miércoles, 8 de abril de 2020

de Jordi Llobregat.


Título: No hay luz bajo la nieve.
Autor: Jordi Llobregat
Editorial: Destino, 2019.
Páginas: 552.

SINOPSIS.

Un hombre desnudo y maniatado, con los párpados cosidos con un alambre, ha sido encontrado sumergido en las aguas heladas de una piscina, durante las obras de la estación de esquí Vall de Beau en el Pirineo: la infraestructura más emblemática de la candidatura hispano-francesa para los próximos Juegos Olímpicos de Invierno.

La subinspectora de homicidios Álex Serra y el teniente de policía francés Jean Cassel serán los encargados de la investigación. Después de un tiempo apartada del cuerpo por un grave incidente en el que Serra disparó a un compañero, sus superiores la envían a las montañas a investigar el caso. Serra creció en un pequeño pueblo de la zona, al otro lado del valle. Nadie como ella conoce aquel lugar.

Con su regreso, se reencuentra con todo aquello que creía haber dejado atrás: una montaña inmisericorde, un entorno opresivo dominado por los secretos y los recuerdos de un pasado que todavía no ha superado. Ahora, además, un asesino inteligente e implacable la pondrá a prueba.

Este será solo el primero de una serie de crímenes que tienen que ver con una historia oculta durante décadas. Solo quien la conozca podrá resolver el caso y dar con el misterioso criminal.

Mientras tanto, la tormenta de nieve más devastadora de los últimos veinte años está a punto de desencadenarse.

IMPRESIÓN PERSONAL.

Por el año 2015 me estrené con este autor con su obra El secreto de Vesalio, una novela que me atrapó desde la primera página, no solo por su trama bien armada sino por una manera de escribir capaz de describir unos ambientes en los que te sitúas con mucha facilidad. No me ha decepcionado tampoco esta nueva novela de Jordi Llobregat no solo, y también, por ese puzzle y entramado de historias que nos presenta sino por los ambientes creados en una zona tan fría como aterradora en que nos coloca como escenarios. Es curioso que los lugares de sierra nevados nos traigan a la mente tantos contrastes a nivel sentimental. Por una lado, puedes sentir la belleza inmensa de todo lo que te rodea, esa inocencia de todo lo blanco que puede, con seguridad engañarte escondiendo un peligro palpable y asfixiante que te mata con total facilidad.

Tengo que reconocer que al principio de la lectura me he liado un poco y que me ha costado encontrar el camino por el que el autor quería que transitara mi mente. Y es que, de entrada, nos presenta varias historias que me ha costado hilvanar: unos niños cuyo juego acaba trágicamente, un cadáver en las obras de una estación de esquí, candidata a los juegos olímpicos compartidos entre Francia y España, el regreso a su tierra de la policía Álex Serra y su reencuentro con los fantasmas de su pasado, un seminario lleno de personajes extraños, que me han traído a la mente a los de El nombre de la rosa, por todo lo que ocultan y su falta de libertad para hablar. En fin, un número de hechos lo suficientemente significativo como para que yo me líe un poco y me cueste situarme. Pero, en cuanto he pillado el hilo que el autor quería que cogiera, me ha costado trabajo dejar la lectura porque consigue con gran maestría que todo esté perfectamente hilvanado, una trama perfectamente unida sin que nos encontremos ninguna fisura que pueda dar al traste con esa sensación de solidez que tiene el desarrollo de toda la novela.

Monasterio de San Martín de Canigó
La protagonista principal es Álex Serra, una buena policía, a pesar de que en los momentos en que le encargan el caso del asesinato ocurrido en las instalaciones de las obras de la estación de esquí del Vall de Beau en el Pirineo, está suspendida por haber cometido el error de dispararle a  uno de sus compañeros. Sin embargo, su jefe la vuelve a llamar para darle una nueva oportunidad y, sobre todo, porque los hechos acontecen en la zona en que ella se ha criado y donde aún vive su padre, alojado en una residencia de ancianos de la zona. Por ello, además de la carga de los ocurrido con su compañero, Álex se encuentra con la carga de un pasado que iremos conociendo poco a poco y con el que ella misma irá batallando en el interior de la casa que la ha visto crecer, lugar en el que se instala.

Junto a ella, conoceremos a Jean Cassel, el policía francés que investigará junto a ella el caso, debido a que el asesinato se produce en unas obras que llevan en común Francia y España y su paralización afecta a los dos países. 

La novela va avanzando entre giros y revueltas en un paisaje completamente nevado, frío y muchas veces desolador que puede llegar a ser claustrofóbico, o al menos, a mi me lo parecen esas inmensidades nevadas que no ofrecen salidas a pesar de los pasos que puedas conseguir dar. Me ha sorprendido los derroteros que ha ido cogiendo la trama y no he visto venir el desenlace hasta que no lo he tenido encima, de modo que puedo quitarme el sombrero ante la maestría del autor, que entre ambientación, paisajes eternos y personajes esquivos me ha conducido a un final sorprendente, sin ninguna duda.

Una novela que, sin margen de error, os recomiendo si disfrutáis de la novela negra y de suspense a la vez.


martes, 7 de abril de 2020

de Donato Carrisi.


Título: La hipótesis del mal
Autor: Donato Carrisi
Editorial: Planeta, 2015.
Páginas: 496.

SINOPSIS.

No conoces el miedo hasta que no oyes a alguien tosiendo debajo de tu cama. Mila Vázquez sabe ver donde otros no suelen prestar atención. Por eso, dentro del cuerpo de policía, escogió como destino el Limbo: la oficina de personas desaparecidas. 

Todo empieza con un asesinato. Un hombre mata a toda la familia de un conocido empresario, excepto a su hijo menor: Roger Valin, quien desapareció una mañana sin dejar rastro y ahora, diecisiete años después, todo parece indicar que ha regresado convertido en un asesino en masa. 

Pero no es el único: él es el primero de una serie de antiguos desaparecidos que están volviendo para cometer crímenes atroces. ¿Por qué están regresando? ¿Hay alguna lógica tras los asesinatos? Una historia donde nada es lo que parece y el peligro no deja de acechar en la oscuridad.

IMPRESIÓN PERSONAL.

No puedo negarlo: me encanta Donato Carrisi y me encantan sus libros. Son negros, muy negros y más de una vez te ponen los pelos de punta pero, precisamente por eso, porque te hacen sentir, aunque sea miedo, merece la pena adentrase en su mundo.

En esta ocasión, nos encontramos, yo de nuevo, con Mila Vasquez, una policía con un don especial, que ve donde otros no consiguen atisbar un cúmulo de detalles en los casos en los que participa. Se fija de tal manera en lo que tiene delante que tiene una facilidad especial para ver detrás de las expresiones de los protagonistas de cada caso y en los escenarios donde acontecen los hechos. Sin embargo, también tiene una peculiaridad horrorosa y es que es incapaz de sentir emociones, una enfermedad llamada Alexitimia que la obliga a mantener a su hija lejos de ella, al cuidado de su madre pensando que de ese modo su hija estará mejor atendida y será más querida por su abuela que por su propia madre. Mila Vasquez trabaja en casos de personas desaparecidas, en lo que en la comisaría llaman Limbo, un lugar con las paredes llenas de fotografías de desaparecidos que no han conseguido encontrar ni ella ni su jefe Step. 

La hipótesis del mal es un thriller psicológico en el que se suceden una serie de asesinatos sin conexión aparente entre si. Cada uno de los asesinatos están siendo cometidos por una serie de personas que llevan muchos años desaparecidos, alguno de ellos, incluso desde que eran niños pequeños. De la noche a la mañana, esas personas desaparecidas, que Mila Vasquez tiene como casos abiertos en el Limbo, lugar de la comisaría en el que se tratan los casos de desaparecidos, dan señales de vida cometiendo asesinatos, muchos de ellos, espeluznantes. Por este motivo, su compañero de otros casos Boris, al que ya conocimos en el caso de El Susurrador, contacta con ella para que les ayude en la resolución de estos casos.

Una novela que se va enredando y desenredando capítulo a capítulo, con personajes muy solventes que parecen que todos esconden algo que te resulta imposible de averiguar. Yo, por lo menos, no he conseguido ver más allá de lo que el autor me iba poniendo delante y el final ha sido sorprendente y también me ha dejado noqueada y preparada perfectamente para el siguiente.

Si os gustan los thriller absorbentes, esos que no puedes dejar de leer y de pensar, no podéis perderos los que escribe este autor. Y este no es una excepción, así que os lo recomiendo sin dudar. Éxito garantizado!!!


lunes, 6 de abril de 2020



Cuarta semana de confinamiento y parece que estamos en la mitad de lo que nos queda por delante si todo va bien. Estamos en Semana Santa, de modo, que solo hay tres días de trabajo (teletrabajo, en mi caso) y un puente extraño por delante. Intentaré no pensarlo y disfrutar de la familia lo máximo posible viendo películas, jugando a juegos de mesa y leyendo ¿como no?.

Esta semana la empiezo leyendo un libro que tenía hace tiempo en mi estantería: El invierno más largo de Cecilia Ekbäck, un libro del que llevo ya leído la mitad y que me está gustando mucho, siendo como es diferente a los libros de intriga y suspense que solemos leer.

Quiero comenzar a leer Tantos lobos de Lorenzo Silva, otro libro de mi estantería para no perder la costumbre de leer algo del autor cada año.

Que paséis lo mejor posible estos días.


sábado, 4 de abril de 2020



He decidido sacar esta entrada con una periodicidad trimestral porque el año pasado mi ritmo lector ha sido muy dispar de un mes a otro y hubo meses que no merecía la pena ni hacer este resumen. Este año, de momento, voy a mantener este sistema porque agiliza mucho las publicaciones en el blog y me da menos trabajo a la hora de resumir y organizar lo leído para los retos a los que me he apuntado. Este mes, además, como nos pasa a todos, el confinamiento hace que tenga más ganas de entretenerme con este tipo de actividades: hace falta poca concentración para hacerla y es una entrada entretenida.

Mis lecturas de este trimestre han sido las siguientes:
  • ENERO.
    • Loba Negra de Juan Gómez Jurado.
    • Los buenos suicidas de Tony Hill.
    • La rubia de ojos negros de Benjamin Black.
    • Las largas sombras de Elía Barceló.
    • Si esto es una mujer de Lorenzo Silva y Noemí Trujillo.
    • Margen de Error de Berna González Harbour.
  • FEBRERO.
    • Todo lo peor de César Pérez Gellida.
    • El latido de la Tierra de Luz Gabás.
    • El Rey de Sandrone Dazieri.
    • Nuestra parte del trato de Antonio Manzanera.
    • No hay luz bajo la nieve de Jordi Llobregat.
    • La madre de Frankenstein de Almudena Grandes.
  • MARZO.
    • Detrás de la lluvia de Joaquín M. Barrero.
    • Gorrión Rojo de Jason Matthews.
    • Desde la eternidad de Susana Martín Gijón.
    • Para olvidar quien fuiste de Fernando García Calderón.
    • La chica salvaje de Delia Owens.
    • Tu te vas, tu te quedas de M.J. Arlidge.
SEGUIMIENTO DE RETOS ANUALES.


  • RETO ESPAÑA PROVINCIA A PROVINCIA:
    • MÁLAGA
    • BARCELONA
    • MADRID
    • ALICANTE
    • HUESCA
    • LLEIDA
    • ASTURIAS
    • BADAJOZ




  • RETO DE LA A A LA Z: 10/24 letras normales y 1 letra especial.
  • RETO GENÉRICO: 14/40.
  • RETO 25 ESPAÑOLES: 12/25.
  • RETO MIGUEL DELIBES: sin comenzar.
  • RETO NOS GUSTAN LOS CLÁSICOS: sin comenzar.
  • RETO TODOS LOS CLÁSICOS GRANDES Y PEQUEÑOS: sin comenzar.
Está claro que lo que más me cuesta es tirar de clásicos. Este mes de abril intento remediarlo y ya he comenzado uno y continuo leyendo, más despacio de lo que quisiera, Nuestra Señora de París de Victor Hugo.

A ver como se da este nuevo trimestre.


jueves, 2 de abril de 2020

de Fernando García Calderón.


Título: Para olvidar quien fusite.
Autor: Fernando García Calderón.
Editorial: Algaida, 2019
Páginas: 360.

SINOPSIS.

Un relato de la Europa de la posguerra que nos traslada desde el campo de concentración de Mauthausen hasta la Alemania de los encubridores de criminales del nazismo, el Vaticano, la España preconstitucional y una Lisboa que recibe con júbilo la revolución de los claveles. 

Una Europa en evolución, marco irrepetible para la persecución sin cuartel de uno de los muchos médicos tristemente famosos por el trato que concedieron a los prisioneros de la contienda mundial. Esta novela escapa de las clásicas obras de género para construir un relato intimista, poco complaciente, de unos cazanazis que hipotecaron su futuro en el empeño de no olvidar y, a la vez, ser olvidados.

IMPRESIÓN PERSONAL.

Esta novela me tocó recientemente como recompensa por el Reto de la A a la Z que llevan organizando años los blog de Lecturapolis, El búho entre librosLibros en el petate. Fue mi primera opción entre todos los libros que se ofertaban y no me arrepiento de mi elección porque me ha encantado esta historia, mejor dicho, estas historias. 

Soy muy fan de las sagas familiares. Me da igual si se dan en una única novela o tengo que leerme varios libros para ver la vida de cada generación. El autor de esta novela nos trae una saga familiar diferente, "anómala", como menciona el propio libro porque nos cuenta la historia de una familia con una finalidad en la vida, cazar a todos esos nazis que se "fueron de rositas" tras el genocidio cometido en el II Guerra Mundial y que viven y han vivido felizmente en otros países como ciudadanos de bien rodeados de boato y riquezas robadas.

La historia comienza en 1945 con Wilhem Loaus, un joven arquitecto alemán con un futuro prometedor, que termina sus días enterrado con honores por los presos de Mauthausen a pesar de ser un soldado nazi de los llamados "hombres lobos", un grupo de soldados ideado por Himmler para sabotear, mediante la guerra de guerrillas, los avances de los aliados durante la guerra. Cuando Wilhem llega a Mauthausen y observa lo que allí ocurre, no solo ayuda a los presos  del campo sino que termina suicidándose como sistema de expiación de la culpa que va a soportar el conjunto del pueblo alemán por lo que han hecho. En esos días Wilhem traba una estrecha amistad con el "flaco friede", Fernando Dieste, un joven español republicano que le muestra todos los horrores del campo. A este confía su familia (su mujer Gretl y su hijita Anna) y le entrega una documentación falsa de un austriaco llamado Peter, que será su nombre desde entonces.

Centro Simon Wiesenthal
Desde al liberación del campo Peter (Fernando Dieste) dedicará toda su vida a la caza de esos nazis que se han ido repartiendo por todo el mundo. Para ello contará posteriormente con la ayuda incuestionable de Anna (Hannah) la hija de Wilhem, a la que nunca abandonó. Juntos, de la mano de toda la documentación que van recopilando  en el Centro de Documentación Judía, van identificando, encontrando y eliminando, en muchas ocasiones, a todos esos asesinos que viven felizmente, lejos de culpas y justicia, en países, dictaduras militares, casi todos ellos.

La novela nos relata la vida de Peter y Hannah, hija de Wilhem, en esta ardua tarea. Luego su posterior matrimonio a pesar de la diferencia de edad y el nacimiento de su hija Sara. Una familia que continuará con esta tarea hasta el final, entre otras cosas porque tienen además un interés personal: localizar al médico asesino de Mauthausen, Aribert Heim, denominado también Doctor Muerte, un médico que como Menguele, realizaba experimentos con personas, sobre todo, con niños. En esta búsqueda conoceremos a muchos personajes secundarios, muchos de ellos reales, y otros como Bruno, que te enamorarán y te sorprenderán, no solo por su personalidad sino por la sabiduría que encierran.

No dudo en recomendaros esta novela. Está muy bien escrita. Tiene una secuencia muy lógica y sencilla que facilita muchísimo el conocimiento de la historia e invita a la investigación fuera de ella. Unos personajes a los que te gustaría conocer: valientes, solidarios y con un espíritu de sacrificio que ya quisiéramos tener la mayoría de nosotros en los tiempos que vivimos. Espero que de esta época tan gris, al menos, consigamos ser tan solidarios y justos como lo son la mayoría de los personajes de esta novela.



miércoles, 1 de abril de 2020

 de M.J. Arlidge.


Título: Tu te vas, tu te quedas.
Autor: M.J. Arlidge
Editorial: SUMA, 2015
Páginas: 384.

SINOPSIS.

Una chica sale del bosque casi moribunda. Su historia parece increíble. Pero es verdadera. Cada una de las terribles palabras que pronuncia.

Días después otra persona aparece en similares circunstancias. Poco a poco comienza a quedar claro un modo de actuar. Alguien está secuestrando a sus víctimas por parejas, las recluye y les hace afrontar un dilema: matar o morir.

¿Qué preferirías: perder la vida o perder la razón?

La inspectora de policía Helen Grace ha tenido que hacer frente a sus propios demonios y ha llegado a lo más alto. Mientras dirige esta investigación para dar caza al monstruo que anda suelto descubre que quizá sean los propios supervivientes quienes tengan la clave para resolver el caso.

Y, a menos que lo consiga, morirán más inocentes.

IMPRESIÓN PERSONAL.

Como podéis ver, sigo tirando de novelas pendientes de leer de mi estantería. Además, como las he ordenado por orden alfabético, pues voy tomando una novela cuyo autor o autora comience por cada una de las letras para el reto de la A a la Z. ¡¡Cosas del confinamiento por el coronavirus!!

De esta serie de novelas tengo también la segunda entrega porque es (¿cómo no?) una serie protagonizada por la inspectora de policía Helen Grace, una mujer que trabaja en Southampton (Inglaterra), adicta al trabajo que vive en soledad sin familia conocida y con un pasado que no conocemos hasta el final de la novela y eso que a lo largo de la misma y con letra en cursiva, vamos conociendo a un personaje desconocido cuyo comportamiento te pueden provocar escalofríos y te mantiene alerta.

En esta entrega, una pareja de novios jóvenes es secuestrada mientras hacen autostop. Son encerrados en una especie de piscina honda de la que no pueden salir hasta que uno  mate al otro empujados por la desesperación, el hambre, el odio o cualquier otra motivación humana en una situación extrema. Para ello, solo tienen una pistola con una única bala. Es una situación realmente escalofriante porque además el autor nos va describiendo los sentimientos y pensamientos de los dos protagonistas y su evolución a lo largo de los días mientras su condición física se va deteriorando hasta el extremo de casi morir de inanición. A partir de esta pareja inicial, otras parejas de personas van pasando por el mismo suplicio con el mismo desenlace: solo uno de ellos vive y es liberado tras matar al compañero que les ha caído en suerte de una u otra manera.

La inspectora junto con su equipo, en especial junto a Mark y Charlie, será la encargada de investigar estos peculiares crímenes y secuestros previos a través de las declaraciones de quienes sobreviven a la tragedia. Siempre sobrevive uno y uno que termina especialmente traumatizado mentalmente por los días que le han tocado vivir y por el cargo de conciencia sobre el desenlace final. Unos personajes solventes y con unas realidades e intereses muy diferenciados al cargo de una profesional con un carácter algo agrio que solo piensa en el trabajo al margen de las circunstancias personales que motivan a sus propios compañeros.

En definitiva, es una novela que te pone los pelos de punta en muchas ocasiones porque es muy visual, a veces excesivamente; es muy rápida a base de capítulos extremadamente cortos que hacen que nunca sea el último que vayas a leer y se convierte en un verdadero vicio y una trama que me ha resultado original. Sin duda, leeré también la segunda entrega, entre otras cosas porque la tengo muy a mano.


martes, 31 de marzo de 2020

de Bernard Minier.


Título: Una maldita historia
Autor: Bernard Minier
Editorial: Salamandra, 2019.
Páginas: 512

SINOPSIS.

Una noche gélida del Pacífico Norte, zarandeado por la lluvia torrencial y un viento huracanado, un ferri se bambolea a merced del océano embravecido. Ajenos al temporal, dos adolescentes, Henry y Naomi, discuten con saña en cubierta. Al día siguiente, el cadáver de la chica, arrastrado por el fuerte oleaje, aparece atrapado en una red de pesca. Este terrible suceso, que hace estallar la burbuja sobreprotectora en la que se ha criado Henry, provocará un giro radical en su vida y una conmoción sin precedentes en la isla de Glass.

Situado frente a la costa de Seattle, accesible sólo por barco y envuelto en la bruma durante todo el año, este pequeño enclave es un microcosmos en el que ocurren pocas cosas y todos se conocen; o eso es, al menos, lo que creía Henry, hasta que de pronto se convierte en el principal sospechoso del asesinato de su novia. Totalmente ajeno al hecho de que algunas personas lo vigilan desde hace tiempo y examinan al detalle sus movimientos, el muchacho se vuelca en demostrar su inocencia.

En un entorno cada vez más adverso, Henry comienza a investigar la muerte de Naomi con la ayuda de sus amigos más fieles, una lucha contra el reloj que, inevitablemente, lo conduce a sacar a la luz los secretos más inimaginables de los habitantes de la isla.

IMPRESIÓN PERSONAL.

No había leído ningún libro de este autor. Es más ni siquiera lo conocía cuando decidí leer esta novela. Fue a través del blog de Cosas mías de Eyra que me atrajo esta novela y tarde poco en comprarla. Y ya os digo que fue una excelente recomendación porque me ha gustado mucho.

Una maldita historia es una novela negra que te atrapa desde el primer momento, te mantiene en tensión y llegado un momento, a mitad de su lectura, no puedes abandonar sin estar todo el rato haciéndote preguntas y planteando posibles desenlaces. Y te aseguro que por muchos desenlaces que te plantees no vas a atinar con ninguno de ellos. Yo he alucinado con los giros de la historia y con ese final que me ha dejado con la boca y los ojos abiertos de par en par y que me he pasado días analizando para ver qué se me había pasado.

Nos encontramos con varias tramas que se van entrelazando a lo largo de la novela y un protagonista principal que nos va narrando en primera persona no solo lo que hace, sino lo que piensa y siente por eso acabas conociéndolo de manera muy cercana y acompañándolo junto con sus amigos en toda su investigación y en todos los pasos que va dando. Henry, así se llama el protagonista, vive en una isla pequeña y limitada a la que solo se puede acceder por barco y diariamente ha de coger el ferri que lo lleva al instituto junto a sus amigos. Una isla pequeña, limitada, llena de bruma continuamente y donde todos se conocen y todos saben de todos. Aunque Henry no ha vivido siempre allí, sino que llegó cuando era pequeño de la mano de sus dos madres, con las que vive actualmente. Tiene un grupo de amigos bastante sólido y una novia, Naomí con la que ha discutido y que, al día siguiente, encuentran muerta, enredada en una red de pesca. A partir de aquí, tanto la policía, como el propio Henry con sus amigos inician una investigación profunda sobre lo que ha podido sucederle a Naomí y quien ha podido ser el asesino. Evidentemente, la policía para demostrar que Henry es un más que posible asesino de su "chica" y Henry para demostrar su inocencia y descubrir al verdadero asesino de su novia.

Acompañando todas esas investigaciones y alguna trama más que no quiero descubrir, el autor nos planta en esa isla, con esos paisajes, esas limitaciones de espacio y esa climatología y todo te da una sensación de claustrofobia enorme. Un espacio tan limitado, unas nieblas que ocultan casi todo y donde lo poco que puedes vislumbrar, tampoco lo tienes claro y unos personajes también bastante opacos a pesar de que te los muestran moviéndose por tan escaso espacio.

Una novela que te enreda sin remedio, con unos personajes que ocultan su verdadera razón de ser y de actuar tan bien que no consigues conocerlos hasta el final y unos escenarios y un final de "quitarse el sombrero" que te deja perpleja. Animaros con él!! Seguro que os atrapa también!!


lunes, 30 de marzo de 2020



Tercera semana de confinamiento y de teletrabajo, además de preocupación, tristeza y esperanza. Mucha esperanza. Mientras tanto uso el patio más que nunca bajo la mirada interrogante de la perra que era su única dueña y nos mira como invasores de su espacio y leo, leo y leo para desconectar, en la medida que nos dejan y nos dejamos.

Esta semana la comienzo leyendo La hipótesis del mal de Donato Carrisi, otra reliquia que estaba en mi estantería y un autor que nunca me decepciona. Llevo ya la mitad del libro leído así que no tardaré mucho en terminarlo.

Por otro lado, quiero comenzar a leer un clásico que ha recomendado Teresa de Leyendo en el bus en su entrada de recomendaciones para pasar la pandemia: Otra vuelta de tuerca de Henry James.

Y poco más. Espero que pasemos lo mejor que podamos estas dos semanas de cuarentena y os insto de verdad a #quedarosencasa para que esto pase más pronto que tarde.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...