento o escrúpulo. En eso precisamente se sustenta su poder y esa sabiduría que no comete errores a la hora de actuar. Todo es tan macabro que la inspectora Blanco, que conoce que esta Red es la que se llevó a su hijo cuando solo tenía siete años, pierde completamente los "papeles" con este caso y se convierte, por cuestiones personales, en una jefa insufrible y acosadora rompiendo prácticamente el equipo que lidera y al que necesita para resolver el caso y encontrar a su hijo. Realmente, durante toda la novela, acompañamos a un equipo que no es tal. Un clima laboral donde es sencillo cometer errores y trabajar fuera de cualquier atisbo de profesionalidad por parte de todos y cada uno de sus miembros.

La trama de la novela es muy negra y da miedo pensar que crímenes como los que se plantean puedan ser reales y que existan personas que disfruten viendo esas imágenes desde la placidez de sus hogares, sobre todo, que todo esto sea accesible a los menores de edad. Pero, quitando todo este entramado negro, la novela se mueva a ritmo de thriller, con mucha acción de un capítulo a otro, de tal manera que apenas te deja tregua. Sin embargo, como digo, me ha resultado demasiado previsible y el equipo ha funcionado tan deslavazado en lo profesional y en lo personal que no me he sentido identificada en esta ocasión con ninguno de ellos y, sobre todo, la inspectora al mando me ha producido más rechazo que solidaridad con su situación personal.

En conclusión, si lo que se pretende es pasar un buen rato de acción, de vértigo con una novela que no deja otra opción que seguir leyendo a buen ritmo, la recomiendo totalmente. No obstante, para las personas que han leído la novela anterior de la autora, quizás no esté a la altura de las expectativas que esta primera novela generó en los lectores.


martes, 18 de junio de 2019

de Toni Hill.


Título: El verano de los juguetes muertos
Autor: Toni Hill.
Editorial: Debolsillo, 2015.
Páginas: 368.

SINOPSIS.

En una ciudad donde nadie dice lo que piensa, un policía busca la verdad. Tres muertes inexplicables Dos promesas de venganza. Un verano sofocante. 

El inspector Héctor Salgado lleva semanas apartado del servicio cuando le asignan de manera extraoficial un caso delicado. El aparente suicidio de un joven va complicándose a medida que Salgado se adentra en un mundo de privilegios y abusos de poder. 

Héctor no solamente deberá enfrentarse a ello sino también a su pasado más turbio, que en el peor momento y de modo inesperado vuelve para ajustar cuentas. 

Los sueños, el trabajo, la familia, la justicia o los ideales tienen un precio muy alto, pero siempre hay gente dispuesta a pagarlo.

IMPRESIÓN PERSONAL.

He leído dos libros escritos por este autor: Los ángeles de hielo y Tigres de cristal. Dos libros que me gustaron mucho, de modo que compré, sin duda alguna, la Trilogía de novela negra protagonizada por el inspector Héctor Salgado. Me gusta como escribe Toni Hill. Tiene un lenguaje muy directo pero también muy rico y variado, sobre todo, a la hora de describir los entornos en los que se mueven los personajes y describir los estados de ánimo que los acompañan en cada una de las situaciones. Casi diría que, con independencia de las tramas y los personajes, es su modo de contar las distintas situaciones, lo que influye de forma decisiva en que continúe leyendo. Si además trama y personajes acompañan, el éxito de la novela es algo asegurado en mi caso.

Esta es la primera novela de la Trilogía protagonizada por Héctor Salgado, inspector de los Mossos de Esquadra en Barcelona, que acaba de llegar de unas vacaciones forzosas en su país de origen, Argentima, porque tiene un expediente disciplinario abierto por propinarle una paliza a un delincuente relacionado con la trata de blancas. Es buena persona, un poco rancio en algunas ocasiones con sus propios compañeros, muy sagaz e intuitivo, pero a veces pierde los papeles ante la injusticia. Héctor acaba, además, de separarse hace poco tiempo de su mujer Ruth, que lo ha abandonado por una nueva compañera y comparte con ella un hijo, Guillermo, de modo que su humor a lo largo de esta primera novela no es precisamente el de una persona feliz.

En realidad, la novela tiene dos tramas que se desarrollan en paralelo. Una primera, la que tiene que ver con el inspector directamente, porque la persona a la que propinó una paliza aparece muerta y él se convierte, evidentemente, en el primer sospechoso. Y una segunda, un caso, en apariencia sin mayor importancia, el accidente o suicidio de un joven adolescente de una buena familia de Barcelona, que cae desde el tejado de la buhardilla de su casa, el lugar donde solía fumar a escondidas. Cuando Héctor Salgado y la nueva compañera que le asignan, Leire Castro, novata en el cuerpo pero con expediente de altura, se ponen a entrevistar al círculo más cercano del difunto muchacho, comienzan a vislumbrar que no todo lo que algunos personajes cuentan es lo que en realidad ocurrió en ese tejado.

Me han gustado mucho las dos tramas, sobre todo, la segunda porque se va dibujando paso a paso por parte de la nueva pareja de trabajo como se va desenredando la madeja hasta llegar al desenlace final, que a mi personalmente, me ha sorprendido. Creo que ambos policías se complementan muy bien porque los dos son muy independientes en lo que hacen, toman sus propias decisiones y cuando han de hacerlo juntos, cada uno representa a la perfección el papel que le toca. Supongo que el encaje será mayor en las dos novelas siguientes, pero el comienzo de la relación laboral entre ambos ha marcado perfectamente que los dos van mucho "por libre", que actúan mucho de forma independiente, basándose en la gran intuición que poseen ambos.

En definitiva, una buena novela policíaca, de esas que no puedes dejar de leer hasta llegar al final, un final que no solo te sorprende y te deja con la boca abierta, sino que te deja con unas ganas inmensas de leer la novela siguiente de inmediato porque aunque el libro es autoconclusivo, en las últimas páginas te deja un cliffhanger que te genera el ansia de continuar en compañía de estos personajes.


lunes, 17 de junio de 2019



Esta nueva semana sigo leyendo las dos mismas novelas que comencé la semana pasada: Papel y tinta de María Reig y Ponte en mi piel de Emma Lira. Los llevo los dos muy avanzados y supongo que los terminaré a mediados de la semana de modo que me gustaría comenzar a leer La carcoma de Daniel Fopiani, un libro que duerme en mi estantería desde que se publicó en 2017.



Que paséis una buena semana!!!




jueves, 13 de junio de 2019

de Félix J. Palma.


Título: El abrazo del monstruo
Autor: Félix J. Palma
Editorial: Destino, 2019
Páginas: 736.

SINOPSIS.

Diego Arce es un reconocido escritor de novelas de misterio que no atraviesa su mejor momento. Desde la publicación de su primera novela, que lo catapultó a la fama, no ha conseguido reproducir el mismo logro y, después de muchas presiones y de otros tantos fracasos literarios, accede a los ruegos de su editor para resucitar en una nueva entrega al personaje al que debe su éxito: un psicópata apodado «el Monstruo» que secuestraba a niñas en la Barcelona modernista.

Pero una noche, mientras Diego y su mujer asisten a una fiesta, alguien decide llevar la ficción a la realidad y revivir al Monstruo secuestrando a la hija de Diego, Ariadna, de siete años, y en un juego macabro, proponer a Diego tres pruebas que deberá superar en directo a través de internet, si quiere recuperar a su hija. Comienza así una terrible carrera en doble dirección para descubrir quién está detrás del secuestro. Al mismo tiempo que debe demostrar al mundo hasta dónde es capaz de llegar para salvar a su hija, Diego también tendrá que reconstruir su vida, con la ayuda de su mujer y del inspector Gerard Rocamora, para descubrir en su pasado quién puede desearle tanto mal.

Una historia sobre los terrores y fantasmas de la infancia y cómo se proyectan hasta el hombre adulto. Una historia de superación, de amor y de enfrentamiento a nuestros miedos más profundos. ¿Qué serías capaz de hacer para salvar a tu hija?

IMPRESIÓN PERSONAL.

Me acerqué a esta novela después de leer tan buenas críticas sobre ella y tengo que reconocer que las buenas críticas eran muy merecidas. He disfrutado muchísimo esta trama tan negra, tan gótica, tan de Barcelona y con esos personajes tan reales que en más de una ocasión me han confundido, justo lo mismo que me pasa en la vida real. Además ese gran toque de metaliteratura que lo impregna todo añade un punto de desasosiego mayor a toda la historia.

Que el personaje de una novela se haga realidad no debería sorprendernos cuando ya tenemos más que superada la fase de la Historia Interminable en la que el protagonista del libro se introduce dentro de la novela, de modo que esto de entrar y salir de los libros es una prueba que cualquier buen lector ya tiene superada. Pero que quien "salga" de tu novela sea el peor y más temible personaje que se te ha ocurrido crear, es ya otro "cantar". Eso es lo que le pasa a Diego Arce, un escritor venido a menos, que tuvo un enorme éxito con su novela "Sangre y ámbar" en la que "El Monstruo" era el gran personaje que mataba a niñas de siete años si sus padres no conseguían pasar una serie de pruebas, prácticamente imposibles de superar. Pues bien, ese Monstruo (o alguien que actúa como él) secuestra a su hija Ariadna de siete años y Diego, como el resto de padres de su novela deberá enfrentarse y superar tres pruebas si quiere que su hija sobreviva al secuestro.

No faltan en esta novela sospechosos, engaños, ocultaciones y secretos insospechados que te hacen ir dando tumbos al ritmo frenético en que está narrada toda la historia. Eso sin contar el regodeo del Monstruo al que vemos actuar doblemente: en tiempo real con el secuestro de Ariadna y en el pasado, en la época modernista de la ciudad de Barcelona, en la novela Sangre y ámbar, que ocupa capítulos independientes de la novela.

En momentos tan trágicos como estos es cuando las mayores bondades y miserias de las familias salen a la luz. La desaparición de un hijo marca en muchas de ellas el punto de inflexión que lleva en poco tiempo a que una pareja se separe y, en este caso, tanto Diego Arce, el padre, como Laura, la madre tienen mucho que ocultar y se han ocultado mucho durante muchos años, del mismo modo que muchos de sus amigos o conocidos cercanos. Tantas ocultaciones, mentiras y secretos hace que la sospecha del lector vaya cambiando de uno a otro, aunque sea en cuanto a la motivación del secuestro de la niña, hasta que he conseguido desentrañar por el grado de maldad al responsable. Desde este punto de vista, los personajes están perfectamente retratados y consiguen transmitirte esa duda probable en el ámbito de los motivos de la desaparición de la niña.

En conclusión, una novela adictiva y negra, muy negra, que saca a relucir los mayores miedos que puedes acumular desde la infancia, esos que poca gente entiende por muy cercana que te sea. Una novela con una estructura muy interesante y hasta original a la que una se adapta fácilmente sin que interfiera en la comprensión de lo que está pasando.


martes, 11 de junio de 2019

de Tracy Chevalier.


Título: Las huellas de la vida
Autora: Tracy Chevalier
Editorial: Duomo, 2019
Páginas: 387.

SINOPSIS.

LA HISTORIA DE DOS MUJERES INOLVIDABLES
QUE SE ABRIERON CAMINO EN UN MUNDO
DOMINADO POR LOS HOMBRES

Antes de que Darwin escandalizara al mundo entero con sus teorías sobre el origen de las especies, hubo alguien que ya dudaba, buscaba, hacía preguntas…

En las playas llenas de fósiles de la costa inglesa, Mary Anning, una muchacha pobre y sin educación, y la huraña Elizabeth Philpot, una solterona de clase media, trabarán amistad, unidas por una misma pasión: el deseo de buscar las huellas de la vida en los fósiles y revelar así la historia secreta de nuestro pasado.

IMPRESIÓN PERSONAL.

Tengo que reconocer que me encanta Tracy Chevalier. Es una autora que consigue envolverme en sus historias con su forma de escribir, tan delicada y a la vez tan cercana sin perder ese toque de elegancia que me atrapa siempre sin remedio, por muy dispar que sea la temática que toque en sus novelas. Me cautivó con La joven de la perla, un libro que leí hace muchos años y recientemente con La voz de los árboles, cuya temática nada tiene que ver con áquel y tampoco con esta lectura que hoy os traigo.

En esta ocasión, la autora nos presenta a dos mujeres, dos grandes mujeres olvidadas por la historia, sobre todo a Mary Anning, que mucho antes que Darwin lanzara su famosa teoría sobre la evolución de las especies, ya se hacían preguntas y creaban su propia opinión sobre la historia de las especies basándose en los fósiles que iban recogiendo en las playas de Lyme. Evidentemente nadie les hacía caso alguno, sus opiniones eran un escándalo para el orden establecido y, sobre todo, para las teorías religiosas de la época y del lugar, sufrían toda clase de críticas y comentarios despectivos, aislamiento social por realizar un trabajo "escasamente femenino" y cuando algún hombre se tomaba algún interés en su trabajo, las utilizaba en beneficio propio adjudicándose opiniones y hallazgos que no le correspondían.

La historia que nos trae Tracy Chevalier comienza cuando tres hermanas solteras que viven en Londres con su hermano son prácticamente "desterradas" de la casa familiar a la costa de Lyme, lugar de veraneo, a una pequeña casita, para que su hermano pueda vivir independiente con su nueva esposa en la casa familiar de Londres. Tres mujeres que dependen de la decisión del único varón de la familia que es quien hereda los bienes familiares y que por estar solteras suponen una carga. Entre ellas, la autora da relevancia en la historia a Elizabeth Philpot, la hermana cuya pasión es la recogida de fósiles para coleccionar y con una gran curiosidad sobre los orígenes y la evolución de la vida. Junto a ella, conoceremos a Mary Anning y a su familia, una chica de familia pobre que se dedica a buscar fósiles para venderlos a los turistas y que gracias a su experiencia en la materia acaba siendo un referente a la hora de explicar el pasado de las especies. Las dos mujeres se hacen grandes amigas y, sobre todo, Elizabeth se empeña y consigue que tantos y tantos hombres estudiosos e interesados en la paleontología acaben reconociendo la labor de Mary y su importancia para la investigación, consiguiendo que su nombre aparezca en las piezas que se exponen en los museos londinenses. Como tantas otras mujeres, esta es la historia de unas mujeres que han sido ocultadas por la Historia que ha sido escrita por hombres. Mentes privilegiadas y un esfuerzo superlativo que ha sido ocultado en los libros en los que solo han aparecido hombres que tenían acceso a todos los medios, sobre todo, económicos y de poder, inaccesible siempre para ellas.

Con independencia de la trama de la novela, una trama tranquila y apacible, llena de la misma paciencia que se necesita para encontrar los fósiles, me ha encantado esa manera tan sensible y tan cercana que tiene la autora de dibujarnos a las protagonistas. Las he sentido tan cercanas que pareciera que estuviera buscando fósiles a su lado y me he alegrado cuando encontraban alguno relevante y me he enfadado cuando las ignoraban o las criticaban por el trabajo realizado. Precisamente esa cercanía se profundiza con el ritmo de la novela que va cambiando en función de que sea Mary o Elizabeth quien nos cuente en primera persona lo que va ocurriendo. Es una apuesta arriesgada por parte de la autora porque ambas protagonistas son diferentes tanto en clase social como en educación y perspectivas aunque la fuerza de la búsqueda de los fósiles, que es lo que las une es tan potente, que ambas confluyen si problema alguno.

En definitiva, he disfrutado mucho de la lectura de otra novela de Tracy Chevalier. Una novela llena de sensibilidad pero también con una fuerte reivindicación de trasfondo, una ambientación que ha despertado muchísimo mi curiosidad sobre este mundo tan desconocido de la paleontología en el que las mujeres fueron punteras antes de que irrumpieran los grandes hombres que han pasado a la historia, ocultándolas injustamente, y una novela tranquila que te aporta una serenidad que solo una autora como Chevalier puede conseguir con su forma de escribir y su buen gusto.


lunes, 10 de junio de 2019



Hace casi un mes que tengo el blog sin actividad. Entre problemas familiares y exceso laboral por tanto proceso electoral seguido, ni he tenido tiempo ni ganas de escribir nada y cuando lo he tenido me apetecía más realizar otras actividades, entre ellas, leer desde luego. Tampoco he tenido tiempo de visitar vuestros blogs y ha sido tal la desconexión que cuando he ido a una librería para regalarme unos libros, me faltaban referencias porque no había leído ninguna de vuestras opiniones.

Parece que todo está un poco más estable, en principio, aunque los asuntos familiares están aún ahí amenazando tristes tiempos. Es lo que suele pasar cuando nuestros mayores ya son muy muy mayores y se van acercando a ese final irremediable hacia el que vamos todos. Pero espero que el próximo susto se haga esperar una buena temporada.

Dicho esto, voy a intentar retomar la actividad del blog, sobre todo, porque lo echo mucho de menos y os echo mucho de menos a tod@s. Esta semana la comienzo leyendo dos libros que han tenido buenas críticas en la blogosfera: Ponte en mi piel de Emma Lira y Papel y tinta de María Reig. He empezado a leer los dos y la verdad es que de momento ambos me tienen encantada. Ya os contaré.

También publicaré la reseña de varios libros. Como os podéis imaginar el retraso acumulado que llevo es de aupa, pero bueno, poco a poco irán saliendo si nada se me vuelve a cruzar de nuevo.

#Buenasemana


lunes, 13 de mayo de 2019



Esta semana continuo leyendo El abrazo del monstruo de Félix J. Palma. No me ha dado tiempo a leer mucho por problemas familiares. Sin embargo, la semana pasada comenté que iba a comenzar a leer el nuevo libro de Carmen Mola, pero se me ha cruzado por medio El idioma de los recuerdos de Antonio Gómez Rufo, autor con el que vuelvo de nuevo a ese Madrid que también conoce y dibuja este autor. Apenas he comenzado a leerlo.

También quiero acercarme esta semana a la Feria del Libro de Badajoz.

#buenasemanalectra


viernes, 10 de mayo de 2019

de Alfonso del Río.


Título: La ciudad de la lluvia
Autor: Alfonso del Río
Editorial: Destino, 2018
Páginas: 624.

SINOPSIS.

Un misterio sin resolver. Un oscuro secreto del pasado.
Nadie puede esconder la verdad para siempre
Bilbao, 1983 – Berlín 1941.

En el Bilbao de principios de los años ochenta, tres misteriosas muertes unirán los destinos de varios personajes sin conexión aparente. Alain Lara, un joven y prometedor jugador del Athletic, descubre una vieja fotografía de los años cuarenta que su abuelo Rodrigo había mantenido siempre oculta. De todos los personajes que aparecen en ella Alain reconoce a su abuelo, junto a un también joven Ignacio Aberasturi, el gran empresario bilbaíno y actual candidato a la presidencia del Banco del Norte. La repentina y extraña coincidente desaparición de ambos, junto con otros sucesos, lo llevará a una investigación que se remontará a un pasado oculto.

En un intento por entender lo que sucede, Alain contactará con María, la hija y heredera del imperio Aberasturi, y junto a ella tejerán los hilos del pasado que unieron a sus familias en los años del Berlín nazi, en busca de respuestas. Pero lo que obtendrán serán más preguntas, más dudas, más sospechas.
¿Qué pudo unir hace más de cuarenta años a estos dos hombres cuyas vidas nunca más volvieron a cruzarse? ¿Quiénes son los demás personajes que aparecen retratados junto a ellos? ¿Quién y por qué anda detrás de ellos?

La ciudad de la lluvia es un thriller que reúne lo mejor y lo peor que anida en el ser humano. Es una historia sobre el poder magnético de la ambición, el amor y la complicidad entre las personas, y que nos muestra que la cara oculta que todos tenemos no puede permanecer indefinidamente en la sombra.

IMPRESIÓN PERSONAL.

"Yo creo que las banderas han traído muchos problemas en este mundo. Y las banderas, en general, han sido motivo de confrontación más que de unión. Por tanto, si de mi dependiera, yo no pondría ninguna. Así de claro. Yo tengo la mía, pero es personal. ¿Qué bajo una bandera se ha unido gente? Si, pero enfrentándose a otros" (Iñaki Azkuna).

Hace años tuve la gran suerte y el privilegio de conocer a Iñaki Azkuna cuando era Alcalde de Bilbao. Uno de los alcaldes de España y del mundo más emblemáticos, coherente y humano que han existido, reconocido y querido no solo por su ciudad, sino fuera de ella. Hoy en día es difícil, por no decir imposible, ser fan de un político pero yo fui fan de este hombre (y lo sigo siendo) y de otro también ejemplar, Tierno Galván. Me ha encantado que el autor lo introduzca como secundario en el libro para que la memoria perdure. Y hay mucho secundarios reales que aparecen en este libro (Clemente, Zubizarreta, Del Bosque, Segurola, Hitler, Goebbels) perfectamente encajados entre los personajes de ficción y la trama presente y pasada de la novela.

Dicho lo anterior, La ciudad de la lluvia, un título precioso, por cierto, me ha encantado y he disfrutado de su lectura desde el primer al último capítulo, sin que en ningún momento haya partes o zonas en los que haya perdido intensidad mi interés. A mi me encanta Bilbao y todo el País Vasco y me gusta la manera de ser de esos vascos bilbaínos que con su humor tan peculiar me han hecho sonreír en tantas ocasiones y, en esta novela, el autor recoge y recrea a la perfección esa manera de ser de los bilbaínos, ese orgullo de ciudad que siempre les acompaña, esa peculiaridad del Athletic de la que tanto presumen y que mantienen por encima de títulos y triunfos. La ciudad, la lluvia, la forma de ser de Bilbao se cuela en cada capítulo, en cada diálogo y en la forma de comportarse de todos los personajes que beben de ese carácter tan característico. La ciudad de la lluvia, La ciudad de los ojos grises, que mencionaba otro autor, una ciudad que pasó del gris tenebroso a reformularse en la luz y el color que desprende actualmente.

La novela contiene tres tramas interrelacionadas a pesar de que ocurren en tiempos temporales diferentes y con generaciones entremezcladas entre infancia de algunos y vejez de otros. En medio, hijos, hijas, nietos y nietas que desean conocer el pasado de sus antepasados cuando ya es demasiado tarde, como nos suele pasar siempre. Por un lado, en 1983 conocemos a Alain Lara, famoso jugador del Athletic de Bilbao que acaba de perder a su abuelo Rodrigo ahogado en las inundaciones que acontecieron en la ciudad en agosto de ese año realmente, y a María Aberasturi, hija del gran empresario y banquero Ignacio Aberasturi que también acaba de fallecer en un incendio aparentemente accidental, poco tiempo después de que su Jefe de Contabilidad, también falleciera en su casa por otro accidente eléctrico. Tres muertes accidentales en muy poco tiempo de tres personas que aparecen en una fotografía junto a un niño y un militar de espalda en un aeródromo en 1941. Y tanto Alain como María, además de Lucas Bieda, un policía de la ciudad, que investiga estos casos después de recibir algunas notas anónimas que lo animan a ver más allá de muertes accidentales. Por otro lado, Nos encontramos con la historia que nos va escribiendo en primera persona David Schaffer, un personaje con el ego por las nubes, engreído, ambicioso y, según él, el mejor abogado del mundo, que nos comenta desde el inicio que cuando termine de escribir su vida, morirá con toda seguridad. Y en tercer lugar, se nos cuenta lo que ocurre en Berlín en 1941 entre el llamado Extranjero y los nazis, una historia que tendrá todo que ver con lo que está aconteciendo en las vidas de todos los personajes anteriores, incluidos los muertos "accidentalmente" Una historia compleja pero perfectamente hilvanada de tal manera que poco a poco se va desgranando el presente de 1983 a partir de un pasado del que parece que solo queda una fotografía en la que casi todos están ya muertos.

No tengo más que recomendaros esta novela. A mi me ha encantado, no solo personajes y trama, sino la ambientación en la que todo ocurre, la de Berlín de esos años oscuros de la II Guerra Mundial y la de Bilbao, esa ciudad gris donde la lluvia intentaba limpiar el propio gris de la ciudad de aquellos años 80.

miércoles, 8 de mayo de 2019

de Eva García Saénz de Urturi.


Título: Los señores del tiempo
Autora: Eva García Saénz de Urturi.
Editorial: Planeta, 2018.
Páginas: 448.

SINOPSIS.

Vitoria, 2019. Los señores del tiempo, una épica novela histórica ambientada en el medievo, se publica con gran éxito bajo un misterioso pseudónimo: Diego Veilaz.

Victoria, 1192. Diago Vela, el legendario conde don Vela, retorna a su villa después de dos años en una peligrosa misión encomendada por el rey Sancho VI el Sabio de Navarra y encuentra a su hermano Nagorno desposado con la que era su prometida, la noble e intrigante Onneca de Maestu.

Unai López de Ayala, Kraken, se enfrenta a unas desconcertantes muertes que siguen un modus operandi medieval. Son idénticas a los asesinatos descritos en la novela Los señores del tiempo: un envenenamiento con la «mosca española» ―la Viagra medieval―, unas víctimas emparedadas como se hacía antaño en el «voto de tinieblas» y un «encubamiento», que consistía en lanzar al río a un preso encerrado en un tonel junto con un gallo, un perro, un gato y una víbora.

Las investigaciones llevarán a Kraken hasta el señor de la torre de Nograro, una casa-torre fortificada habitada ininterrumpidamente desde hace mil años por el primogénito varón. Pero el reverso de tanta nobleza es la tendencia de los señores de la torre a padecer el trastorno de identidad múltiple, un detalle que arrastrará a Estíbaliz a vivir una arriesgada historia de amor. 

IMPRESIÓN PERSONAL.

Esta es la última novela de la Trilogía de La Ciudad Blanca protagonizada por el inspector Unai López de Ayala, Kraken, experto en perfilación criminal. Una novela que mezcla la novela policíaca, el thriller y la novela histórica, además de la metaliteratura, ese género que tanto nos suele gustar a los lectores. Y es que la novela que nos trae en esta ocasión la autora nos va narrando, no solo la investigación criminal que llevan Kraken y sus compañeras de Vitoria, sino que además nos va contando lo que se refleja en una publicación denominada Los señores del tiempo, sobre los hechos que acontecen  1192. Además las personas que hemos leído algunas novelas más de la autora antes de introducirse en esta Trilogía, reconoceremos a otros personajes que aparecen y que forman parte de La saga de los logevos, unos personajes que me ha gustado recuperar de mi memoria.

Me ha gustado el cierre de la Trilogía en general aunque he de reconocer que esperaba bastante más de esta última novela. Hay una excelente y esforzada labor de documentación, no cabe duda,  y tras esa ardua labor una historia de corte histórico muy interesante pero que, en más de una ocasión, ha hecho que me perdiera de la historia principal. Es posible que sea culpa mía y que la novela en toda esa parte necesitara de una mayor atención por mi parte de la que he podido prestar, pero la verdad, es que alguna vez me he liado y he tenido que volver sobre mis pasos para no perderme algo que, a lo mejor, era relevante para entender el final. Pero no, porque he llegado al desenlace final antes de terminar la novela y ya sabéis que yo en esto no soy muy aguda precisamente.

Por otro lado, he de reconocer que sigo siendo una fan de Kraken, pero, sobre todo, de su abuelo y que me gustaría encontrarme con este personaje más adelante aunque sea fuera de esta Trilogía. Me encanta esa especialización de perfilador criminal que tiene y creo que podría dar mucho  juego en sucesivas novelas si se aprovecha ese potencial. En esta novela vuelve a salir a colación su situación personal y familiar, nuevos planteamientos de vida que pueden ser decisivos para su trabajo. El caso que tiene ante si en esta ocasión resulta complejo y bastante más escabroso que los de anteriores novelas y ancla sus raíces en el pasado medieval de la ciudad. En realidad, la autora nos ha traído a colación dos historias en una; dos historias que perfectamente se podrían leer por separado con dos narradores independientes, cada cual contando su parte de la historia.

En conclusión, un buen cierre para esta Trilogía. Unos personajes que me gustaría volver a encontrar formando parte de una serie específica y una ciudad mágica que inspira todo tipo de leyendas y cuya vida cotidiana, tal y como la dibuja la autora, me encanta.




lunes, 6 de mayo de 2019



Esta semana la comienzo leyendo El abrazo del monstruo de Félix J. Palma, un libro que me tocó recientemente en un sorteo y al que ya le tenía muchas ganas. En lo poco que llevo leído, es una historia que pinta muy bien. Ya os contaré.

Me gustaría también empezar a leer La red púrpura de Carmen Mola, una autora que ya me encandiló con su novia gitana y a la que tengo ganas de volver a leer.

#quepaséisunabuenasemana


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...