martes, 16 de abril de 2019

de María José Rivera Ortún.


Título: Eres la luz de mis ojos.
Autora: María José Rivera.
Editorial: Ediciones Casiopea, 2017
Páginas: 416.

SINOPSIS.

Una novela histórica trepidante, inspirada en la construcción del Canal de Suez

Aunque su inauguración oficial tuvo lugar el 17 de noviembre de 1869, en 2017 se cumplen 150 años desde que el primer barco atravesó el Canal de Suez, un canal que cambió la forma de viajar en plena era Victoriana. Para celebrarlo sacamos esta novela inspirada en tan histórico acontecimiento.

Un banquero suizo que administra las finanzas de la construcción del Canal de Suez, un joven ingeniero egipcio comprometido con el progreso de su país y un mujer rodeada de misterio que envolverá a ambos, conforman el triángulo de una historia que tiene como escenario la obra monumental que cambió los viajes entre oriente y occidente. 

La lucha sin escrúpulos por el poder y el dinero en los restos del Imperio Otomano y los intereses de la Inglaterra victoriana, Francia y Prusia, arrastran al lector en el trepidante ritmo de esta novela, en la que transitan personajes como Lesseps, Eugenia de Montijo, Flaubert, Dostoievski, Verdi, Eiffel o Pasteur.

Su lectura conduce a una época de glamour ya desaparecida marcada por el ferrocarril, los barcos a vapor y el telégrafo.

IMPRESIÓN PERSONAL.

Hacía tiempo que no leía una novela histórica, cosa rara porque soy una gran amante de este tipo de novela. Esta que os traigo me tocó hace poco en un sorteo en el blog de Paco de Un lector Indiscreto y llevaba ya unas semanas esperando turno.

La verdad es que nunca había leído nada sobre el Canal de Suez. Una nace y sabe que existe, que fue una obra mastodóntica que ahorraba una barbaridad de tiempo para llegar desde Europa a Asia sin tener que bordear toda África, del mismo modo que el Canal de Panamá evita tener que bordear América del Sur, algo que también se empieza a vislumbrar en esta novela. La historia que nos trae Mª José Rivera detalla desde que se fraguó la idea de la construcción del Canal hasta su  inauguración y su puesta en marcha de forma normalizada. Un historia llena de progreso, del uso de nuevas técnicas y máquinas, pero también de dinero, codicia y luchas de poder entre países rivales que intentan capitalizar a su favor una obra cuya consecución aportará y aporta muchos beneficios a quien lo controle. Y de fondo, una historia de desamor, de un trío de personas que piensan más que hablan y que son infelices en su ámbito privado precisamente por esa falta de dialogo y comunicación entre ellos.

Hay muchos personajes en esta novela histórica, muchos reales como Ferdinand de Lesseps, francés y verdadero artífice de las obras del Canal entre 1859 y 1869; Eugenia de Montijo, esposa de Napoleón III, los banqueros Rothschild, obsesionados por hacerse con el control inglés del canal como zona de paso obligada hacia las colonias inglesas. Por otro lado, la autora nos presenta un trío representado por Stefan Verthemier, director del Zürcher Kommerz Bank de Suiza,  Ahmed el Saadawi, amigo del anterior e ingeniero que trabaja de forma decidida en las obras del Canal y Federica Nars, la mujer que obsesiona al banquero y que provoca esa manera de ser hacia dentro de los personajes. Un trío tan cercano como lejano, que no deja de decirse cosas y nunca las que se necesitan para salvar determinadas situaciones claves en su vida. Un trío que lo llena todo en torno a unas cartas continuas en las que muestran unos sentimientos que calan tanto que contagian de amor a quien las recibe pero que también callan lo trascendental, aquello que los baja del pedestal en el que se sitúan en más de una ocasión.

Eres la luz de mis ojos, es una novela peculiar por la manera en que está escrita. Una mezcla de relato por un narrador omnisciente y mucho de epistolar en primera persona, sobre todo, de Stefan, que es el gran protagonista de la novela. Me ha gustado mucho esa mezcla aunque a veces me ha resultado compleja la lectura. Pero he de reconocer que ese estilo le aporta ligereza y que a medida que he ido avanzando en la lectura me ha ido cautivando esa mezcla de carta personal y narración hasta sorprenderme un final que no intuí mientras leía.

En definitiva, una novela histórica muy bien documentada sobre un hecho trascendental de mediados del siglo XIX como fue la construcción del Canal de Suez en medio de una historia de amistad y amor que enamora tanto como perturba.


lunes, 15 de abril de 2019



Semana corta de trabajo gracias a los días de fiesta de Semana Santa y yo la comienzo leyendo dos libros. Uno, novedad de la editorial Duomo: Las huellas de la vida de Tracy Chevalier, una autora de la que ya he leído La joven de la perla y La voz de los árboles con excelentes resultados, así que la comienzo con la tranquilidad de tener ante mi una autora que ya me ha conquistado en otras ocasiones.

En segundo lugar, tiro de estantería y de pendientes y comienzo a leer Lo que no te mata te hace más fuerte de David Lagercrantz, la continuación de la Serie Milenium tras el fallecimiento del auotr original, Stieg Larsson. Los tres primeros me encantaron, así que espero que esta entrega no me decepcione. Cruzo dedos!!

#Quepaseisbuenasemana



jueves, 11 de abril de 2019

de Samuel Benchetrit.


Título: Vuelve
Autor: Samuel Benchetrit
Editorial: Destino, 2018
Páginas: 256

SINOPSIS.

Adicto a los cigarrillos y al alcohol, con alergia a las responsabilidades y en búsqueda constante de una inspiración que no llega… Así es el antihéroe encantador y tierno de Vuelve, al que sólo le queda agarrarse desesperadamente al único proyecto viable que tiene en el horizonte: la adaptación de uno de sus libros a serie de televisión. El problema es que el libro ya no está disponible y el productor en cuestión todavía tiene que leerlo.

El autor se lanza a una búsqueda desenfrenada por encontrar un ejemplar, que localiza en manos de una fan ya muy mayor que vive en una residencia de ancianos. Sin embargo, no cuenta con encontrarse con Suzanne, una bella enfermera con un tartamudeo adorable de la que se enamora inmediatamente. ¿Podría ser éste el final feliz de su historia? 

Antes tendrá que lidiar con una increíble serie de malentendidos con personajes que hubiera querido tener bien lejos y, sobre todo, deberá asumir la ausencia de su hijo, quien ha emprendido un largo viaje por el mundo y le lanza a su padre un enigma que queda en el centro de la historia y que tendrá que resolver necesariamente: «¿Qué le dice un padre esquimal a su hijo antes de que se lance a conocer el mundo?».

Una pequeña joya sobre un escritor en plena crisis creativa y la enternecedora historia sobre la relación con su hijo

IMPRESIÓN PERSONAL.

Tengo que reconocer que me ha costado cogerle el punto a este libro y a este autor, para qué negarlo. Pero me propuse continuar y la verdad es que luego no me he arrepentido, porque una vez que entendido la forma de expresarse autor y personaje, me ha gustado la novela y hasta he soltado alguna carcajada, de esas improvisadas, que te salen sin que te des cuenta.


Vuelve nos va contando las andanzas de un escritor que en su día tuvo cierto éxito con una novela llamada "Hormigón armado", novela que ha llamado la atención de un productor de cine o de series televisivas, que quiere leerla para producirla en formato televisivo. Así es este libro, todo locura. Un productor que sin leer el libro quiere producir una película o una serie; un escritor que no es capaz de escribir, no encuentra la temática ni la idea y que se pasa la vida fumando, bebiendo, escribiendo propósitos diarios para hacer que nunca cumple y viendo un programa de televisión de lo más cutre llamado "Cuatro bodas y una luna de miel" y que además no tiene ni un solo ejemplar de la única novela que le han publicado. A raíz de este hecho tan asombroso, consigue contactar con una antigua fan de su libro en una Residencia de Ancianos para intentar que se lo preste o se lo done y mandárselo al productor para que lo lea. Pero la anciana tiene el libro dedicado y no se atreve a quitárselo, sobre todo, porque en la residencia ha conocido a Suzanne, una enfermera tartamuda de la que se enamora locamente y que cuida precisamente a esa señora.

El protagonista está solo en estos momentos. Esta divorciado de una mujer que lo llama continuamente por teléfono para recriminarle comportamientos presentes y pasados respecto a la educación dada a su hijo, un hijo que se ha ido de viaje a recorrer el mundo cuando ha llegado a la mayoría de edad. y que le lanza a su padre una pregunta que me ha tenido en vilo durante varios capítulos a mi también: un esquimal que nunca le ha hablado a su hijo, jamás le ha comunicado una palabra, cuando éste se tiene que marchar como rito de iniciación a la edad adulta, le dice una sola palabra, la primera de su vida ¿qué palabra le dice? 

En torno a esta pregunta y a la situación del protagonista el autor trata de forma original asuntos como el pánico a la hoja en blanco, la crítica sobre las novelas y los autores que venden grandes tiradas sin tener la calidad necesaria, la soledad de los ancianos y la soledad de muchas personas cuando sus hijos ya no los necesitan, el voluntariado social, todo ello tratado de una forma distendida que poco a poco va atrapándote a medida que vas entendiendo la manera de pensar y actuar del protagonista principal.

Un libro diferente, original, corto y divertido, con un curioso protagonista que en torno a una pregunta y una situación vital de absoluta soledad, reconduce su vida gracias a un hecho inverosímil.




miércoles, 10 de abril de 2019


Este mes pasado no ha estado mal en lecturas. He leído más de lo que pensaba aunque tengo aún muchas reseñas retrasadas y no veo cuando voy a ponerme al día con ellas.

LIBROS LEÍDOS.


SEGUIMIENTO DE RETOS ANUALES.
  • Reto Genérico: 21/40
  • Reto 25 españoles: 17/25.
  • Reto de la A a la Z: 13 letras y 1 especial.
  • Reto me gustan los clásicos: Sin empezar.

#aporotromes



martes, 9 de abril de 2019

de Cristina Campos.


Título: Pan de limón con semillas de amapola
Autora: Cristina Campos
Editorial: Planeta, 2016
Páginas: 416.

SINOPSIS.

Durante el invierno de 2010, en un pequeño pueblo del interior de Mallorca, Anna y Marina, dos hermanas que fueron separadas en su juventud, se reencuentran para vender una panadería que han heredado de una misteriosa mujer a la que creen no conocer. 

Son dos mujeres con vidas muy diferentes. Anna apenas ha salido de la isla y sigue casada con un hombre al que ya no ama. Marina viaja por el mundo trabajando como cooperante de una ONG. 

Mientras intentan desentrañar el secreto que encierra su herencia, tendrán que hacer frente a los viejos conflictos familiares, a la vez que intentarán recuperar los años perdidos. 

Esta novela es una historia sobre la amistad femenina, sobre secretos guardados y recetas de pan olvidadas. Pero, sobre todo, es la historia de unas mujeres que aprenden a decidir, con libertad, sobre su futuro. 

IMPRESIÓN PERSONAL.

Me encanta hacer pan. Es una actividad relajante, envolvente, que te demuestra, cada vez que lo haces, lo importante que es el tiempo y que cuando se lo dedicas a las actividades de tu vida, merece la pena el resultado. Todo eso sin contar la recompensa del perfume embriagador que se extiende por tu casa, del cuidado de la salud y que sabes a ciencia cierta que no estás comiendo "basura". Y he apuntado todas las recetas de panes que aparecen en la introducción de cada capítulo del libro para hacerlo esos fines de semana en que me gusta meter las manos en la masa. Algunos será complicado de hacer porque no sé si encontraré el tipo de harina que menciona la receta, pero casi todos son factibles. Los limones no serán del limonero de la abuela Nerea pero serán de mis limoneros que no creo que tengan tanto que envidiar a los de la abuela, todo sea dicho.

Cuando alguien habla y conserva los recuerdos de sus abuelas y de sus madres, cosa que a mi me pasa continuamente, denota que las relaciones han sido especiales, que ha existido complicidad entre mayores y niños, que alguien te ha dedicado el tiempo necesario para transmitirte su buen hacer y su saber. Esas personas nunca mueren. Te pasas la vida diciéndole a tus hijos cosas como las albondigas de la abuela tal o el pollo a la virulé que hacía la abuela cual y esas croquetas que nunca olvidas de tu madre. Seguramente porque debe ser el paladar el que más memoria tiene además de frases, dichos y refranes que, al menos yo, recuerdo a la perfección. Yo soy una gran "guardadora de recuerdos". No es que sea nostálgica y viva regodeándome en ese pasado, solo que me niego a que algunas personas dejen de vivir y dejen de ser parte de mi vida mientras la mía continúe.

Como podéis ver, me ha encantado esta novela. Cuando una novela me toca en lo personal y más profundo, es de esas a las que sin duda volveré. Son pocas, pero las hay y esta es una de ellas. La he penalizado en la valoración solamente porque no me ha gustado el tratamiento que la autora da al colectivo de empleados públicos (no funcionarios porque no todos lo son en la administración) cuando alguna de las protagonistas interactua con alguno de ellos. Odio las generalizaciones y precisamente esta, tan habitual, es especialmente injusta. Por lo demás, podría haberle dado las cinco estrellas porque todavía me acompañan todas esas mujeres. Anna, Anita y Marina, pero también Catalina, Lola, Úrsula, Imelda, unas mujeres fuertes que han ido tomando decisiones en su vida, a medida que han ido evolucionando, que han ido creciendo y descubriendo, unas antes que otras, lo que es verdaderamente importante para ellas.

Anna y Marina son hermanas, unas hermanas de buena familia, con recursos económicos, que han sido separadas en dos ocasiones. Una primera en la infancia cuando a Marina la mandaron a estudiar a Estados Unidos y otra posterior, cuando Anna, ya casada con un Armando machista y dominante, se pliega a la voluntad de su marido cuando nace su hija Anita y ambas hermanas se separan durante quince años en las que Marina ha estado de país en país ayudando como tocóloga en Médicos sin Fronteras. La herencia repentina de una panadería y un molino en un pueblo de Mallorca recibida de una mujer llamada Dolores Molí, a la que no conocen, vuelve a unir a las dos hermanas y junto a ellas acaban conociendo  a todo un elenco de mujeres que las arropan y se unen a sus inquietudes reconociéndolas como propias. No es que no haya hombres en la novela que los hay, pero la fuerza de los sentimientos, la intimidad de lo que les ocurre y de como reaccionan ante ello es de las mujeres. Los hombres actúan de acompañantes comprensivos, unos, y otros de acompañantes asombrados y contrarios a lo que ocurre entre las hermanas. No solo se ve la solidaridad, la comprensión y la unión de las mujeres en la novela ante lo íntimo, sino que también se pone en evidencia las carencias afectivas que han sufrido los personajes varones en su educación, esa educación que les ha obligado a no expresar excesiva ternura, a no llorar o a mostrarse tierno cuando te lo pide el alma. 

Y tampoco quiero dejar esta novela sin nombrar la ambientación. Si conoces el olor del pan recién hecho, del buen pan, este libro te olerá a panadería pura, a limón y a masa madre en un pueblo, Valldemossa, de esos de toda la vida, donde todos se conocen y se apoyan, de esos que, por desgracia en muchos lugares de España están siendo abandonados, cerrados y vendidos. Pueblos como este acabarán siendo piezas de museos y panaderías como la que la autora refleja en la novela cada vez son más escasas.

En fin, una delicia de novela. Preciosa, escrita con ternura y mimo, envolvente como los movimientos que hay que hacer con la masa cuando se hace pan; cautivadora y llena de tanto sentimiento e intimidad que te toca el alma, el alma orgullosa de mujer que, sin duda, una tiene.



lunes, 8 de abril de 2019



Ya empiezo con los retrasos en las lecturas. Esta semana continuo leyendo los mismos libros que la semana anterior. No ha habido tiempo para nada que no sea trabajar y ocuparme de asuntos familiares que no podía demorar más. Así que sigo leyendo Mentiras Consentidas de Hjorth y Rosenfeldt y Eres la luz de mis ojos de María José Rivera.

Como terminaré los dos a mediados de semana quiero comenzar a leer Las huellas de la vida de Tracy Chevalier.

#buenasemana


jueves, 4 de abril de 2019

de Federico Axat.


Título: Amnesia
Autor: Federico Axat
Editorial: Destino, 2018.
Páginas: 464.

SINOPSIS.

«Desperté envuelto en una bruma de confusión, como solía sucederme cada vez que me emborrachaba y caía rendido en otro sitio que no fuera mi propia cama. Esta vez estaba en el salón de mi casa, y al abrir los ojos descubrí el cadáver de una chica.»

A sus veintisiete años, John Brenner ya es un ex alcohólico, está divorciado y tiene una hija de cuatro años a quien ve menos de lo que le gustaría. Una noche despierta en el suelo de su casa sin poder recordar absolutamente nada de las últimas horas. A su lado hay una botella de vodka vacía, una pistola y el cadáver de una chica joven y hermosa que no recuerda haber visto nunca antes. En su cabeza retumba sin cesar la misma pregunta: «¿Soy el asesino o alguien llevó a cabo el montaje perfecto?»

Todo parece indicar que le han tendido una trampa. John es un hombre sencillo, y no se imagina quien podría querer inculparlo de un asesinato. La respuesta solo podrá encontrarla él, escondida en su propia mente, e irá aflorando en una serie de sueños recurrentes donde la misteriosa chica lo sigue por el bosque repitiendo la misma frase perturbadora: «Has olvidado algo».

IMPRESIÓN PERSONAL.

El pasado mes de febrero os comentaba en este mismo espacio mis impresiones sobre El pantano de las mariposas de este mismo autor, un libro de esos que estaba entre mis eternos pendientes cogiendo polvo en mis estanterías. Un libro inquietante y sorprendente a la vez que tierno y cercano, de esos que son difíciles de olvidar. Con Amnesia, Federico Axat nos devuelve de nuevo a Carnival Falls, esa ciudad ficticia que muchos de nosotros quisiéramos visitar para deambular por los escenarios que Axat nos describe tan bien como si existieran.

Tengo que reconocer que esta vez ya iba prevenida y he intentado estar bien atenta durante la lectura. He ido despacio, digiriendo poco a poco lo que cada personaje iba mencionando, sospechando de todos y cada uno y eliminando a unos y otros para que al final el autor vuelva a salirse con la suya y dejarme con la boca abierta con unos giros y un final que me deja "ojiplática" de nuevo. Esta claro que estamos ante un autor inteligente, muy inteligente cuyas pistas son de lo más complicado vislumbrar, ni siquiera volviendo atrás en la lectura, porque, en muchas ocasiones, juega con nuestras ideas preconcebidas, algo que está fuera de su historia pero que él sabe que haremos o pensaremos todos los lectores, leamos las páginas el número de veces que creamos oportunas. Y entremeter esa serie de prejuicios o pensamientos previos dentro de una historia para jugar con ellos a mi, personalmente, me parece de nota. Por ejemplo, que un tipo se despierte tirado en el sofá de su casa, con una botella de alcohol vacía, una pistola en el suelo y una mujer muerta de un tiro no tiene vuelta de hoja: el tío se ha cargado a la mujer durante la borrachera y ya se puede poner en cruz, que lo vemos como culpable. Pero Axat sabe que, ya de entrada nos va a hacer dudar durante toda la historia, y si dudamos de esto, cualquiera que aparezca puede ser culpable, incluso, si lo más obvio, que el borracho sea el asesino, se cumple.

Y de este modo, va jugando con nosotras el autor y nosotras enfrascadas en el juego disfrutando de principio a fin el libro. Haciendo cábalas y quinielas según quien va interviniendo en la historia, con personajes que hablan mucho pero ocultan más, con gente que no recuerda y un protagonista que duda de todo lo que le ocurre y no deja de meter la pata a cada paso que da. Un juego en el que de nuevo, tres amigos, a la manera de Los cinco de Enid Blyton, se enfrascan hasta averiguar y salir del laberinto asfixiante en el que el autor los introduce.

Y como en El pantano de las mariposas, no solo volvemos a Carnival Falls y a ese pantano ahora desecado, sino que Axat nos reúne de nuevo con tres amigos de la infancia, Ross, Maggie y John, una pandilla de las de siempre, de esas que da igual que lleven años sin verse que la lealtad y el cariño no los abandonan jamás, tanta lealtad y cariño como el que se tienen los miembros del Club B o el que existe entre Mark y John, los dos hermanos protagonistas. Por eso me gusta tanto este autor, porque al margen de traernos un thriller de esos que te dejan "patitiesa" y con la boca abierta en cada giro, por otro lado, nos presenta esos valores eternos de fidelidad, amistad de verdad y valor que tanto se añoran en el mundo actual, eso sin nombrar temáticas tan duras como la del derecho a la eutanasia que tanto da que hablar hoy en día en las campañas electorales.

No puedo más que recomendar este libro (y todos los del autor). Me lo he bebido a sorbos y aún así me ha sorprendido de nuevo y no dejo más que sentir admiración por una forma de escribir que juega tan magistralmente con lo que no está escrito, con lo que yo voy a pensar, para continuar su historia. Eso es maestría y lo demás son tonterías.



martes, 2 de abril de 2019

de Care Santos.


Título: Todo el bien y todo el mal
Autora: Care Santos
Editorial: Destino, 2018
Páginas: 400.

SINOPSIS.

Reina tiene un marido, un exmarido, un amante, un hijo adolescente, un buen sueldo y un trabajo que le apasiona y al que se dedica en cuerpo y alma. A Reina le gusta su vida. Aparentemente lo tiene todo, o por lo menos eso piensa ella. Hasta que, durante uno de sus viajes de trabajo, de repente sucede algo en su casa que cambiará las cosas, y que le demostrará de la peor manera hasta qué punto es vulnerable.

Así es como empieza para Reina un largo camino de regreso a casa, en el que lo peor que tendrá que afrontar no es la extenuante espera en un aeropuerto cerrado por una ola de frío siberiano, sino el vértigo que le provoca revisar su vida en busca de la verdad y tener que enfrentarse a ciertas preguntas incómodas: ¿Cuáles son las personas de verdad imprescindibles en nuestra vida? ¿Qué consecuencias tienen las malas decisiones? ¿Qué seríamos capaces de hacer en las circunstancias más terribles? ¿Conocemos realmente a nuestros hijos? ¿Nos conocemos lo suficiente a nosotros mismos?

IMPRESIÓN PERSONAL.

Pienso que a veces estamos tan aburridas que nosotras mismas nos inventamos problemas allí donde lo que nos ocurre son pequeñeces triviales que no merecen la pena nombrarse. Que si fulanita me ha mirado tal, que si menganita no me ha saludado esta mañana, que si citranita me ha dicho tal cosa con tal intención y así un sin fin de estupideces basadas en lo que nos parece que, habitualmente, nada tiene que ver con la realidad ni con las motivaciones de los otros. Aburrimiento y desidia, no me cabe duda. Los problemas, los de verdad son otra cosa y la protagonista de esta novela Reina, los vive en sus propias carnes y en una situación de las peores, a distancia, sin apenas poder hacer nada para actuar directamente.

He viajado mucho por trabajo y no hay peor cosa que estar de viaje a miles de kilómetros y que alguno de tus hijos tenga algún percance. Esa impotencia para poder hacer algo, esa sensación de que todos los demás son unos inútiles que no saben que han de hacer con tus hijos ante la situación que sea, el sentimiento de culpa por estar lejos tan agobiante. En fin, un cúmulo de sentimientos que no le deseo a nadie, incluso cuando lo que te dicen que tiene tu hijo es un simple constipado. De modo que puedo imaginarme sin demasiado esfuerzo cómo se siente Reina ante la terrible noticia que le dan sobre lo ocurrido a su hijo Alberto, un adolescente callado y extraño, como muchos adolescentes lo son. Reina está en Bucarest en medio de una de las peores tormentas siberianas que han asolado el continente, de modo que, por mucho que quiera, no puede volver a casa ni por aire ni por tierra porque todos los sistemas de transporte de pasajeros están cerrados a cal y canto y se encuentra en el aeropuerto, entre miles de personas hacinadas, intentando entender y solucionar a golpe de móvil y ordenador, el terrible problema al que se están enfrentando en España su hijo Alberto, su marido Samuel y su ex-marido Félix.

Durante ese impasse de espera en el aeropuerto, Reina nos irá contando poco a poco su vida y su realidad actual. Tengo que reconocer que hay situaciones en su vida que no he comprendido bien, mejor dicho que no he podido compartir con ella como esa excesiva supeditación que ella y su marido Samuel han tenido con Félix durante años. No cuento más de esto porque creo que debe irse descubriendo en el libro pero es una situación que no me ha encajado ni en la manera de ser que transmite Reina ni en la del propio Samuel.

Por lo demás, la novela está excelentemente escrita. Me encanta esta autora transmitiendo sentimientos a la vez que va tirando de los hilos de su historia, la fuerza de esa protagonista femenina que tan bien se le da dibujar y un entorno masculino que gira alrededor de ella afectando a lo que realmente es. Y las temáticas son de plena actualidad, algunas inquietantes como el suicidio, esa lacra oculta a los ojos de la sociedad que es una de las mayores causas de muerte en España, las relaciones de padres separados y los chantajes a los que se someten mutuamente afectando de lleno a los hijos, que son los que directamente sufren las consecuencias, muchas veces nefastas e irreversibles, la infidelidad, las terribles actuaciones de las farmacéuticas y su influencia fatal en la vida y la muerte de millones de personas anónimas, etc.

En definitiva, como en otras ocasiones, yo no puedo más que recomendar que leáis a esta autora. Da gusto leerla, dan gusto sus historias y los sentimientos que transmiten la intimidad de sus personajes y da gusto esa crítica velada que siempre suele hacer de algún ámbito social.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...