jueves, 17 de octubre de 2019



Título: El vuelo de la serpiente.
Autor: Ricardo Alía.
Editorial: Maeva, 2016.
Páginas: 368.

SINOPSIS.

La rueda del Zodíaco sigue girando

Mayo de 2013, el Año de la Serpiente, el signo más ambicioso del Zodíaco que representa la astucia, el rencor y la venganza. Ha pasado más de un año desde que el caso del Asesino de Químicas sacudiese a la ciudad de San Sebastián. La primavera, estación natural de la Serpiente, no ha empezado bien para la Ertzaintza, que se enfrenta a las desapariciones de dos chicas que parecen haberse esfumado sin dejar rastro. Para complicar aún más las cosas, un estudiante de Químicas aparece asesinado —desnudo y con un tiro en la cabeza—, sobre una escultura del Museo Chillida-Leku.

La enorme preocupación de Max Medina, que conocía a la víctima, aumenta cuando su compañera Erika López se ve afectada por un dramático acontecimiento que pone toda su vida patas arriba, y que incluso la convierte en sospechosa de un crimen. Asesinatos, secuestros, extorsión y agentes secretos hacen acto de presencia en el Año de la Serpiente, el único signo junto con el Dragón que tiene la virtud de renacer de sus cenizas, mudar de piel y tener varias vidas.

IMPRESIÓN PERSONAL.

Tenía este libro en la estantería desde que se publicó, como tantos otros que andan cogiendo polvo y pasando desapercibidos por la acumulación de lecturas. Forma parte de una Trilogía: la Trilogía del Zodiaco y este es el segundo libro. Lo digo porque yo solo he leído este número y la historia es autoconclusiva y no he notado que me faltaba información para ir entendiendo y siguiendo la historia que se me estaba contando.

Dos chicas desaparecidas y un estudiante de Químicas muerto. Un caso al que hacen frente el inspector Max Medina y su compañera Erika López, que a su vez, se ve envuelta en otro asesinato y tiene que huir, hasta desvelar la verdad con el apoyo de su compañero. Me ha parecido una buena trama, bien hilada la investigación y consistente el desenlace. Todo muy bien elaborado pero sin que esa elaboración suponga una sobrecarga de datos en la trama.

También me han parecido buenos los personajes y supongo que habrán tenido una evolución desde la primera entrega. Son una buena pareja de investigadores que se complementan muy bien y, sobre todo, que confían el uno en la otra plenamente.

Y finalmente, una breve referencia a la ciudad en la que se desarrollan los hechos y la investigación, una delicia de viaje por diferentes ambientes, calles y monumentos de San Sebastián. Una ciudad a la que siempre quiero volver.

En definitiva, una novela que me ha gustado mucho, entretenida y bien hilvanada. Seguramente el conjunto de la Trilogía merecerá la pena tanto o más que esta única novela que os reseño hoy.
▂▂▂▂▂▂▂▂▂▂▂▂▂▂▂▂▂▂▂▂▂▂▂▂▂▂▂▂▂▂▂▂▂▂▂▂▂▂▂▂


Título: La chica que vivió dos veces
Autor: David Lagercrantz.
Editorial: Destino, 2019
Páginas: 592.

SINOPSIS.

Lisbeth Salander está preparada para la batalla final contra la única persona que, siendo idéntica a ella, es su opuesta en todo: su hermana Camilla. Pero esta vez, Lisbeth tomará la iniciativa.

Ha dejado atrás Estocolmo, lleva un nuevo peinado y se ha quitado los piercings. Podría pasar por una ejecutiva más. Pero las ejecutivas no ocultan una pistola bajo la americana, no son hackers expertas ni llevan cicatrices ni tatuajes que les recuerdan que han sobrevivido a lo imposible.

Mikael Blomkvist, por su parte, está investigando la muerte de un mendigo del que sólo se sabe que ha fallecido pronunciando el nombre del ministro de Defensa del gobierno sueco y que guardaba el número de teléfono del periodista en el bolsillo. Mikael necesitará la ayuda de Lisbeth, pero para ella el pasado es una bomba a punto de explotar.

IMPRESIÓN PERSONAL.

He leído los tres últimos libros de la serie Millenium sin apenas establecer comparación con los tres primeros escritos por Larsson, en realidad, porque tanto las tramas como los personajes, a su manera, me habían seguido entusiasmando de forma similar. Por eso, mi opinión sobre este ejemplar no se basa en la normal comparación Larsson-Lagercrantz, sino que lo que he ido observado es una evolución tanto de las tramas como de los personajes principales desde la primera entrega de Lagercrantz a esta última y, aunque todas las entregas me han gustado y me han resultado entretenidas, esta última me ha parecido totalmente descafeinada tanto en la trama que se supondría la principal como en los personajes porque he sido incapaz de reconocer a Lisbeth Salander. En algún blog que no recuerdo alguien mencionaba que en esta entrega parecía una "monja de la caridad", en comparación con la Lisbeth luchadora e inflexible contra el mal que hemos ido identificado desde la primera entrega de la serie.

La novela se basa en dos tramas, una que ocurre en el pasado y que está investigando Mikael Blomkvist a partir de la muerte de un mendigo con el que se cruzaba todos los días sin prestarle atención y que llevaba su nombre escrito en un papel y la otra, debería haber sido la batalla final entre Lisbeth y Camilla, que me ha resultado con muy poca fuerza en comparación con otras batallas que este gran personaje ha venido librando a lo largo de toda la serie. De las dos tramas, la que más me ha interesado es la del mendigo porque esconde tras ella la parte de denuncia social que ha caracterizado a esta serie, pero de todas las novelas es la menos escandalosa de todas.

En definitiva, esta última entrega no me ha parecido "el broche de oro" a una serie que si he considerado de oro. Me ha gustado y me ha entretenido la novela, si, pero tanto la trama/s como los personajes no los he reconocido como parte de la Serie Millenium.



martes, 15 de octubre de 2019

de Víctor del Árbol.


Título: Antes de los años terribles.
Autor: Víctor del Árbol
Editorial: Destino, 2019.
Páginas: 464.

SINOPSIS.

«Antes de los años terribles yo era un niño feliz en ese lugar. La felicidad parecía el estado natural de la vida, algo tan obvio como que cada mañana salía el sol. Los primeros rayos de luz se colaban entre las ramas de palma del techo aquella mañana en la que todo empezó a cambiar.»

La vida de Isaías volvió a empezar el día que llegó a Barcelona siendo un muchacho y dejó atrás su mundo. Después de mucho tiempo ha construido una nueva vida junto a su pareja, mientras intenta abrirse camino con un negocio de restauración de bicicletas. Todo cambia el día que recibe la visita de Emmanuel, un antiguo conocido que lo convence para que regrese a Uganda y participe en un encuentro sobre la reconciliación histórica de su país.

Aceptar esa propuesta hará resurgir un pasado que Isaías creía haber dejado atrás. Se verá forzado a enfrentarse al niño que fue, mirarlo a los ojos sin concesiones y perdonarse a sí mismo, si quiere seguir adelante con su vida y no perder a su mujer, que pronto, y de la peor manera, descubrirá una terrible verdad: no siempre lo conocemos todo de aquellos a quienes amamos.

Cuando se ha llegado demasiado lejos, huir no es una opción.

IMPRESIÓN PERSONAL.

He leído este libro durante el verano, o sea hace más de un mes, porque ha sido en mi mes de vacaciones. El otro día en el trabajo charlando con unos informáticos de un tema que no viene a cuento, les puse como ejemplo y a modo de broma, que nadie de la empresa iba a viajar a Uganda. Yo misma me sorprendía  y más tarde me preguntaba ¿de donde me ha salido a mi esto de Uganda? Podía haber puesto como ejemplo cualquier país de estos super-recónditos donde es difícil que vayamos a viajar, pero a mi me salió Uganda. Lo cierto es que desde que leí el libro de Víctor del Árbol, Uganda y sus gentes no se me van de la cabeza. Debe haber decenas de "Ugandas" en el mundo. Países que pasan por mil vicisitudes, donde ocurren miles de barbaridades ¿humanas? y donde la vida no vale más que la de un animal salvaje que tiene más o menos suerte dependiendo de una serie de elementos que ni siquiera puede controlar.

A mi me encanta como escribe Víctor del Árbol y me da igual si lo hace de una cosa o de otra o si la estructura es diferente, o si me lleva más lejos o más cerca, en España o donde Cristo perdió el mechero. Todo lo que narra es relevante, te remueve la conciencia, te hace sufrir ante una realidad que se anuncia cada día en el telediario mientras charlas de tus tonterías laborales con tu familia y te comes un buen plato que los de la tele nunca han podido disfrutar. Por eso lo que Víctor escribe siempre te duele. Duele porque consigue que centres la atención sobre hechos que a diario te pasan desapercibidos porque no quieres mirarlos y duele porque te das cuenta de lo banales, estúpidos y egoístas que somos los "desarrollados" occidentales, sin ir más lejos, nosotros mismos.

La sinopsis del libro explica unos hechos que yo no voy a repetir ni a ampliar. Son solo hechos que te transportan a un país donde todo es duro, donde apenas los niños y las niñas sonríen porque son raptados, violados y convertidos en ejércitos al servicio de guerrilleros que se pelean solo para verificar "quien la tiene más grande", sin un proyecto de país, sin una idea, aunque sea utópica, sobre un mundo ideal.

Como siempre tanto hechos y acontecimientos que suceden, ambientación y escenarios y, sobre todo, sentimientos, miedos, alegrías y decepciones te llegan tan hondo que te asusta. Unos personajes tan reales que no quiero conocerlos más a la mayoría de ellos. Me encantaría pensar que no existen en realidad. Que todo esto no es más que ficción. Pero mucho me temo que no. Que hay muchos como ellos y hasta peores que ellos porque siempre somos capaces de superarnos al mal. Me queda la esperanza de que muchas víctimas acaban salvándose aunque en sus mentes, esa gran herida nunca pueda cicatrizar del todo.

Sin duda, lo recomiendo.


lunes, 14 de octubre de 2019



Esta semana sigo leyendo los mismos libros que la semana anterior. He quedado un poco aparcado el libro de Madera de savia azul de José Luis Gil hasta que no termine la nueva novela de Donato Carrisi, El juego del susurrador que me tiene muy enganchada a pesar del poco tiempo de ocio que tengo estos días. Lo llevo ya muy avanzado de modo que retomaré e primero en breve.

En formato audiolibro, estoy leyendo también El jardín de bronce de Gustavo Malajovich, un libro que lleva mucho tiempo en mi estantería en formato papel y que me he encontrado en Storytel. Ya os contaré. Llevo poco escuchado pero de momento me está gustando.

#Buenasemana


lunes, 7 de octubre de 2019


Esta semana, todavía con un calor insoportable en Extremadura, seguimos recogidos en casa con los aires acondicionados consumiendo energía ¡Qué remedio! Yo sigo leyendo un libro que empecé la semana pasada y que me está gustando mucho: Madera de savia azul de José Luis Gil Soto. A ver si le puedo dar un buen "empujón" esta semana, porque voy bastante lenta con él.

También comenzamos una lectura conjunta del gran Donato Carrisi, El juego del susurrador, un autor que nunca me ha decepcionado así que lo comienzo con las expectativas bastante altas. Ya os contaré.

Tengo muchas reseñas atrasadas y esta semana pasada no me ha dado tiempo a publicar ninguna. A ver si esta nueva semana les puedo dar un gran impulso y me voy poniendo al día.

SORTEOS.


Manuela del blog Entre mis libros y yo, Pedro del blog El búho entre libros, Teresa de Leyendo en el bus y Concha y Bea del blog De lector a lector sortean cuatro ejemplares de No hay luz bajo la nieve de Jordi Llobregat.



#Buenasemana


lunes, 30 de septiembre de 2019



Como cada lunes os vengo a contar lo que me traigo entre manos en lo que a lectura se refiere. Sigo leyendo todavía la nueva novela de Idelfonso Falcones, El pintor de almas. La llevo muy avanzada y no creo que me lleve toda la semana terminarla.

Apenas he comenzado a leer Madera de savia azul de José Luis Gil Soto, un autor extremeño al que tenía muchas ganas de acercarme. Ya os contaré.


#Buenasemana

jueves, 26 de septiembre de 2019

de Juan José Millás.


Título: Que nadie duerma
Autor: Juan José Millás.
Editorial: Alfaguara, 2018.
Páginas: 216.

SINOPSIS.

Un delirio de amor recorre la ciudad. Y bajo lo aparente, asoma lo extraordinario. 


Cuando estas con la mente y con el cuerpo en el mismo sitio, la realidad adquiere una luz extraordinaria. Creeme. 

El día en que Lucía pierde su empleo como programadora informática, su vida da un giro definitivo. Como si de un algoritmo se tratara, establece los siguientes principios en los que se basará su existencia futura: será taxista, recorrerá las calles de su ciudad, Madrid, mientras espera la ocasión de volver a encontrarse con el hombre del que se ha enamorado, y todos los momentos importantes tendrán como banda sonora el «Nessum dorma» de Turandot, ópera de la que se siente protagonista.

Lo cotidiano y lo extraordinario se entremezclan en esta novela que tiene todas las claves del universo narrativo de Juan José Millás: la ironía, las distintas facetas de la realidad, el desdoblamiento del yo, la soledad y la constatación de una verdad inmutable: el espejo en el que miramos nuestras vidas nos devuelve siempre una perspectiva insólita ante la que solo cabe el más puro de los asombros.

IMPRESIÓN PERSONAL.

Este verano me llegó la recomendación de una de mis primas para leer a este autor y este libro. A pesar de que el autor es de sobra conocido, yo no había leído nunca nada suyo y tampoco nadie me lo había recomendado, seguramente, porque a pesar de ser un escritor reconocido, sus novelas no se encuentran entre esas que denominamos "best-seller" tan comerciales. Y me ha sorprendido tanto Millás y su modo descarnado de contar y he pasado unos estupendos momentos leyendo la novela.

En la novela conoceremos a Lucía, un pedazo de personaje, rara como ella sola, quizás totalmente zumbada pero única en su manera de vivir y pensar. En todo lo que vemos y mucho más en lo que nos esconde. Lucía era programadora informática en una de esas empresas que, ante la crisis, empieza a despedir a su personal para ahorrar costes. Con lo que obtiene y lo ahorrado compra una licencia y un taxi empeñada en encontrar por Madrid (o su Pekin particular) a un vecino de quien se ha enamorado escuchando a través de la "rejilla" del cuarto de baño de su casa, el "Nessum dorma" de Turandot. ¡No me digáis que no es original la trama!

A partir de este cambio de trabajo, empezaremos a recorrer las calles de Madrid con Lucía y conociendo y viviendo con ella sus experiencias con cada persona que se sube al taxi. He alucinado con las conversaciones, me he reído con ella viendo lo que oculta cada personaje y lo que Lucía extrae de cada experiencia. Unas historias con mucho humor, con mucha intriga y con una serie de giros que te dejan con la boca abierta cuando vas comprobando lo que esconde cada personaje. Dicen los entendidos que los personajes que Millás suele dibujar siempre guardan en su interior un "yo" que cuando sale nos presenta a una persona totalmente diferente. Si esto es así, esta novela es totalmente Millás porque nunca imaginé lo que muchos de los personajes guardaba dentro y como nos llevan a un final inesperado de la novela.

Y de fondo a toda la novela, una ambientación musical basada en la ópera de Turandot, de tal modo, que a veces Lucía nos pasea por el Madrid real por el que circula su taxi y otras, ella misma, va convirtiendo la ciudad en el Pekín de la ópera y ella en la princesa que la protagoniza, además de en mujer-pájaro imitando lo que siendo una niña imaginó que le pasaba a su madre mientras un pájaro le picoteaba la cabeza.

No cuento más. Ha sido una lectura muy peculiar que he disfrutado muchísimo y que se lee en un par de tardes y resulta difícil de olvidar. Volveré, sin duda, a acercarme al autor.


martes, 24 de septiembre de 2019

de Berna González Harbour.


Título: Verano en rojo.
Autora: Berna González Harbour
Editorial: RBA, 2013.
Páginas: 352.

SINOPSIS.

Madrid, verano de 2010. Corren los días del Mundial de fútbol y, mientras los ojos de todos están puestos en los tortuosos avances del equipo de España en Sudáfrica, la comisaria María Ruiz se enfrenta a un tenebroso crimen: un joven ha aparecido asesinado. Sin identidad visible. Sin pistas aparentes. Sin móvil. 

Mujer atractiva, concienzuda y tenaz, María iniciará una investigación que se complicará cada vez más. Pero no está sola: el veterano periodista Luna, un maestro de la profesión hoy acorralado por la crisis y la era digital, y Tomás, brillante informático de la policía, serán claves para llegar hasta el fin. 

La intriga será para ellos tan trepidante como la que acompañó a la selección nacional hasta su gesta final.

IMPRESIÓN PERSONAL.

Playa de Oyambre-Monumento
Tengo varias novelas de esta autora en la estantería, todas ellas protagonizadas por la comisaria María Ruiz pero pasa lo de siempre, supone empezar una nueva serie cuando ya tienes varias aún pendientes de finalizar. Pero este verano me he animado mucho con los libros pendientes de la estantería y la verdad es que con muchos de ellos me arrepiento no haberles dado antes una oportunidad porque han sido buenas lecturas. Eso me ha ocurrido con esta novela. Me ha sorprendido gratamente no solo la valentía de la trama sobre un tema de gran actualidad como es la pederastia eclesiástica, sino que además la investigación está desarrollada y escrita de forma impecable, con mucho sentido común, evitando la grandilocuencia que muchas veces tienen las novelas policíacas actuales. Me ha gustado la coherencia y la "normalidad" de los personajes y unas reacciones bastante lógicas, sin tanto imprevisto o giro forzado.

Verano en rojo es una novela negra, muy negra si atendemos a los hechos que denuncia porque, aparte de la investigación policial y periodística que se nos detalla, se ocupa de una denuncia social, por no decir un verdadero clamor, que la Iglesia católica está intentando por todos los medios acallar sin tomar medidas que palíen los daños realizados y los peligros que se siguen cerniendo sobre tantos jóvenes en contacto con ella. Son cientos, por no decir miles, las personas que hoy en día, una vez llegada su madurez han comenzado a denunciar y a contar todo lo que les pasó en algún momento de sus vidas, cuando eran solo unos niños y sufrieron los abusos de curas sin escrúpulos que aprovechaban su situación de poder moral y la protección del sistema eclesiástico para abusar sexualmente de los menores.

En este caso se suceden dos muertes de dos jóvenes casi simultáneas en el tiempo pero en diferentes lugares del país: en una playa de Santander y en el Parque Juan Carlos I de Madrid. Los dos jóvenes tiene en común su relación con el agua y que ambos tiene un tatuaje idéntico en su cuerpo. La investigación de la Comisaria Ruiz y de su equipo, además de la que va llevando por su cuenta el periodista de investigación amigo de la comisaria, Luna, demostrarán que los dos jóvenes tienen además más cosas en común como el colegio regentado por una misma rama de la iglesia y un campamento de baloncesto montado por la Iglesia.

Parque Juan Carlos I-Madrid
Una investigación impecable realizada por un equipo muy cohesionado que se sabe muy bien lo que se hace y un periodismo de investigación que trabaja por encima de los titulares y del aplauso rápido en favor de un caso que está provocando muertes a jóvenes  que tenían todo el futuro por delante. Y todo se sucede justo cuando el país está pendiente de que España, la Roja, gane el mundial de fútbol en Sudáfrica. Me ha gustado mucho esa ambientación tan bien definida que sucede cuando este país está más pendiente del fútbol que de cualquier otra cosa de importancia que suceda en esos momentos. Un país que se paraliza para ver un partido hasta el punto de cerrar empresas, comercios o suspender exámenes, reuniones, etc. para no perdérselo.

No creo que tarde mucho en leer el segundo volumen de esta serie de la Comisaria Ruiz, Margen de error. Me ha gustado el equipo de trabajo, me ha gustado muchísimo la trama y muy oportuno el momento en que se realiza esta denuncia sobre la Iglesia y se aborda una temática como esta y además está muy bien escrita, con la sobriedad y la atención que el asunto merece.





lunes, 23 de septiembre de 2019



Esta vez si parece que puedo/podemos volver a la rutina. Tras un verano muy duro por cuestiones familiares, aunque el desenlace no ha sido el que esperábamos, si que es cierto que cuando las cosas no tienen remedio, que todo termine puede ser lo mejor para todos, los que se quedan y los que se van.

Esta semana, con mucho retraso, continuo leyendo La huella del mal de Manuel Ríos San Martín. Llevo algo más de la mitad leído así que espero que no me dure toda la semana. También estoy leyendo El pintor de almas de Ildefonso Falcones, del que también llevo casi la mitad leído. Un buen tocho, por cierto.

SORTEOS.





Inés del blog La huella en tus libros celebra sus 600 seguidores con un pedazo de sorteo que no puedo dejar pasar.








Pedro de El búho entre libros, Manuela de Entre mis libros y yo, Teresa de Leyendo en el bus y Concha y Bea de De lector a lector sortean cuatro ejemplares de La librería de los corazones solitarios de Robert Hillman.




#Buenasemana


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...