domingo, 17 de febrero de 2019


A este paso, se me pasa el mes y deja de merecer la pena hacer este resumen del mes pasado. Pero siendo sincera, no ha sido falta de tiempo; es que no me he acordado de hacer el recuento y cuando me acordaba no estaba ni en el momento ni en el lugar adecuado para ponerme a ello.

No ha estado mal el mes de enero ni en cantidad ni en calidad aunque también ha habido algún que otro "pinchazo". Pero en general, el balance es positivo.

LIBROS LEÍDOS.



SEGUIMIENTO DE RETOS ANUALES.

RETO GENÉRICO: 10/40.
RETO 25 ESPAÑOLES: 4/25.
RETO DE LA A A LA Z: 7 letras y 1 especial
RETO ME GUSTAN LOS CLÁSICOS: Sin empezar.



#progresamosadecuadamente 😉


viernes, 15 de febrero de 2019

de Chritina Baker Kline.


Título: El tren de los huérfanos.
Autora: Christine Baker Kline
Editorial: Ediciones B, 2015
Páginas: 357.

SINOPSIS.

Entre 1854 y 1929, los llamados trenes de huérfanos partieron regularmente de las ciudades de la Costa Este de Estados Unidos hacia las tierras de labranza del Medio Oeste, llevando miles de niños abandonados cuyos destinos quedarían determinados por la fortuna o el azar. ¿Serían adoptados por una familia amable y afectuosa, o se enfrentarían a una adolescencia de trabajo duro y servidumbre? 

La inmigrante irlandesa Vivian Daly fue uno de esos niños, enviada por ferrocarril desde Nueva York hacia un futuro incierto a un mundo de distancia. Ahora, muchas décadas más tarde, Vivian es una anciana que lleva una vida tranquila y apacible en la costa de Maine, y los acontecimientos de su infancia se han convertido en un recuerdo vago. Sin embargo, en arcones de su desván se ocultan vestigios de un pasado turbulento. 

Molly Ayer, una joven de diecisiete años, sabe que cumplir con un servicio a la comunidad ayudando a una anciana viuda a ordenar sus trastos es lo único que puede salvarla de terminar en un centro de menores. Pero a medida que Molly ayuda a Vivian a revisar sus recuerdos y posesiones, descubre que ambas tienen mucho en común. Molly, una india Penobscot que ha pasado su adolescencia entrando y saliendo de casas de acogida, también ha sido educada por desconocidos y tiene preguntas sobre su pasado de las que aún no ha obtenido respuesta.

IMPRESIÓN PERSONAL.

Este libro llevaba en mi estantería casi tres años, cogiendo polvo, polvo de libro, olvidado, esperando que me reencontrara con esa cara pecosa y triste que me ha mirado más de una vez. Ya os lo comento de entrada: me ha gustado mucho esta historia, una historia basada en hechos históricos que realmente ocurrían en Estados Unidos allá por los años 30, cuando niños y niñas huérfanas, muchos de familias pobres que no podían mantenerlos, abandonados en las calles y eran subidos a trenes y llevados a la otra punta del país para ser prácticamente vendidos y entregados a personas que los querían o no, una cuestión de suerte.

El tren de los huérfanos se desarrolla en dos momentos temporales: una historia actual en las que conoceremos a Molly, una adolescente a punto de cumplir la mayoría de edad que lleva casi toda su infancia de casa de acogida en casa de acogida, y a Vivian Daly, una anciana que está ya en sus último años, y accede a que Molly la ayude a limpiar su buhardilla de cosas "inútiles" para pagar 50 horas de servicio social por haberse llevado un libro de Jane Eyre de la Biblioteca. Por otro lado, conoceremos la historia de Vivian desde 1929 en que llegó con sus padres desde Irlanda a Estados Unidos y su periplo vital cuando al quedarse sola tras una tragedia familiar, fue embarcada en el tren de los huérfanos y pasando por varias familias como otros niños hasta el momento actual en que se encuentra con Molly y se identifica tanto con ella.

Alguien podría pensar que ésta es una novela más basada en dos historias temporales pero complementarias y un hecho histórico de fondo que puede emocionar mas o menos. No lo creo así. Es cierto que el esquema es un esquema familiar y común con otras novelas de este tipo y que la historia de esos huérfanos sorprende, sobre todo, por lo desconocido de unos hechos tan graves que nunca había leído ni escuchado en ningún lado. Mientras en otros países se habla de hechos vergonzantes que han realizado los seres humanos, no puedo entender como este hecho, tan o más vergonzante que otros, no se ha difundido en películas, libros de texto, noticiarios, homenajes anuales a las víctimas, etc. Se ha hablado muchísimo de la esclavitud en Estados Unidos, se han realizado muchísimas películas y editado muchos libros.Y eso está muy bien. Pero no logro entender como este tipo de esclavitud disfrazada de obra de caridad y de buenismo cometida con los seres más indefensos del mundo como son los niños solos, no ha salido por activa y pasiva a la luz y en diferentes medios.

Al margen de esto, la historia que nos cuenta la autora está perfectamente contada, con un equilibrio entre personajes y tiempos que, en esta ocasión, no podría deciros que me ha gustado más un hilo temporal que otro. Tanto Molly como Vivian tienen una historia conmovedora y lo son tanto que, por eso, ambas se complementan y se comprenden mutuamente.

Cómo veis, en esta ocasión, no os he contado nada de la trama. No por desvelaros o no algo de ella. Es que no hace falta. El valor de esta novela lo lleva escrito en su título, en la manera en que se cuenta la historia de estos niños y niñas y la influencia que en el futuro de otros niños puede llegar a tener. Una novela emotiva, desgarradora en muchas ocasiones, sorprendente por la ignorancia que todos tenemos sobre estos hechos y con un matiz de denuncia que no hay que dejar pasar para que nada similar pueda llegar a ocurrir de nuevo. Os la recomiendo sin duda.




jueves, 14 de febrero de 2019

de Wulf Dorn.


Título: Los herederos.
Autor: Wulf Dorn
Editorial: Duomo ediciones, 2019.
Páginas: 362.

SINOPSIS.

Crees que todavía tienes todo el tiempo del mundo.Lo que no sabes es que tu tiempo se acaba.

NADA ES MÁS ATERRADOR Y CRUEL...
En mitad de la noche, una llamada alerta a la policía
de un accidente de tráfi co en una carretera secundaria.
La mujer, Laura Schrader, está conmocionada.
En la aldea cercana, todos los habitantes parecen
haberse desvanecido en la nada.
Ciento sesenta y cuatro personas, desaparecidas.
Solo ella sabe lo que ha sucedido.
Solo el psiquiatra puede ayudarla
a descubrir la verdad.
...QUE VER EL ODIO
EN LOS OJOS DE UN NIÑO.

Laura Schrader despierta rodeada de sirenas de ambulancia completamente perturbada y herida. Está embarazada, y acaba de sufrir un accidente cuando circulaba por una carretera montañosa entre la niebla y la lluvia. En el maletero del coche, la policía descubre el cadáver de una niña con evidentes signos de violencia y ninguna pista coherente. No hay ni rastro del extraño que la socorrió y avisó a emergencias, la aldea cercana parece desierta y la historia que Laura cuenta suena increíble. El psiquiatra Robert Winter se hará cargo del caso dispuesto a descubrir qué hay de verdad en su desconcertante relato y tras su mirada de desconfianza y terror. Algo está sucediendo en la larga y oscura noche, bajo un cielo negro lleno de odio y solo si confía en esta mujer, podrá averiguarlo.

IMPRESIÓN PERSONAL.

Hace unos años leí un libro de este autor que me gustó y me inquietó mucho, Phobia, una novela intrigante con un buen ritmo que me mantuvo alerta durante el tiempo que me duró la lectura. Por eso, no dudé cuando vi esta nueva publicación del autor y la sinopsis de esta novela. Creo que me gustó mucho más la novela anterior, pero esta tampoco desmerece aunque me ha resultado una temática o una trama más utilizada, sobre todo, en novelas o películas de terror que hace años yo frecuentaba mucho más.

Antes de entrar en la reseña propiamente dicha me gustaría comentaros que durante la lectura de esta nueva novela del autor he tenido en mente dos películas que a lo mejor os suenan: primero, una película de terror de esas que hacía Ibáñez Serrador hace años. No recuerdo el título pero la película era de unos turistas que llegaban a una isla en la que los niños se habían transformado en verdaderos monstruos y se dedicaban a matar a todos los adultos con los que se iban encontrando. La segunda, también te pone los pelos de punta. Se trata de Los chicos del maíz, una película con la que soñé más de un día después de verla. La verdad es que cuando hay niños de por medio en una historia, lo normal que hacemos todos es encariñarnos con ellos y evitar pensar que puedan ser "diabólicos", dañinos y, desde luego, evitando siempre hacerles daño.

El policía Franck Bennell está investigando un accidente de tráfico que ha ocurrido en una curva peligrosa de una carretera de montaña. En el coche viajaba Laura Schrader, embarazada, que además llevaba en el coche el cadáver de su sobrina Mia. Cuando se ponen a investigar en el pueblo cercano, todas las personas que viven allí han desaparecido de tal modo que parece un pueblo fantasma sin que haya ni rastro de donde han podido ir o estar todas esas personas que habitaban el pueblo. Bennell pide ayuda a Robert Winter, un psiquiatra que ha colaborado con él en otras ocasiones para ver como puede sacarle a Laura toda la información posible que esclarezca la muerte de su sobrina y por qué la lleva en el maletero y averigüe adonde ha ido toda la gente del pueblo.

Con esta base, el autor estructura su novela en dos momentos diferenciados: el actual en el que la policía está investigando y el psiquiatra entrevistando a Laura, y los momentos en que Laura relata hechos del pasado que la llevan al momento actual. Un relato difícil de creer, difícil de encajar y digno de dejarte petrificada en la silla según vas avanzando. De hecho, es Laura el personaje perfectamente perfilado junto con su hermana Su y su sobrina Mia. Poco vamos a conocer de la personalidad o la manera de hacer del Bennell o de Winter que parecen estar en la historia solo para verificar o no lo que Laura va relatando.

La novela tiene un fuerte trasfondo de crítica a los adultos, al futuro que le vamos a dejar a nuestros hijos y nietos, no solo desde el punto medioambiental sino también y, sobre todo desde el punto de vista humano, de valores. Una crítica que, sobre todo, se aprecia en una serie de historias de niños, historias extremas que acontecen en diferentes lugares del mundo y que el autor no trae a colación para encajar lo que está ocurriendo en el mundo "civilizado" con los niños.

Los herederos es una novela inquietante, pero diría que combina el ritmo del thriller con la temática de terror, porque si algo me ha gustado bastante es la ambientación y las descripciones de lo que hacen los niños y, sobre todo, sus expresiones faciales y sus gestos. Como mínimo te hacen sentir inquietud y nerviosismo a medida que avanzas en el relato de Laura. Una novela entretenida que te mantiene alerta durante su lectura haciéndote pasar unos días, como mínimo, de cierta tensión.




miércoles, 13 de febrero de 2019

de Pedro Ramos.


Título: Tres mil noches con Marga
Autor: Pedro Ramos
Editorial: Destino, 2018
Páginas: 304.

SINOPSIS.

Marga es una joven bióloga gallega, brillante en su profesión, que trabaja como investigadora en Alaska desde hace seis años. Desde entonces nunca ha vuelto a A Coruña para visitar a su familia, y el vínculo se reduce a las pocas llamadas telefónicas con su madre.

Pero en su última conversación recibirá la noticia de la enfermedad de su padre y, a pesar del miedo a enfrentarse a los fantasmas de su pasado, decidirá regresar de inmediato. El rencuentro familiar abrirá inevitablemente heridas mal curadas, y Marga se debatirá entre contar aquello que la hizo alejarse de todos sin dar más explicaciones o mantenerlo en secreto, y seguir viviendo en un extraño equilibro entre el sentimiento de culpa y la responsabilidad de amparar a los suyos.

Una novela cautivadora que nos sumergirá en la vida de Marga, sus veranos de juventud y el primer amor, y reconstruirá con la complicidad del lector los años de una familia que tuvo que bregar con el cambio de mentalidad de un país desde finales de los ochenta hasta la actualidad.

IMPRESIÓN PERSONAL.

Tengo una prima hermana que pinta unos cuadros preciosos. Hace años me hizo un regalo más precioso aún que ella. Me regaló un cuadro pintado por ella en el que aparecía un montón de sobres de cartas dirigidas a mi con diferentes nombres y diferentes direcciones postales, esas direcciones por las que yo había pasado en mi vida hasta ese momento. Faltan algunas direcciones que os llevarán a lo que ahora soy. Pero ese cuadro dibuja una evolución vital igual que la que hace la protagonista de este libro con su nombre hasta que llega a identificarse con lo que es actualmente en el devenir de esa vida que tiene en Alaska. Una protagonista que pasa de ser Margarita, Marga y M hasta el momento actual en la que junto con su hija y su pareja vive felizmente en Alaska volcada en su profesión de bióloga.

He tenido sentimientos encontrados con esta novela, seguramente porque mis expectativas estaban por las nubes y considero que estas temáticas son de esas que a mi me hacen sentir mil cosas y que las relaciono con mi vida en cada línea. Pero en esta ocasión, puede que por llevar mis expectativas altas o bien porque mi momento vital no es el adecuado para este tipo de lecturas, la novela me ha gustado pero no ha conseguido llegarme al corazón como esperaba. Seguramente, si la leyera en otro momento sacaría otras conclusiones diferentes a las que ahora mismo os estoy relatando.

La novela se estructura en varios momentos temporales de la vida de Marga, momentos clave claro: 1986 cuando Margarita es una adolescente de 15 años en las que hace esas cosas que todas hemos hecho a esa edad: enamorarnos, besarnos con nuestro chico, probar alguna cosa prohibida, disfrutar de esa música en la discoteca que te hacia vibrar y pasar mucho tiempo con tus amigos y amigas tonteando, claro. 1997, estudiante universitaria que se ha desvinculado de la familia porque es la única de todos ellos que estudia y regresa a casa para acudir y ayudar a preparar la boda de uno de sus hermanos. Momentos en España en los que las noticias principales se relacionaban con ETA y sus injustos asesinatos y secuestros de personas totalmente inocentes. Una época perfectamente recreada por el autor que encaja a la perfección en la historia de la familia. Y también, nos lleva al momento actual  de Marga en 2006, momento en el que Marga (M ya) regresa a su tierra con su familia cuando su madre le advierte que su padre está gravemente enfermo y puede fallecer en cualquier momento. En esos momentos, cuando ha pasado tanto tiempo de aquello que alguna vez te hizo sufrir, es muy difícil hablar, contar, explicar por qué te fuiste, por qué dejaste de tener contacto con casi toda tu familia. Ellos por su lado ya han dibujado y asentado una etiqueta que te define, tan asentada en sus mentes que es imposible cambiarla ¿y realmente necesitas que algo cambie? Ese es el gran dilema de Marga y el que muchas veces tenemos nosotras mismas. Todo dependerá de tu nivel de superación y de si tu vida ha circulado por el camino que pretendías llevarla tu misma a pesar de lo que te querían obligar a hacer.

No puedo decir que Tres mil noches con Marga no me haya gustado. Me ha gustado mucho pero si es cierto que en otro momento seguramente hubiera conectado más con la protagonista, sobre todo, en algunos de esos momentos que nos relata de su vida anterior, quizás cuando había tiempo de haber actuado de una forma distinta a como lo hizo.


lunes, 11 de febrero de 2019


Llegamos a mediados de febrero y sin darnos cuenta dentro de nada estamos en Carnaval. No sé. ¿Es mi sensación o esto va demasiado rápido? ¿no os parece?

Bueno, pues esta semana la comienzo leyendo un libro titulado María quiere ser tu amiga de Laura Marshall que apunta depararme algunas horas de intriga y entretenimiento. También estoy leyendo un libro que compré hace pocos meses y que no comencé a leer hasta que no hube leído el primero de la serie. Se trata de La química del odio de Carme Chaparro. Leí y reseñé hace poco No soy un monstruo y no he querido dejar más tiempo para leer esta segunda entrega de la inspectora Ana Aren.





SORTEOS.


Pedro de El búho entre libros, Manuela de Entre mis libros y yo, Concha y Bea de De lector a lector y Teresa de Leyendo en el bus sortean cuatro ejemplares de Sombra de sangre de Clara Barceló.



Que paséis una estupenda semana lectora!!!!


miércoles, 6 de febrero de 2019

de Federico Axat.


Título: El pantano de las mariposas
Autor: Federico Axat.
Editorial: Booket, 2016
Páginas: 496.

SINOPSIS.

Las desapariciones de personas en confusos episodios se suceden año tras año en Carnival Falls. Pero donde algunos ven tragedias sin conexión, otros aseguran que existe un patrón común, y que detrás de ellas hay algo más oscuro que simples accidentes. 

En 1985, Sam y Billy tienen doce años y se preparan para lo que suponen será un verano grandioso: excursiones por el bosque, largos paseos en bicicleta y la postergada construcción de la casa del árbol. Sin embargo, la llegada a la ciudad de una niña de clase alta llamada Miranda, cuya belleza no les dejará indiferentes, lo trastocará todo. Juntos transitarán ese intrincado paso de la niñez a la adolescencia, un camino de aprendizaje y revelaciones, y se embarcarán, casi sin proponérselo, en una aventura que podría llevarlos a conocer la verdad detrás de las desapariciones. 

Un pacto de amistad los guiará en un verano imborrable, un tiempo de metamorfosis que marcará el inicio de muchas cosas, y también el final de su infancia. 

Novela de crecimiento y suspense con sugerentes incursiones en lo fabuloso, El pantano de las mariposas sumerge al lector en una rara fascinación para conducirlo con hábil pulso hasta un sorprendente giro final.

IMPRESIÓN PERSONAL.

Tengo Amnesia, el último libro del autor, esperando en la estantería y este libro que os traigo hoy ni se sabe el tiempo que andaba cogiendo polvo. Han sido las distintas reseñas aparecidas en los blogs las que me han animado a ponerme con este primero para luego leer el último. Y ya podía haberme puesto antes con él porque me ha gustado mucho y me ha tenido pendiente durante varios días de este grupo de niños que están en pleno proceso de cambio y de todo lo que acontece en Carnival Falls, misterios y desapariciones incluidas.

Nos encontramos con Billy y Sam, dos amigos de apenas doce años que se conocen desde la infancia más tierna. Sam es huérfano desde que era bebé. Su madre y él tuvieron un accidente de coche una noche de lluvia y su madre falleció aparentemente porque su cuerpo nunca apareció y ese hecho vuelve en sueños a Sam de forma recurrente muchas noches cuando duerme. El vive con los Carroll, un matrimonio de granjeros que acogen a varios niños huérfanos como él. Billy, amigo de Sam, vive con su madre y representa el mayor apoyo de Sam cuando este tiene cualquier duda. A ellos se une Miranda, una niña que acaba de trasladarse a vivir a una mansión antigua propiedad de su familia que estaba deshabitada desde hace muchos años. Los tres pasarán un verano inolvidable que significará su paso de la infancia a la adolescencia, un verano donde la complicidad, la lealtad y la creatividad serán las herramientas indispensables para que los tres amigos evolucionen.

Entre ellos hay toda una ristra de personajes que con sus comportamientos y sus actitudes les influirán en esos momentos claves que acabarán conformando una parte importante de su manera de ser como adultos: Orson, el enemigo que Sam tiene en su granja conviviendo con él y con el resto de niños acogidos por los Meyer; el padre de Miranda, que salió corriendo de Carnival Falls un día y ha regresado al cabo del tiempo sin que nadie parezca saber porqué se fue y porqué ha regresado; Philip Banks, un forofo local que está convencido de que todo lo que ocurre en Carnival Falls tiene que ver con la existencia de ovnis y la presencia de extraterrestres que se camuflan entre los humanos sin que los perciban.

Igual digo una barbaridad, pero a mi todo esta apacible vida de pueblo, con unos personajes muy bien definidos y marcados, muchos de ellos con cierto misterio, y sobre todo, la edad y la relación entre los niños me han recordado muchísimo a Stephen King y su  novela It (Eso) en la que también aparece una pandilla de niños (unos buenos y otros malos) que pasan de la infancia a la adolescencia a la vez que en su pueblo ocurren desapariciones de niños cada "x" número de años. La diferencia esencial con esta parte, el número de páginas de ambas novelas.

Mientras los niños avanzan en su proceso de crecimiento en Carnival Falls, acontecen desapariciones misteriosas que algunos relacionan con la existencia de extraterrestres en la localidad. Una segunda trama que aparece muy diluida en relación con el presente que acontece a los niños. Pero el final es de matrícula de honor bajo mi punto de vista, un final que te hace volver la vista atrás para ver donde te perdiste los detalles que tan magistralmente el autor retoma más adelante y que te han pasado tan desapercibidos durante la lectura.

En definitiva, os recomiendo esta lectura. Una novela donde la amistad, la lealtad y el crecimiento personal se conjugan perfectamente con una parte de misterio y pseudo-fantasía que me ha conmovido y me ha mantenido pegada a sus páginas tal y como si hubiera estando montando en bicicleta con sus protagonistas.



lunes, 4 de febrero de 2019



Esta semana la comienzo leyendo dos novelas. Una lleva ya una buena temporada en mi estantería: Qué vas a hacer con el resto de tu vida de Laura Ferrero; y otra que acaba de llegar a mis estantes: Los herederos de Wulf Dorn.

Con ello ya cumplo con mi reto personal de leer una lectura semanal como mínimo que descargue mis pendientes, aunque lea también algunas novedades que me llamen la atención.

SORTEOS.



Concha y Bea del blog De lector a lector, Manuela de Entre mis libros y yo, Teresa de Leyendo en el bus y Pedro de El búho entre libros sortean cuatro ejemplares de El abrazo del monstruo de Félix J.Palma.




Que paséis una buena semana lectora!!!!


miércoles, 30 de enero de 2019

de Carmé Chaparro.



Título: No soy un monstruo
Autora: Carme Chaparro
Editorial: Espasa, 2017
Páginas: 336.

SINOPSIS.

Si hay algo peor que una pesadilla es que esa pesadilla se repita. Y entre nuestros peores sueños, los de todos, pocos producen más angustia que un niño desaparezca sin dejar rastro.

Eso es precisamente lo que ocurre al principio de esta novela: en un centro comercial, en medio del bullicio de una tarde de compras, un depredador acecha, eligiendo la presa que está a punto de arrebatar. Esas pocas líneas, esos minutos de espera, serán los últimos instantes de paz para los protagonistas de una historia a la que los calificativos comunes, «trepidante», «imposible de soltar», «sorprendente», le quedan cortos, muy cortos.

IMPRESIÓN PERSONAL.

Esta novela fue Premio Primavera en 2017 pero aún así yo no me animé a leerla en su día. Como siempre, la falta de tiempo como ahora me impedía leer tantas novedades, muchas de ellas apetitosas y esta fue una de las que se quedó rezagada esperando el momento Y el momento ha llegado cuando estas navidades me han regalado La química del odio de la misma autora y segunda novela protagonizada por Ana Aren, la inspectora jefa que se enfrentará a un caso que toca las fibras más sensibles que tenemos las personas cuando los delitos afectan a los más inocentes, los niños.

En este caso, la autora nos pone delante de un delito sencillísimo de cometer si alguien está un poco pendiente del entorno: un niño, Kike, desaparece en la vorágine de un centro comercial en un segundo en que su madre le quita el ojo de encima. Lo peor es que hace dos años, otro niño desapareció en parecidas circunstancias sin que se haya vuelto a saber nada de él. Ana Aren es y ha sido la policía responsable de investigar la desaparición de ambos niños, una situación que añade una presión extra a ella misma y a todo su equipo por el fracaso ante el caso anterior.

En medio, como siempre, la presión y la utilización que hacen los medios de comunicación de casos como este. Las desgracias del prójimo mientras más desgracia sean, mejor para el sensacionalismo de los medios que sin escrúpulo alguno intervienen, juzgan, acosan y muestran todo aquello que pertenece al ámbito privado de las familias que están sufriendo. No hace falta irnos muy lejos ni en tiempo ni en lugar. Sólo hace falta ver lo que ha venido pasando con los casos reales que hemos vivido recientemente con Julen o con Gabriel. La actuación de muchos de los medios de comunicación es cualquier cosa menos profesional. En el caso que nos relata la autora, encima, la policía protagonsita cuenta con una amiga Inés Grau, periodista precisamente de sucesos, que aprovechó el primer caso de la desaparición del niño hasta para escribir una novela y a la que le viene genial toparse de nuevo con un caso tan mediático como este.

Con estos mimbres os podéis imaginar que la novela lo ha tenido sencillo para atraparme desde el primer momento. Unos personajes sólidos y creíbles y una trama que te mantiene con el nervio alerta y con el deseo de la resolución positiva del caso a flor de piel. Por esto y por su ligereza y ritmo os la recomiendo. A mi me ha gustado y creo que ha sido un buen inicio para animarme con la segunda entrega de esta serie.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...