viernes, 31 de enero de 2020

de José Luis Gil Soto.


Título: Madera de savia azul.
Autor: José Luis Gil Soto.
Editorial: Ediciones B, 2019.
Páginas: 640.

SINOPSIS.

El destino de un niño.
Erik tiene apenas cuatro años cuando pierde a su madre en el gran terremoto que destruye Waliria, la capital de Ariok. Su padre, el carpintero Bertrand de Lis, y Astrid, la humilde viuda de un herrero, no pueden imaginar que la catástrofe no solo cambiará sus vidas para siempre, sino que, sin quererlo, les hará dueños de secretos que nunca hubieran querido tener que guardar.

El viaje hacia un reino de leyenda.
Tras el desastre, y alentado por una profecía, el rey decide emprender con su pueblo un peligroso viaje hasta tierras del sur. Una gran caravana se pone en marcha. La esperanza, el miedo y la ambición viajan con ellos.

La búsqueda de un padre.
A Bertrand solo le queda su hijo, y su única preocupación es cuidarle, pero un hecho inesperado cambia el rumbo de sus vidas. Así, quien era solo un hombre bueno y sencillo, se convertirá en protagonista de una aventura épica, impulsada por el profundo amor a su hijo y su deseo de volver a reunirse con él.

IMPRESIÓN PERSONAL.

Los que me conocéis ya sabéis que me encantan los libros de fantasía y este libro de mi paisano José Luis Gil Soto no solo me ha traído y presentado un nuevo mundo sino que he conseguido sentirlo muy cercano, porque muchas de sus características se asemejan a las que ya vivimos en nuestro medievo.

Madera de savia azul nos transporta a un nuevo mundo llamado Ariok. Como en mundos similares al nuestro, ocurre un terremoto que destruye su capital Waliria y el rey Magmalion decide que en vez de reconstruir de nuevo la ciudad, es mejor abandonarla y partir con su pueblo hacia los Grandes Lagos del sur. La novela nos va narrando los acontecimientos que van sucediendo a todo un pueblo en ese largo viaje en el que se nos van mostrando los personajes principales como Bertrand, Erik, Astrid, Barthazar y muchos otros que van tomando importancia en diferentes momentos del viaje y del posterior asentamiento en los Grandes Lagos.

La historia de Bertrand y Erik me ha enganchado desde el primer momento. El autor ha conseguido con unas descripciones muy fluidas y entremetidas entre los acontecimientos que acompañe a estos personajes durante todo su periplo viviendo y sufriendo cada hecho que les han ido aconteciendo. El viaje ha sido duro pero también es cierto que nos ha ido descubriendo una tierra llena de belleza, diversa y poblada con gentes que se han ido adaptando al lugar que han escogido para vivir, incluso los que plantean situaciones difíciles a los protagonistas de nuestra historia.

Los personajes están perfectamente encajados en la historia y, en su abundancia, los tenemos de todos los colores. Los malos son muy malos. No solo tienen poder a costa de cualquier cosa o cualquier persona, sino que ambicionan más poder aún, más riqueza, más reconocimiento, más mujeres... más de todo lo que ya tienen, aunque sea a la fuerza y bajo amenazas. Y lo buenos son excesivamente buenos, excesivamente leales y permisivos, perdonan más de lo que deben aunque no olvidan el sueño de vida por el que luchan de forma incansable, lo consigan o no. Unos personajes que, como el Guadiana, se pierden entre ellos durante algún tiempo para volver a reconocerse en otro punto del viaje o a su llegada.

En definitiva, una novela para degustar al ritmo de los acontecimientos, para ponerse en ruta con unos personajes con los que sentirás de todo: amor, odio, cariño, ternura, asco, miedo, lealtad, etc. Sinceramente, la recomiendo.


jueves, 30 de enero de 2020

de Gustavo Malajovich.


Título: El jardín de bronce
Autor: Gustavo Malajovich
Editorial: Debolsillo, 2015.
Paginas: 592.

SINOPSIS.

Un increíble suceso cambia totalmente la vida de Fabián Danubio. Un día, la hija de éste y su niñera debían ir a un cumpleaños, y no se sabe porqué ni cómo pero jamás llegaron al cumpleaños. 

A partir de este momento empieza una asombrosa investigación que en muchos momentos deja mucho que desear. Con la ayuda de un extravagante pero magnífico detective privado, Fabián comenzará una búsqueda sin precedentes para encontrar a su única hija

IMPRESIÓN PERSONAL.

A veces nos recreamos de forma excesiva en los problemas diarios y muchos de ellos, muchas veces sin mayor importancia, nos paralizan y nos hacen sufrir de forma absurda. Eso es lo que le pasaba al protagonista de esta novela, Fabián Danubio, un arquitecto argentino, y a su esposa Lila, una pareja que tiene problemas indeterminados en su relación: ella deprimida y de baja con medicación diaria y él, sin saber muy bien como mantener a flote ese matrimonio que poco a poco ha entrado en una rutina peligrosa. Junto a ellos vive su hija Moira, una niña pequeña, alegre y extrovertida y cuentan con la ayuda diaria de Cecilia, quien se ocupa de la casa y hace de niñera cuando se la necesita en función del estado Lila.


Pero, esta situación, que puede ser más o menos corriente, se ve de repente violentada cuando un día la niña y su niñera, camino de la casa de una amiguita que cumple años, no llegan nunca y se les pierde la pista sin que la policía consiga durante años avanzar en lo que pasó con ambas, donde se perdieron, qué ruta siguieron, si están muertas o vivas o quien o quienes las tienen. Y, por si esto fuera poco, Lila no aguanta la situación y se termina tirando por un balcón de su casa y fallece en el hospital.

Durante años, la policía investiga qué pudo pasar con las dos personas desaparecidas desde todos los puntos de vista y reciben de forma incansable a Fabián, pero siempre para darle la misma noticia: que no hay noticias sobre su hija. En esta situación, ante este padre desesperado se presenta una esperanza en forma de loco detective privado llamado César Doberti, que sin pedir nada al padre, empieza a investigar y a encontrar hilos de los que tirar. Durante diez años, ambos siguen investigando a la vez que viviendo y retomando sus vidas hasta que la niña, diez años mayor aparece y comienza para Fabián otra etapa que le hará descubrir secretos y situaciones que pasaban a su alrededor  y que nunca conoció. Una sorpresa tras otra que te deja más de una vez con la boca abierta y que te obliga a seguir leyendo hasta el final.

Una novela con unos personajes bien definidos, sobre todo, Fabián y César, que aunque tienen el mismo objetivo de encontrar a Moira, uno lo vive como una derrota diaria y con pesimismo y el otro que se ha propuesto encontrar a la niña, nunca se rinde y siempre ve un hilo de esperanza en el que apoyarse. Me han gustado esas conversaciones entre ambos con un claro sabor argentino, lleno de viveza y expresiones que a mi, personalmente, me han agradado siempre.

Me ha gustado mucho esta novela. Te atrapa desde el mismo momento en que la niña desaparece y el personaje del detective me parece magistral, fresco e inteligente a rabiar.


miércoles, 29 de enero de 2020

 de Dolores Redondo.


Título: La cara norte del corazón.
Autora: Dolores Redondo
Editorial: Destino, 2019
Páginas: 688.

SINOPSIS.

"Cuando Amaia Salazar tenía doce años estuvo perdida en el bosque durante dieciséis horas. Era de madrugada cuando la encontraron a treinta kilómetros al norte del lugar donde se había despistado de la senda. Desvanecida bajo la intensa lluvia, la ropa ennegrecida y chamuscada como la de una bruja medieval rescatada de una hoguera, y, en contraste, la piel blanca, limpia y helada como si acabase de surgir del hielo.”

En agosto de 2005, mucho antes de los crímenes que conmocionaron el valle del Baztán, una joven Amaia Salazar de veinticinco años, subinspectora de la Policía Foral, participa en un curso de intercambio para policías de la Europol en la Academia del FBI, en Estados Unidos, que imparte Aloisius Dupree, el jefe de la unidad de investigación. Una de las pruebas consiste en estudiar un caso real de un asesino en serie a quien llaman «el compositor», que siempre actúa durante grandes desastres naturales atacando a familias enteras y siguiendo una puesta en escena casi litúrgica. Amaia se convertirá inesperadamente en parte del equipo de la investigación que les llevará hasta Nueva Orleans, en vísperas del peor huracán de su historia, para intentar adelantarse al asesino...

Pero una llamada de su tía Engrasi desde Elizondo despertará en Amaia fantasmas de su infancia, enfrentándola de nuevo al miedo y a los recuerdos que la dotan de un extraordinario conocimiento de la cara norte del corazón.

IMPRESIÓN PERSONAL.

Dolores Redondo consiguió que un verano cogiera mi maleta viajera y me fuera a conocer el valle del Baztan y todos sus alrededores para poder sentir entre la bruma y las sombras de los árboles lo que ella me hizo sentir yendo de la mano de sus personajes y de sus seres mitológicos. Y con esta nueva lectura me ha devuelto a esos bosques otra vez, a ese sabor y olor de Elizondo que ya degusté en su día.


Me ha gustado esta novela. Me ha tenido enganchada a sus páginas y me ha gustado profundizar en algunos de los personajes, como Dupree que siempre fue un misterio durante la lectura de la Trilogía.

La cara norte del corazón combina muy bien varias tramas que se relacionan de alguna manera. Una primera en la que vamos a conocer a la Amaia de doce años cuando ya vive con su tía Engrasi, que es la única de la familia que vela por su bienestar y por su supervivencia, porque la niña está amenazada de muerte por su propia madre, Rosario, un personaje que, sinceramente, me ha puesto los pelos de punta. Otra trama, en la que Amaia está en Estados Unidos haciendo un cursillo y participa junto a Dupree en la búsqueda de un asesino en serie que está asesinando a familias enteras cada vez que hay un desastre natural, motivo por el cual sus asesinatos pasan desapercibidos en muchas ocasiones. Y una última que no sé yo sino continuará en el futuro, protagonizada por Dupree sobre un secuestrador de niñas que lleva operando desde hace mucho tiempo y al que no han conseguido atrapar.

Entremezclado con todo lo anterior, mitología navarra, bosques que te susurran cosas, tormentas, vudú y otras supersticiones además de una descripción impresionante de la situación que creó el Katrina en Estados Unidos en 2005. Frente a otras opiniones, a mi personalmente me ha gustado también esta parte algo más lenta de la novela, quizás porque tiene un componente social muy fuerte y eso siempre me tira mucho por deformación profesional, pero lo cierto es que no se me ha hecho pesado en absoluto. Tampoco la investigación tiene un ritmo tan vertiginoso como para que esta parte me haya supuesto un parón en la lectura de la novela.

En definitiva, creo que esta precuela de la Trilogía no solo está a la altura de la misma sino que la supera con creces y que incluso puede invitar a cualquier lector/a a animarse a leerla si aún no lo ha hecho. Me ha gustado conocer mucho más de cerca la situación de la que partía Amaia en su infancia para entender muchos de sus comportamientos posteriores y me ha gustado también conocer mucho más a Dupree, que es un personaje que en la Trilogía solo aparece de vez en cuando y por teléfono. Sin duda, recomiendo esta novela.





martes, 28 de enero de 2020

de Toni Hill.


Título: Los buenos suicidas.
Autor: Toni Hill
Editorial: Debolsillo, 2012
Páginas: 382.

SINOPSIS.

En una ciudad que ha perdido el brillo, un policía lucha contra las sombras.

Noche de Reyes de 2011. El inspector Héctor Salgado, obsesionado por la desaparición de Ruth, su ex mujer, no puede conciliar el sueño y fuma un cigarrillo tras otro. De madrugada, aún insomne, recibe una llamada del nuevo agente a sus órdenes: la secretaria del director general de una conocida empresa de cosméticos se ha arrojado a las vías del metro. Parece un caso menor, pero con el paso de los días Salgado irá descubriendo que tras ese presunto suicidio se esconde una compleja y peligrosa red de mentiras.

Entretanto, la agente Leire Castro, atrapada en casa por una baja médica prematura, a mes y medio de dar a luz, también piensa en el caso nunca cerrado de Ruth. Es un misterio al que no puede resistirse. Y aunque en su estado no debería emprender una investigación, en su carácter está no detenerse, insistir, derribar esas fachadas que siempre ocultan males mayores?

IMPRESIÓN PERSONAL.

Hace unos meses reseñaba en el blog el primer libro de esta serie cuyo protagonista es Héctor SalgadoEl verano de los juguetes muertos, y como podéis ver este Inspector de los Mossos de Esquadra me gustó tanto en esa primera aproximación que he vuelto a buscarlo a él y a sus compañeros/as para seguir acompañándolos en la búsqueda de lo que en el anterior libro se quedó sin resolver: la desaparición de la exmujer del inspector, Ruth.

Y no me ha decepcionado y ando ya buscando la tercera entrega de la serie. En esta novela, es su compañera Leire Castro, que está de baja médica porque ha de cuidar de su embarazo, la que al margen del Inspector y del resto de compañeros, investiga por su cuenta la desaparición de Ruth, una investigación que se ha quedado como aparcada en manos de un compañero que no siente excesivo cariño por Héctor Salgado. Leire, aún estando en avanzado estado de gestación, vuelve sobre el caso desde el principio para encontrar nuevos hilos de los que tirar.

Mientras el inspector Salgado con su compañero Roger Fort, un agente recién salido de la Academia, investigan una serie de supuestos suicidios, perfectamente orquestados, pero con el nexo común de que todos los suicidas trabajan en la misma empresa. Son dos tramas que funcionan de forma independiente porque la investigación de Leire la desconocen todos en Comisaría salvo Martina, otra Inspectora que es quien le facilita todo el expediente de la mujer de Salgado a Leire.

Como la anterior, los personajes están muy bien dibujados y te gusta acompañarlos, incluso cuando en algunas ocasiones pierden los papeles, como le pasa a Héctor. En esta novela está mucho más comedido e intenta por todos los medios controlar sus arranques de furia cuando alguien le saca de sus "casillas".

Una novela ágil y unos casos muy interesantes que te enganchan sin remedio, entre otras cosas porque los capítulos se van alternando entre una y otra trama y te ves deseando avanzar en las dos. Una novela muy entretenida, como la anterior, que se lee en un suspiro de tanto como engancha.


lunes, 27 de enero de 2020



Esta última semana de enero me encuentro leyendo dos libros que en lo que llevo leído, me tienen enganchada y no puedo decir, de momento, que uno más que otro: Todo lo peor de César Pérez Gellida y Margen de error de Berna González Harbour. Dos novelas negras, la primera con mucho espionaje de por medio, con unos personajes muy contundentes.

Y como me he tomado en serio esto de retomar el blog, voy saliendo de reseñas pendientes, de modo que esta semana y hasta el viernes, publicaré las que he finalizado. A ver si consigo ponerme al día con ellas.

#Buenasemanalectora!!!


martes, 21 de enero de 2020

de Manuel Ríos San Martín.


Título: La huella del mal
Autor: Manuel Ríos San Martín
Editorial: Planeta, 2019
Páginas: 576.

SINOPSIS.

Durante una visita escolar a la excavación arqueológica de Atapuerca, un chico de catorce años descubre que una de las reproducciones humanas que imitan los enterramientos de los homínidos de hace miles de años es, en realidad, el cuerpo de una chica muerta. La joven parece haber sido colocada con una simbología ritual, y todas las pistas apuntan a un macabro homicidio similar al ocurrido seis años atrás en otro yacimiento en Asturias.

En el pueblo se desata la inquietud. Demasiados detalles recuerdan el caso anterior, por lo que el juez piensa en reunir de nuevo a los policías que se hicieron cargo entonces: Silvia Guzmán, inspectora de la UDEV, y Daniel Velarde, un expolicía dedicado ahora a la seguridad privada. Sin embargo, nadie sabe que en el pasado ambos vivieron una relación sentimental que acabó de manera abrupta y que tuvo mucho que ver en la truncada resolución del caso. Ahora, Silvia y Daniel tendrán que aprender a colaborar y aclarar sus sentimientos para descubrir al asesino del yacimiento y cerrar aquella herida abierta en su pasado.

IMPRESIÓN PERSONAL.

Me ha gustado volver a Atapuercas de la mano de este autor, al que no había leído hasta ahora. Y digo volver, porque ya estuve una vez de la mano de Enrique Osuna con su Amo del fuego, otro libro que me gustó precisamente por lo mismo que me ha gustado este en algunas de sus coincidencias. Volver atrás en la evolución y analizar con los diferentes personajes que el mal, como tal, exento de la necesidad de la supervivencia, existe siempre y siempre existirá. Parece que es algo consustancial a la raza humana y  Manuel Ríos nos lo recuerda en muchos de los diálogos que se suceden entre personajes.

También ahora en el libro que estoy leyendo de Lorenzo Silva, las policías que están intentando resolver un caso de asesinato, sin sentido, sin un móvil más allá del de la diversión y el poco valor que algunos dan a la vida humana, se plantean que por mucho mal que logren sacar de las calles, siempre habrá mucho más mal fuera, como si fuera un ciclo infinito al que nunca podrán poner fin.

La huella del mal es una novela negra y una novela policíaca en la que sus dos protagonistas principales, Daniel y Silvia, aúnan esfuerzos para desentrañar un asesinato ritual que ha acontecido en Atapuercas, del mismo modo en que ya aconteció hace años en otra excavación en Cantabria.

Una investigación peculiar e interesante, bien llevada y con una lógica que no deja lugar a la invención de cuestiones colaterales que nada aportan a la historia, ni siquiera cuando los dos protagonistas rememoran aquel otro asesinato de hace años y en los que ambos eran pareja, una pareja que se rompió.

Me ha gustado esta novela. Su trama, su trasfondo filosófico, por decirlo de alguna manera y los personajes me han resultado bien armados y he tenido una lectura fluida que intercalaba perfectamente el mensaje sobre el mal con la propia investigación policial del momento.


lunes, 20 de enero de 2020



Hace mucho tiempo que no hago esta entrada de los lunes. Durante un tiempo he tenido que dejar de lado no sólo este blog, sino también los vuestros. He tenido mucho trabajo concentrado en el tiempo y también mucho cansancio, no sabría decir si más mental que físico. La verdad es que me ha venido genial desconectar y creo que es bueno hacerlo de vez en cuando. Movemos poco el culo y excesivamente las neuronas, me parece a mi, y algo se descontrola por ahí dentro y es bueno ponerlo en orden de vez en cuando.

Pero no he dejado de leer. Sería como dejar de vivir. Así que esta semana de regreso, me encontráis leyendo dos libros. Uno primero del que me queda apenas un 15%, Si esto es una mujer de Lorenzo Silva. Como lo acabaré mañana quiero empezar a leer Margen de error de Berna González Harbour, un libro que lleva en mi estantería un par de años. A esto de acumular libros sin leer sí que este año quiero darle un buen empujón y me he comprometido a no acumular ningún libro más salvo sorteos, regalos o similares para descongestionar la librería donde acumulo todos los pendientes. Pareciera que tenga el síndrome de diógenes literario y junto con otras acumulaciones de otras cosas en casa, hay que empezar a reciclar espacio y poner un poco de cordura a las compras compulsivas, no solo de libros.

También estoy leyendo (y me queda poco también) Las largas sombras de Elia Barcelo. Después de terminarlo seguramente me pondré con alguno de mis regalos de cumple. Seguramente Todo lo peor de César Pérez Gellida.

SORTEOS.




El blog de Inés, La huella de los libros y de Eyra Cosas mías celebran de forma conjunta su aniversario literario con un pedazo del sorteo al que es difícil resistirse. Sortean un ejemplar en papel de 12 libros, nada más y nada menos y desde luego yo no me lo pierdo.






Que paséis una buena semana lectora!!!!


domingo, 19 de enero de 2020



Y aquí va mi último de los Retos para el 2020 y que conste que me apunto porque es compatible con el de Un Lector indiscreto porque ya sabéis que yo soy de leer pocos clásicos. Me cuesta, me cuesta mucho, lo reconozco, pero es como lo de perder peso: lo intento, lo intento y no me rindo nunca aunque la carne es débil, jajaja


Bueno bromas aparte, me gusta el planteamiento de Inquilinas. Las bases completas las podéis encontrar en AQUÍ. Parece divertido y me gusta buscar lo que necesito para cumplir los requisitos que ponen en su primer escalón (el más fácil, claro):



A continuación apuntaré mis lecturas:

  1. Clásico con adaptación cinematográfica.
  2. Clásico de 200 páginas o menos.
  3. Clásico ambientado en Londres (en su mayor parte)
  4. Clásico de un autor que leas por primera vez.
  5. Clásico en el que el personaje principal sea una mujer.

A ver si lo consigo, jejeje





Otro reto al que me apunto todos los años y que me motiva para leer esos clásicos que me cuesta tanto trabajo leer. No lo suelo cumplir pero al menos alguno cae cada año. De hecho en 2019 leí cinco libros y aunque no llegué a los 7-8 que se piden, para mi ya es un triunfo colosal.

Como todos los años, el reto nos lo plantea Francisco del blog Un lector indiscreto y yo voy a intentarlo con los siete libros mínimos para leer que marcan sus bases.

Aquí van mis lecturas:

1.-
2.-
3.-
4.-
5.-
6.-
7.-


A ver cómo se me da este año 😉




Me apunto de cabeza a este reto que nos plantea este año Ful Navalón del Blog 1000 y un libros y reseñas sobre Miguel Delibes por los 100 años de su nacimiento.

Me gusta mucho Delibes. No hace mucho leí su Señora de rojo sobre fondo gris, un libro que me pareció el homenaje más bello y delicado que se le puede hacer a la persona con la que has compartido tu vida.

No me importaría releer alguno de los libros que leí en la adoslescencia. Ya veremos.

Lecturas:

1.-
2.-



¿Os animáis? Yo creo que merece la pena acercarse a este escritor.



Otro reto que es un clásico y al que me apunto todos los años (y que nunca supero, jaja). Me resulta muy divertido y tengo que reconocer que con la tontería de buscar autores que cumplan los requisitos de las letras que me van faltando, he descubierto autores y autoras que de otro modo no hubieran llamado nunca mi atención.

Lo organiza este año toda una valiente, Marisa del blog Lecturapolis, así que ahí va mi apoyo a su convocatoria.

Aquí anotaré mi evolución con las lecturas que coincidan con los requisitos del reto:

A.-
B.-
C.-
D.-
E.-
F.-
G.-
H.-
I.-
J.-
K.-
L.-
M.-
N.-
O.-
P.-
Q.-
R.-
S.-
T.-
U.-
V.-
W.-
Z.-

Letras extraodinarias:

CH.-
LL.-
Ñ.-
X.-
Y.-

A ver que tal se me da este año.
¿Os animáis?

domingo, 5 de enero de 2020


Antes de que lleguen los Reyes Magos, os cuento cuales son las 19 lecturas que más he disfrutado durante el año pasado. 

En 2019 he leído algunos libros menos que el año anterior, casi diez libros menos, pero el tiempo, por circunstancias familiares y de trabajo, ha sido mucho más limitado y tampoco las ganas me han acompañado lo suficiente cuando disponía de momentos tranquilos para la lectura. Han sido un total de 76 libros leídos,  todavía lejos de ese Reto de 100 libros al que me suelo apuntar todos los años.

También he tenido que bajar mucho la dedicación al blog, al mío y a los vuestros. Ya lo siento, si, pero no llego, la vida no me da para más últimamente. De hecho estas últimas entradas se deben a que estoy unos días de vacaciones y cada vez que miro la lista de reseñas pendientes me tiemblan las piernas 😅

No me enrollo más. Vamos con esas lecturas favoritas:






Por orden de nota y fecha de lectura, han sido las siguientes:

  1. Todo lo mejor de César Pérez Gellida.
  2. Pan de limón con semillas de amapola de Cristina Campos.
  3. Un amor de Alejandro Palomas.
  4. La sospecha de Sofía de Paloma Sánchez Garnica.
  5. Orgullo y prejuicio de Jane Austen.
  6. El último regalo de Paulina Hoffman de Carmen Romero Dorr.
  7. La química del odio de Carme Chaparro.
  8. Más allá del invierno de Isabel Allende.
  9. Todas las familias felices de Mercedes de Vega.
  10. Reina Roja de JUan Gómez Jurado.
  11. Amnesia de Federico Axat.
  12. La ciudad de la lluvia de Alfonso del Río.
  13. El abrazo del monstruo de Felix J. Palma.
  14. El idioma de los recuerdos de Antonio Gómez Rufo.
  15. Ponte en mi piel de Emma Lira.
  16. Un secreto de Alejandro Palomas.
  17. Antes de los años terribles de Víctor del Árbol.
  18. La danza de los tulipanes de Ibón Martín.
  19. Una maldita historia de Bernard Minier.
Como resumen final, os dejo una serie de curiosidades que he ido anotando este año además de mi participación en diferentes retos:



A la vista del gráfico se puede ver que los meses de verano (julio y agosto) y durante Navidad y Semana Santa es cuando más leo. Evidentemente suelen coincidir con mis periodos de vacaciones.
Los meses más bajos en lectura han coincidido con problemas familiares complejos y también con un incremento en el trabajo.




De las 76 lecturas que he realizado este año, 46 han sido de autores/as españoles/as o de habla hispana, más de la mitad, lo cual no está nada mal, teniendo en cuenta que no tengo en cuenta la nacionalidad para decidir leer un libro o no leerlo. Casi la mitad de mis lecturas han sido escritas por mujeres (31 en total). Esto, al menos demuestra, dos cosas: primero, que tenemos grandes autores de habla castellana que merecen la pena ser leídos sin ninguna envidia respecto de los de otros países y, segundo, que tenemos grandes escritoras a pesar de que aún siguen siendo menos visibles que sus compañeros escritores varones.

Y por este año ya no os aburro más con estadísticas. Espero que este nuevo año me traiga tantas y tan buenas lecturas como el año pasado y que podamos seguir compartiéndolas.

Feliz 2020 lector!!!!



viernes, 3 de enero de 2020


Un año más me apunto a este reto que plantea Laky del blog Libros que hay que leer. Es un reto sencillo que no me cuesta nada cumplir porque contamos con muy buenas y buenos escritores de habla hispana. Creo que deberíamos hasta dificultarlo un poco más subiendo el número de libros a leer o hacerlo por porcentaje respecto a lo que lee cada persona al año (es una idea, jaja)

Bueno, aunque yo llevo un recuento en excell con alguna otras cuestiones que me gusta analizar de mi año lector, anotaré mis lecturas de este reto aquí, aunque sea a final de año, por no variar.

LECTURAS:


¿Os animáis? 




Bueno, segundo reto al que me apunto. Todo un clásico por estos lares. 

Este es un reto que me gusta especialmente porque te obliga a leer un poco de todo y te hace salir de tu zona de confort. Siempre me quedo algún género por cumplir (habitualmente humor y poesía) pero lo sustituyo por alguno de los comodines que Laky del blog Libros que hay que leer nos ofrece.

Aquí intentaré apuntar los libros de cada uno de los géneros que el Reto plantea:
  • 5 misterio.
  • 2 thriller.
  • 3 históricos.
  • 2 guerreros.
  • 1 humor.
  • 3 románticos.
  • 1 infantil.
  • 1 juvenil.
  • 3 sagas familiares.
  • 1 terror.
  • 1 landscape.
  • 2 exóticos.
  • 2 relato.
  • 2 metaliteratura.
  • 1 fantástico.
  • 1 teatro, poesía o ensayo.
  • 5 narrativa contemporánea.
  • 2 clásicos.
  • 2 autoeditados.



¿Os animáis?


Cada año que pasa me apunto a menos retos. Estoy cada vez más vaga para confeccionar listas, actualizar estados y llevar recuentos. La verdad es que estoy muy vaga para todo lo que signifique escribir, para que me voy a engañar. Pero, hete aquí que llega Laky del blog Libros que hay que leer con este nuevo reto que me parece superoriginal. A mi me encantan los puzzles y este reto no es más que eso, un puzzle con el mapa de España para ir tachando provincias y buscar lugares donde se desarrollan historias que luego nos impulsen a conocer esos lugares.


El reto consiste en ir rellenado/anotando las provincias en las que se desarrollan algunos de los libros que leemos, teniendo en cuenta que si un libro ocurre en varias provincias solo valdrá una de ellas. Son cincuenta provincias y Ceuta y Melilla así que es difícil que logre visitarlas todas, pero me encantará conocer nuevos parajes a través de los libros. Yo utilizaré este Mapa en blanco y lo iré rellenado de color con paint 3d:

Será divertido ir rellenado este puzzle de color. A ver donde llegamos!!!!

¿Os animáis?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...