martes, 25 de febrero de 2020

de Benjamin Black.



Título: La rubia de ojos negros
Autor: Benjamin Black.
Editorial: DeBolsillo, 2017
Páginas: 384.

SINOPSIS.

Arranca la década de los cincuenta. Philip Marlowe se siente tan inquieto y solo como siempre y el negocio vive sus horas bajas cuando irrumpe en su despacho una nueva clienta: joven, rubia, hermosa y elegante, Clare Cavendish, la rica heredera de un emporio de perfumes, pretende que Marlowe encuentre a un antiguo amante, un hombre llamado Nico Peterson.

Sí: Banville/Black pone su pluma al servicio del espíritu de Raymond Chandler por encargo de sus herederos y resucita al legendario detective privado (ese hombre que no conoce a las mujeres, pero tampoco se conoce a sí mismo) para embarcarlo en una nueva y peligrosa aventura en las calles de Bay City.

IMPRESIÓN PERSONAL.

No puedo valorar con la lectura de esta novela si el Marlowe de Black/Banville se parece o no al auténtico Marlowe de Raymond Chandler porque no he tenido el gusto de conocer a este personaje todavía. Si tengo que decir que ahora, después de conocer a este Marlowe, que me ha caído cuanto menos simpático, no sé si animarme con el original y leer alguna de sus aventuras o desventuras como detective privado.

Tengo que reconocer que me ha gustado este Marlowe de Benjamin Black. Es el típico detective solitario, intuitivo, sarcástico y chulesco, que enamora de forma sencilla a la mujeres más bellas aunque el piensa que no es un tipo que tenga suerte con las féminas. A su destartalado despacho llega un día una joven rubia, despampanante y de otra clase social a la que el propio Marlowe esta acostumbrado a tratar, Clare Cavendish, heredera de  todo un imperio de perfumería que ya maneja ante la enfermedad más que evidente de su madre. Clare le pide que busque a un antiguo novio que la quedó tirada, aunque por lo que cuenta sufrió ante sus narices un accidente de tráfico que fue lo que, supuestamente, acabó con su vida. Pero ella, lo ha vuelto a ver "vivito y coleando" al cabo del tiempo.

Una investigación que va paso a paso y profundiza de lleno en la vida del ex-amante y en la de un famoso club en el que opera gente poco recomendable y con mucho poder.

Con independencia de la investigación, la esencia de la novela es el propio personaje de Marlowe, su manera de ser, de moverse, de pensar y de sentir, todo lo que pasa por su cabeza pasa ante nuestros ojos porque todo lo cuenta en primera persona y lo acompañas de la mano a través de este lenguaje tan cercano que el autor usa magistralmente.

Creo que La rubia de ojos negros, al margen de comparaciones que he leído por ahí, es una buena novela policíaca, con un personaje muy peculiar que tiene identidad propia. Seguramente, merecerá la pena leer alguna novela del Marlowe original, pero esta copia es, en todo caso, la que me animaría a hacerlo.


lunes, 24 de febrero de 2020



De nuevo, os cuento lo que ando leyendo esta semana. Una semana un poco más corta porque andamos de carnaval y lunes y martes no "trabajo".

He comenzado a leer La madre de Frankenstein de Almudena Grandes, quinta entrega de los Episodios de una Guerra Interminable. Me han gustado todas las entregas de esta serie y con lo que llevo leído de este, convencida estoy de que este no va a decepcionarme.

También he comenzado a leer Detrás de la lluvia de Joaquín M. Barrero. De este autor he leído La niebla herida y El tiempo escondido, dos libros que me gustaron mucho hace años. Esta novela lleva mucho tiempo en mi estantería, así que sigo con mi intención de este año de eliminar pendientes de la misma.

SORTEOS.


Manuela del blog Entre mis libros y yo, Concha y Bea de De lector a lector, Teresa de Leyendo en el bus y Pedro del blog El buho entre libros sortean cuatro ejemplares de La psicóloga de Helene Flood.






Manuela del blog Entre mis libros y yo, Concha y Bea de De lector a lector, Teresa de Leyendo en el bus y Pedro del blog El buho entre libros sortean cuatro ejemplares de La red de Alice de Kate Quinn.




Qué paséis una buena semana lectora!!!

viernes, 21 de febrero de 2020

de Antonio Manzanera.


Título: Nuestra parte del trato.
Autor: Antonio Manzanera.
Editorial: Umbriel, 2015.
Páginas: 288.

SINOPSIS.

Durante el verano de 1938, en plena Batalla del Ebro, un misterioso personaje llamado Urquiza es enviado a Barcelona por el Cuartel General de Franco para participar en el atentado que unos militantes del Partido Obrero de Unificación Marxista preparan contra el presidente del gobierno de la República, Juan Negrín. Llegado a Barcelona, Urquiza descubrirá pronto una razón mucho más poderosa que explica su presencia en la ciudad. 

Perseguido por ambos bandos y con la única ayuda de Núria, una mujer que busca a su novio desaparecido en el frente, intentará cumplir con éxito su misión más arriesgada: sobrevivir.

IMPRESIÓN PERSONAL.

Este es el primer libro que leo del autor y aún me quedan otros dos en la estantería (La suave superficie de la culata y El hombre del acantilado) y dado que esta novela me ha gustado, no creo que tarde mucho en darles salida. Ya lo he comentado, compramos y compramos, acaparamos y nos vamos perdiendo cada año en las novedades mientras dejamos atrás buenas historias. Buenas historias, como esta.

Nuestra parte del trato es una novela de espionaje en la España de la Guerra Civil, en concreto se desarrolla en la Barcelona roja cuando está sucediendo la Batalla del Ebro. Urquiza, un espía del bando nacional viaja a Barcelona de incógnito junto a Castro, un militar falangista que tiene encomendado darle cobertura en caso de necesidad. En teoría, la operación en la que debe participar Urquiza es en el asesinato por atentado del Presidente del Gobierno de la República, Juan Negrín, por su colaboración estrecha con Stalin que ha provocado el encarcelamiento y muerte de los miembros del POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista) que son seguidores de Trotsky. Algunos de los miembros de ese partido que aún quedan en Barcelona quieren matar a Negrín aunque ello suponga aliarse para conseguirlo con los seguidores de Franco. Pero no solo esto se encuentra Urquiza cuando llega a Barcelona, sino que poco a poco se va metiendo en todo un entramado de espionaje en el que juegan fuerzas internacionales que intentan sacar partido de la guerra civil española pensando ya en lo que realmente va ser más importante, la II Guerra Mundial. De este modo, Urquiza ha de jugar en varias bandas como la alemana, cuyos agentes están buscando una máquina de cifrado que ha desaparecido a la vez que el agente que la usaba; los soviéticos que también intentan hacerse con esa máquina para desentrañar las comunicaciones de los alemanes de cara a una futura guerra contra los nazis y los propios compañeros del POUM que desconfían cada día más de que el agente nacional realmente haya venido a ayudarlos a "cargarse" a Negrín.

Me ha gustado mucho Urquiza, un tipo misterioso pero muy listo que perfectamente podría encajar en películas del tipo Casablanca. Te lo imaginas perfectamente fumando en una esquina con su sombrero ladeado, vigilando los movimientos de aquellos que le interesan especialmente. Me ha recordado también a otro personaje reciente de Pérez Reverte, Falcó. Espías made in Spain que circulaban por la Barcelona roja, más pendiente de lo que se avecinaba a nivel internacional que de la propia guerra española, que no era más que un instrumento para posicionarse de cara a la contienda que ya se avecinaba.

Una novela que te depara sorpresa tras sorpresa hasta el final. Esta vez me he aproximado bastante en alguno de los misterios que se plantean, que no son pocos, aunque en la mayoría he errado soberanamente. Está claro que yo como espía tendría poco futuro.

En definitiva, Nuestra parte del trato es una muy buena novela de espías a ritmo de thriller, muy bien documentada en toda su carga histórica en la época en que sucede y muy bien ambientada en una Barcelona en la que el hambre, los bombardeos continuos y los racionamientos estaban a la orden del día.


jueves, 20 de febrero de 2020

 de Elia Barceló.


Título: Las largas sombras
Autora: Elia Barceló.
Editorial: Roca Editorial, 2018
Páginas: 384.

SINOPSIS.

«Al final de su vida, se ha dado cuenta de que los secretos destruyen; de que hay que iluminar los rincones para que no haya sombras; que en las sombras se ocultan los monstruos.»

Rita, regresa a su pueblo en Alicante después de muchos años de ausencia. Se dirige a casa de Lena, una de las amigas de entonces, pero la posibilidad de un feliz encuentro se ve truncada por una imagen horrible e inesperada: Rita encuentra a Lena muerta en el baño de su casa. Lo que empieza pareciendo un suicidio, se convierte después de algunas investigaciones, en un posible asesinato. Rita decide entonces reunir a las amigas de entonces para hablar de lo ocurrido. A partir de aquí, se iniciará el reencuentro de este grupo de amigas que hace 33 años que no se ven, después de que un terrible suceso las separara y marcara su vida para siempre. Porque el pasado siempre vuelve, siempre está oculto detrás de nosotros, pero a veces se nos muestra como un pliego más del presente.

Con una habilísima y muy personal mezcla de géneros, Las largas sombras va mucho más allá de la novela policíaca, del retrato de la España inmediatamente anterior a la Transición en una ciudad de provincias, de la narración de la nostalgia de sus protagonistas por una época en la que todo estaba por descubrir o de la crónica del desencanto que se ha ido instalando en sus vidas en la confrontación de los sueños con la realidad: Esta novela es una crónica astuta, desengañada y salvaje, narrada con inmediatez y frescura, y no exenta de humor, de una lucha por todo lo que vale la pena: el amor, la libertad, el respeto propio, la amistad, la esperanza.

IMPRESIÓN PERSONAL.

He leído dos libros de Elia Barceló: El color del Silencio y El Secreto del orfebre, dos libros que me han enamorado de principio a fin por la manera en que esta autora consigue transmitir ambientes y personajes. Las tramas, las historias, las temáticas que toca Elia Barceló te pueden gustar más o menos, pero de lo que no hay duda es de que sus maneras de escribir te van envolviendo, sus personajes acaban  siendo tan cercanos y transparentes que parece que perteneces a su mundo y la ambientación de todo lo que rodea a los hechos que nos traslada es siempre magistral.

En esta ocasión, la autora nos trae a un grupo de amigas, de esas de toda la vida, que estudian juntas el bachillerato y que en el año 74, en la excursión de fin de curso (¡¡ainsss, esas excursiones!!), antes de partir cada una hacia la universidad, tienen un contratiempo tan grande que ha marcado sus vidas. Nunca han conseguido olvidar lo que pasó en esa excursión, lo han venido ocultado durante más de treinta años y ese hecho y algunos secretos en la vida privada de cada una de ellas, han marcado su futuro y han determinado lo que ha sido de sus vidas. Unas se han quedado en su pequeña localidad, Elda (Alicante) y han seguido viéndose de forma habitual y otras han conseguido salir de allí esperando olvidar lo inolvidable. El regreso de Rita al pueblo, después de treinta y tres años, hace que las amigas vuelvan de nuevo a juntarse y las sombras del pasado vuelven a caer sobre todas ellas. El asesinato de una de ellas, Lena, hace que la autora nos meta de lleno en una investigación policíaca sobre todas y cada una de las amigas y sirve de excusa a la autora para irnos desgranando lo que ocurrió en el pasado muy poco a poco, dándonos más de una sorpresa y mostrándonos una época y un tiempo de grandes acontecimientos en España con la llegada de la transición.

La novela se desarrolla en dos espacios temporales. Por un lado, nos remonta al año 74, con un Franco aún vivo pero con una España ya preparándose para un futuro que estaba más cerca que nunca y unas chicas ilusionadas, felices porque están a punto de iniciar el camino a sus sueños. Algo, sin embargo, ocurre en Mallorca, en ese viaje de fin de curso que determinará en gran parte que esos sueños se trunquen y que sus caminos se dividan. Conoceremos a cada una de ellas y todos y cada uno de sus secretos personales, unos secretos que incluso han ocultado a sus propias amigas. La autora aprovecha este año para dibujarnos con claridad el papel de la mujer de la época, los problemas de las personas homosexuales, la pederastia, el poder de la iglesia y su papel en la educación y adoctrinamiento de niños y niñas, etc. Por otro lado, el presente ocurre en 2007, cuando Rita, la única que se ha hecho famosa como Directora de cine, regresa al pueblo y desencadena que ese pasado y ese último viaje regrese con toda la fuerza de las sombras que siempre te acosan. Volveremos a conocer las vidas de cada una de las amigas en el presente y como fueron desviándose de esos sueños de juventud que tanto anhelaban, unas con mayor suerte que otras.

Me ha gustado esta novela. Ya lo digo: puede parecerte una temática más o menos interesante, que a mi también me ha gustado, pero la forma en que Elia Barceló te cuenta acontecimientos y te dibuja a unos personajes en esos ambientes tan bien construidos, te enamora y resulta muy difícil dejar de leer. Es un lenguaje sencillo a la vez que envolvente y te va enredando en sus vidas sin que apenas sientas que ya estás metida en la novela.


miércoles, 19 de febrero de 2020

de César Pérez Gellida.


Título: Todo lo peor.
Autor: César Pérez Gellida.
Editorial: Suma, 2019.
Páginas: 480.

SINOPSIS.

Varios cadáveres de homosexuales aparecen brutalmente asesinados en el Berlín Este de finales de la Guerra Fría. Las autoridades no le prestan la atención que merece hasta que un alto cargo de la Stasi que maneja información muy sensible para el Estado aparece muerto en las mismas circunstancias.

Por su experiencia en el comportamiento de la mente criminal, encargan la investigación a Viktor Lavrov, que, junto al inspector apartado de la Kriminalpolizei, Otto Bauer, buscará la manera de sumergirse en un mundo prohibido tras los pasos de un despiadado asesino mesiánico.

IMPRESIÓN PERSONAL.

Intento siempre acercarme a este autor de una forma neutra, sin que mi impresión positiva de novelas anteriores mediatice mi opinión sobre el libro que tengo en las manos. También lo hago con el miedo a que me decepcione alguna vez y me desinfle el mito. Pero va a ser que no, que el autor lo vuelve a repetir y me encuentro con una novela que se supera a medida que avanza una en su lectura.

Tengo que reconocer que los libros de espionaje me resultan muy complicados. No puedo evitar perderme más de una vez y volver atrás. No soy buena memorizando nombres y detalles tan nimios que hacen que los hechos que provocan los espías me queden con la boca abierta. Pero esta vez me he esforzado al máximo, leyendo la novela despacio y consiguiendo identificar a tanto personaje siniestro y el bando al que pertenece (la CIA, el Mossad, la Stasi, KGB, etc). Y a la vez que César nos muestra un entramado de espías y de intereses de diferentes agencias que están operando en el Berlín del Este del año 81, nos encontramos con toda una trama negra como el carbón, macabra por la fórmula que el asesino en serie que anda suelto matando homosexuales a diestro y siniestro, utiliza para asesinar a sus confiadas víctimas y llena de intriga porque las relaciones personales de los protagonistas principales, Viktor Lavrov y Erika, no pasan por su mejor momento debido precisamente a su trabajo como espías. Una triple trama, que junto a Otto Bauer y Birgit, amigos de la pareja, te mantiene pegada a sus páginas a costa de horas de sueño y de momentos perdidos que aprovechas para leer lentamente capítulo a capítulo.

César nos traslada al Berlín del Este en el año 81. Un asesino de homosexuales anda suelto. Cruel, sádico y despiadado a la vez que tan listo que ha pasado desapercibido hasta el momento. Solo cuando uno de los asesinados es un espía que ocultaba su condición sexual y que tenía la responsabilidad de custodiar a un importante científico que todas las agencias y países ansían encontrar, la Stasi y el KGB, encargan a Viktor, como criminalista, encontrar al asesino y al científico tan bien camuflado por su anterior protector.

Una novela vertiginosa que yo he degustado a pequeños sorbos, disfrutándola para ser capaz de identificar su propia grandeza y, sobre todo, la inteligencia con la que está escrita. No puedo imaginar como se puede hilvanar todo el entramado que he leído con tantos hilos de diferentes colores para que todo quede tejido como un todo y donde todas las piezas encajen, a la vez que nos muestra a unos personajes coherentes y humanos en su parte privada, mientras son capaces de actuar con tanta sangre fría cuando del trabajo se trata.

Espías que hacen de policías, policías que colaboran con espías, personas que intentan separar a diario ideologías, educación recibida, adoctrinamiento y engaños en un país donde la libertad de acción es incompatible con la libertad de pensamiento. Una vida fría en un verano caluroso en la que un asesino realiza su propia limpieza ideológica, a tono con el sistema en el que se ha criado. Sin duda, os la recomiendo. Ésta y todas las anteriores.


martes, 18 de febrero de 2020

de Lorenzo Silva y Noemi Trujillo.


Título: Si esto es una mujer
Autores: Lorenzo Silva y Noemí Trujillo.
Editorial: Destino, 2019
Páginas: 320.

SINOPSIS.

La inspectora de homicidios Manuela Mauri lleva siete meses de baja cuando recibe la visita de la oficial Guadalupe Larbi para pedirle que se reincorpore al trabajo: sólo ella, le dice, tiene la autoridad y el empuje necesarios para sacar adelante una complicada investigación en la que la Brigada Provincial de Policía Judicial de Madrid no consigue avanzar.

Tres meses atrás aparecieron restos humanos en los vertederos de Pinto y Valdemingómez. Pese a haber dedicado ingentes recursos, no se ha encontrado el cadáver completo y no hay una sola pista de la autoría del crimen. Y lo que es peor: tres meses después sigue sin identificarse a la víctima. Manuela se enfrentará de esta manera al mayor desafío de su carrera como inspectora de homicidios: la Operación Vertedero.

La búsqueda de la verdad pondrá de nuevo a Manuela en el punto de mira de sus compañeros y superiores, que han perdido la confianza en ella por los hechos acaecidos en torno al suicidio del inspector jefe Alonso, por los que Manuela quedó injustamente salpicada.

Una novela que señala los puntos oscuros de nuestra sociedad, cuestionando nuestra ceguera ante el sistema en el que vivimos. Ante todo lo que la ciudad desecha y que, nos guste o no, la define.

IMPRESIÓN PERSONAL.

Hay autores a los que una vuelve siempre y que, por suerte, casi todos los años publican algo. Lorenzo Silva es uno de esos autores fetiches que nunca me decepcionan a pesar de la variedad de géneros que puede llegar a tocar. Escribe y escribe muy bien, sea lo que sea y su visión crítica de las cosas que nos rodean y que nos suelen pasar desapercibidas me agrada especialmente. En esta ocasión, lo hace en compañía de Noemí Trujillo, una autora de la que no conozco nada pero que si viene avalada por el autor, yo ya, de momento, me fío a la hora de decidirme por el libro. Y no me han decepcionado. Me ha gustado la temática del libro, la crítica que entraña y desde luego, esos nuevos personajes que creo que van a dar mucho juego a los autores si piensan continuar con una serie, que espero que sí.

Los autores nos presentan a Manuela Mauri, inspectora de policía, que lleva siete meses de baja y tiene tras de sí una historia que la señala entre sus compañeros: buena profesional en lo suyo pero con historial manchado por haber mantenido una relación con su superior jerárquico que estaba "felizmente" casado y que además se suicida cuando se descubre que es un "poli" corrupto. Manuela se incorpora a trabajar tras la petición de una subordinada suya, Guadalupe Larbi. Se encuentran ante un caso al que nadie hace caso y que a ella le preocupa especialmente porque los restos encontrados pertenecen a una mujer de color, como ella. Son unos restos peculiares porque nadie puede identificar a un cadáver que ha sido desmembrado totalmente y repartido por diversos vertederos de la Comunidad de Madrid. Un caso ficticio que tiene mucho de hecho real en la misma Comunidad de Madrid.

A través de la investigación de Manuela los autores nos presentan  todo el entramado de funcionamiento del mundo de la trata de mujeres, de la prostitución y de unos usuarios sin escrúpulos que tratan a las mujeres como si fueran solo cosas que se pueden desechar y tirar cuando ya no se usan. Es una parte dura, precisamente porque el dibujo de una realidad que sabes que existe, te coloca ante ti misma como esa espectadora que no hace o no puede hacer nada y mira para otro lado cuando pasa la página.

Me han gustado mucho los personajes, sobre todo, la protagonista principal. Me encantaría volverme a encontrar con ella en sucesivos libros. Manuela y su equipo hacen una buena investigación desde la policía y me ha encantado ese "cameo" que se establece con la aparición de Bebilacqua y la colaboración que se consigue entre policía y guardia civil. Una colaboración nada forzada y dentro de una lógica investigadora que sigue todos y cada uno de los pasos imprescindibles para llevar a término la resolución del caso. Por otro lado, el personaje de Manuela me ha resultado muy real, una persona de carne y hueso que tiene sus problemas sentimentales, que reconoce errores, que a veces ha estado ciega y que está pagando por ello e intentando y haciendo un esfuerzo por controlar un carácter fuerte para adaptarlo a un ámbito laboral muy competitivo en el que su mayor baza es su eficacia. Me encantará ver como va evolucionando en sucesivas historias.

No hace falta que os diga que me ha gustado mucho este libro y que os lo recomiendo por su sencillez, agilidad y unos personajes muy solventes.  


lunes, 17 de febrero de 2020



De nuevo os vengo a contar como cada lunes mis proyectos de lectura de la semana. Evidentemente, seguimos leyendo tal y como estaba planificado Nuestra Señora de París de Víctor Hugo, esta vez con el tercer libro de los once que tiene la novela completa.

Por otro lado, estoy leyendo dos libros que me están gustando mucho: El Rey de Sandrone Dazieri, el último de la Trilogía de Colomba y Dante y, también, No hay luz bajo la nieve de Jordi Llobregat, que también me está resultando interesante. Ya veremos como continúan y rematan los dos.

No sé con cual continuaré cuando acabe algunas de estas lecturas, pero lo que si tengo claro es que el que sea procederá de todos esos pendientes que duermen en mi estantería desde hace un tiempo.

Que paséis buena semana!!




lunes, 10 de febrero de 2020



De nuevo os cuento lo que me depara la semana en cuanto a lecturas se refiere, al menos, en cuanto a intenciones de lectura que no es poco con el poco tiempo que tengo.

He comenzado a leer un libro de esos que llevan mucho tiempo en mi estantería: Nuestra parte del trato de Antonio Manzanera, un libro que ya he comenzado y que, de momento, me está gustando. Como contrapartida, comienzo a leer un libro que tiene menos tiempo porque me lo trajeron los Reyes Magos: El Rey de Sandrone Dazieri, la última entrega de la trilogía de Colomba y Dante, dos personajes especiales en todos los sentidos.

Por otro lado, como sabéis, un buen grupo de personas estamos leyendo durante unas semanas Nuestra Señora de París de Víctor Hugo. He terminado el primer libro como tenía previsto, pero ciertamente espero que mejore porque de momento me aburre tanta descripción y tantos nombres de personas que no memorizo. Parece que mejora libro a libro. Eso espero 😅

Qué paséis una buena semana lectora!!!


jueves, 6 de febrero de 2020

de Berna González Harbour.


Título: Margen de error.
Autora: Berna González Harbour.
Editorial: RBA Libros, 2014
Páginas: 317.

SINOPSIS.

Tras una larga convalecencia, la comisaria María Ruiz ha vuelto. Lo hace el mismo día en que un hombre es hallado muerto entre los setos del Retiro. Es otoño en un Madrid enrarecido en el que las protestas de los indignados se mezclan con noticias de suicidios en una multinacional. La aparición del cadáver parece estar relacionada con este grave asunto laboral, pero algo no encaja. 

La joven comisaria se verá arrastrada más pronto de lo que debería a un combate entre lo que le dicta su instinto y su salud. Ella y el veterano periodista Luna quedarán atrapados en una batalla propia de una era de codicia y desigualdad.

IMPRESIÓN PERSONAL.

Hace tan solo unos meses reseñaba en este espacio el primer libro de la Serie de la Comisaria Maria Ruiz, Verano en rojo, una novela que me gustó no solo por el personaje de Maria, sino porque la trama incluía un gran trasfondo social de gran actualidad como los casos de pederastia en el entorno de la Iglesia. Esta segunda entrega no me ha decepcionado tampoco  y por los mismos motivos. Unos personajes sólidos y muy bien definidos con sus actuaciones y una trama compleja, con varias subtramas que confluyen en casos relacionados y con un halo de denuncia social que, desde la crisis, sigue estando de actualidad.

En este caso (o casos cruzados), la autora nos presenta, al lado de la esperanza representada por el 15-M y los indignados de Sol, la parte más cruda de la actuación de grandes empresas que en aras de interesados procesos de modernización, expulsan a ingentes cantidades de trabajadores/as provocando crisis personales y familiares que en muchos casos acaban fatalmente en suicidios, nunca publicitados. Este es el caso de la empresa Petrol de France, una empresa en la que se van sucediendo suicidios entre la plantilla en los últimos tiempos. Una situación de ficción que tiene que ver mucho con la realidad de lo que ha ocurrido en este y otros países durante la crisis económica y la pérdida de derechos laborales por parte de los trabajadores.

La Comisaria Ruiz regresa a su puesto de trabajo tras una larga baja. No vuelve en plena forma, incluso seguramente debería haber estado más tiempo de baja médica porque aún siente grandes dolores en la parte del bazo. Pero la inacción la corroe y psicológicamente necesita volver al lado de su equipo e incorporarse a esas investigaciones que tanto activan ese instinto natural que tiene para ver más allá de los hechos y las pruebas que se van presentando en cada caso. Maria Ruiz se encuentra, aparentemente, ante un suicidio de un hombre que se ha pegado un tiro en el Retiro de Madrid. Dos cosas le indican que hay gato encerrado en este suicidio: la madre del hombre está convencida de que su hijo no se ha suicidado y el hombre acaba de comprarse hace unos días una Aston Martín muy llamativo.

Por otro lado, tenemos a Luna, amigo periodista de la Comisaria, que se convierte en el interlocutor en el caso del secuestro de la hija de su amiga Carla. Y también a Tomás, su novio, policía también pero experto informático, que intenta ayudar a una antiguo compañero de carrera y amigo que se ha intentado suicidar. Una serie de tramas entrelazadas de forma muy acertada, lideradas por personajes solventes cuya actuación es suficientemente lógica como para no parecer irreales.

Me ha gustado esta nueva entrega de la Comisaria Ruiz así que no dudo que leeré los siguientes números de la serie: Las lágrimas de Claire Jones y El sueño de la razón.


miércoles, 5 de febrero de 2020

de Laura Castañón.


Título: Todos los naugragios.
Autora: Laura Castañón.
Editorial: Destino, 2019
Páginas: 624.

SINOPSIS.

Gregorio y Onel son dos amigos que han crecido juntos en Nozaleda, pueblo que recrea una villa vecina a Gijón en las primeras décadas del siglo XX. Pertenecientes a dos familias (Santaclara y Los Forquetos) que encarnan dos modos diferentes de entender el orden de las cosas, la vida les llevará a cada uno por su camino sin que nunca se separen del todo. La llegada de la Guerra Civil y la victoria del fascismo marcará su destino y supondrá el fin de su mundo.

Todos los naufragios es una historia de amores prohibidos. Cuenta la vida de unos personajes que se enredan indefectiblemente con el tiempo que les ha tocado vivir y nos sumergen sutilmente en la convulsa historia de la primera mitad del pasado siglo. Una novela sobre el poder de la amistad, de los temores, de la forma en que la ausencia dicta destinos y de las ataduras, en definitiva, de las vidas sobre las que, para bien y para mal, acecha la sombra de un pasado que siempre acaba regresando.

IMPRESIÓN PERSONAL.

A veces una necesita lecturas de corte sencillo y expresiones ágiles que impriman a la mente fluidez en momentos de espesura y cansancio. Las novelas de Laura Castañon no son de esas. Son manjares que alimentan el alma, de forma serena y pausada, para ir masticando muy poco a poco e ir deleitándote en cada frase, en cada expresión, con cada personaje que transita por sus páginas y viviendo como ellos viven cada acontecimiento, por muy insignificante que sea.

Así he ido degustando esta novela. Muy poco a poco, interiorizando cada frase y acompañando a sus dos familias protagonistas en ese trasiego tranquilo que suponen las vidas contadas con esmero. La autora nos sitúa en un pueblito de Asturias, cercano a la ciudad de Gijón que, aunque está cerca del mar, vive totalmente de espaldas a él en virtud de supersticiones que no anuncian nada bueno cuando lo que viene, viene de ese lado del pueblo. Nos presenta a dos familias situadas socialmente en las antípodas: los Santaclara, una familia rica y de rancio abolengo, y los Forquetos, que fueron trabajadores de los Santaclara hasta que, gracias a la emigración a Cuba, su hijo volvió con una fortuna que le permitió convertirse en un "nuevo rico" con una capacidad económica similar a los que antaño fueron sus patrones. Como personajes esenciales de unión entre estas dos familias, la autora nos enamora con Gregorio y Onel, cada uno perteneciente a sendas familias, que se convierten en amigos, casi hermanos inseparables durante toda su vida, a pesar de la diferencia familiar que pudiera haberlos alejado. Nada se resiste a su amistad y al amor que cada uno siente por el otro, y esa relación planea sobre toda la novela y sobre los acontecimientos que van ocurriendo al resto de personajes. Unos personajes inolvidables, todos ellos, porque cada uno tiene unos rasgos muy marcados en uno u otro sentido que los convierten en únicos.

Con estos personajes la autora nos paseará por este pueblo ficticio y por una Asturias convulsa en las primeras décadas del siglo XX, de tal modo que todos los sentimientos se remarcan alrededor de acontecimientos de tipo social y político que influyen de manera decisiva en muchos de ellos. El amor, los odios de toda la vida, la venganza, los celos, la envidia, el compañerismo, etc. Todos ellos se producen en una época en que muchos se ven reforzados y otros han de vivirse en la intimidad, de puertas adentro, escondiendo miradas y disimulando sentimientos de repulsa y odio tras una apariencia de rectitud que no se siente.

No digo más. No le haría justicia a esta novela. Mejor dicho novelón. Os la recomiendo. Pero leerla sin prisas, degustándola y sin pensar en su final y en pasar página a otra nueva, como solemos hacer la mayoría de las veces.


lunes, 3 de febrero de 2020



Como cada semana os cuento lo que me traigo entre manos en cuanto a lecturas se refiere. Sigo leyendo Todo lo peor de César Pérez Gellida, un libro que me está gustando pero con el que voy despacio porque me cuesta memorizar e identificar tanto personaje. Me suele pasar con los libros de espías y estos de César son siempre complejos pero sin desperdicio. Sigo con él a mi ritmo.

También estoy leyendo, y llevo ya más de la mitad, El latido de la tierra de Luz Gabás, un libro que me está gustando mucho también y con el que llevo mucho mejor ritmo. Aún no he decidido que leeré cuando lo acabe, pero será de mis pendientes de la estantería con seguridad porque sigo con mi objetivo de leer mucho más de lo que ya tengo que de hacerme con novedades.

Y esta semana comenzamos con el "tochazo" de Nuestra Señora de París de Víctor Hugo. Es una lectura conjunta organizada por Laky y comentaremos nuestros avances en Facebook. A ver si me gusta más que cuando hicimos algo similar con el Quijote. Cada semana leeremos un libro y así hasta los once que tiene. Espero poder seguir el ritmo 😇




Venga, que paséis buena semana!!!!


viernes, 31 de enero de 2020

de José Luis Gil Soto.


Título: Madera de savia azul.
Autor: José Luis Gil Soto.
Editorial: Ediciones B, 2019.
Páginas: 640.

SINOPSIS.

El destino de un niño.
Erik tiene apenas cuatro años cuando pierde a su madre en el gran terremoto que destruye Waliria, la capital de Ariok. Su padre, el carpintero Bertrand de Lis, y Astrid, la humilde viuda de un herrero, no pueden imaginar que la catástrofe no solo cambiará sus vidas para siempre, sino que, sin quererlo, les hará dueños de secretos que nunca hubieran querido tener que guardar.

El viaje hacia un reino de leyenda.
Tras el desastre, y alentado por una profecía, el rey decide emprender con su pueblo un peligroso viaje hasta tierras del sur. Una gran caravana se pone en marcha. La esperanza, el miedo y la ambición viajan con ellos.

La búsqueda de un padre.
A Bertrand solo le queda su hijo, y su única preocupación es cuidarle, pero un hecho inesperado cambia el rumbo de sus vidas. Así, quien era solo un hombre bueno y sencillo, se convertirá en protagonista de una aventura épica, impulsada por el profundo amor a su hijo y su deseo de volver a reunirse con él.

IMPRESIÓN PERSONAL.

Los que me conocéis ya sabéis que me encantan los libros de fantasía y este libro de mi paisano José Luis Gil Soto no solo me ha traído y presentado un nuevo mundo sino que he conseguido sentirlo muy cercano, porque muchas de sus características se asemejan a las que ya vivimos en nuestro medievo.

Madera de savia azul nos transporta a un nuevo mundo llamado Ariok. Como en mundos similares al nuestro, ocurre un terremoto que destruye su capital Waliria y el rey Magmalion decide que en vez de reconstruir de nuevo la ciudad, es mejor abandonarla y partir con su pueblo hacia los Grandes Lagos del sur. La novela nos va narrando los acontecimientos que van sucediendo a todo un pueblo en ese largo viaje en el que se nos van mostrando los personajes principales como Bertrand, Erik, Astrid, Barthazar y muchos otros que van tomando importancia en diferentes momentos del viaje y del posterior asentamiento en los Grandes Lagos.

La historia de Bertrand y Erik me ha enganchado desde el primer momento. El autor ha conseguido con unas descripciones muy fluidas y entremetidas entre los acontecimientos que acompañe a estos personajes durante todo su periplo viviendo y sufriendo cada hecho que les han ido aconteciendo. El viaje ha sido duro pero también es cierto que nos ha ido descubriendo una tierra llena de belleza, diversa y poblada con gentes que se han ido adaptando al lugar que han escogido para vivir, incluso los que plantean situaciones difíciles a los protagonistas de nuestra historia.

Los personajes están perfectamente encajados en la historia y, en su abundancia, los tenemos de todos los colores. Los malos son muy malos. No solo tienen poder a costa de cualquier cosa o cualquier persona, sino que ambicionan más poder aún, más riqueza, más reconocimiento, más mujeres... más de todo lo que ya tienen, aunque sea a la fuerza y bajo amenazas. Y lo buenos son excesivamente buenos, excesivamente leales y permisivos, perdonan más de lo que deben aunque no olvidan el sueño de vida por el que luchan de forma incansable, lo consigan o no. Unos personajes que, como el Guadiana, se pierden entre ellos durante algún tiempo para volver a reconocerse en otro punto del viaje o a su llegada.

En definitiva, una novela para degustar al ritmo de los acontecimientos, para ponerse en ruta con unos personajes con los que sentirás de todo: amor, odio, cariño, ternura, asco, miedo, lealtad, etc. Sinceramente, la recomiendo.


jueves, 30 de enero de 2020

de Gustavo Malajovich.


Título: El jardín de bronce
Autor: Gustavo Malajovich
Editorial: Debolsillo, 2015.
Paginas: 592.

SINOPSIS.

Un increíble suceso cambia totalmente la vida de Fabián Danubio. Un día, la hija de éste y su niñera debían ir a un cumpleaños, y no se sabe porqué ni cómo pero jamás llegaron al cumpleaños. 

A partir de este momento empieza una asombrosa investigación que en muchos momentos deja mucho que desear. Con la ayuda de un extravagante pero magnífico detective privado, Fabián comenzará una búsqueda sin precedentes para encontrar a su única hija

IMPRESIÓN PERSONAL.

A veces nos recreamos de forma excesiva en los problemas diarios y muchos de ellos, muchas veces sin mayor importancia, nos paralizan y nos hacen sufrir de forma absurda. Eso es lo que le pasaba al protagonista de esta novela, Fabián Danubio, un arquitecto argentino, y a su esposa Lila, una pareja que tiene problemas indeterminados en su relación: ella deprimida y de baja con medicación diaria y él, sin saber muy bien como mantener a flote ese matrimonio que poco a poco ha entrado en una rutina peligrosa. Junto a ellos vive su hija Moira, una niña pequeña, alegre y extrovertida y cuentan con la ayuda diaria de Cecilia, quien se ocupa de la casa y hace de niñera cuando se la necesita en función del estado Lila.


Pero, esta situación, que puede ser más o menos corriente, se ve de repente violentada cuando un día la niña y su niñera, camino de la casa de una amiguita que cumple años, no llegan nunca y se les pierde la pista sin que la policía consiga durante años avanzar en lo que pasó con ambas, donde se perdieron, qué ruta siguieron, si están muertas o vivas o quien o quienes las tienen. Y, por si esto fuera poco, Lila no aguanta la situación y se termina tirando por un balcón de su casa y fallece en el hospital.

Durante años, la policía investiga qué pudo pasar con las dos personas desaparecidas desde todos los puntos de vista y reciben de forma incansable a Fabián, pero siempre para darle la misma noticia: que no hay noticias sobre su hija. En esta situación, ante este padre desesperado se presenta una esperanza en forma de loco detective privado llamado César Doberti, que sin pedir nada al padre, empieza a investigar y a encontrar hilos de los que tirar. Durante diez años, ambos siguen investigando a la vez que viviendo y retomando sus vidas hasta que la niña, diez años mayor aparece y comienza para Fabián otra etapa que le hará descubrir secretos y situaciones que pasaban a su alrededor  y que nunca conoció. Una sorpresa tras otra que te deja más de una vez con la boca abierta y que te obliga a seguir leyendo hasta el final.

Una novela con unos personajes bien definidos, sobre todo, Fabián y César, que aunque tienen el mismo objetivo de encontrar a Moira, uno lo vive como una derrota diaria y con pesimismo y el otro que se ha propuesto encontrar a la niña, nunca se rinde y siempre ve un hilo de esperanza en el que apoyarse. Me han gustado esas conversaciones entre ambos con un claro sabor argentino, lleno de viveza y expresiones que a mi, personalmente, me han agradado siempre.

Me ha gustado mucho esta novela. Te atrapa desde el mismo momento en que la niña desaparece y el personaje del detective me parece magistral, fresco e inteligente a rabiar.


miércoles, 29 de enero de 2020

 de Dolores Redondo.


Título: La cara norte del corazón.
Autora: Dolores Redondo
Editorial: Destino, 2019
Páginas: 688.

SINOPSIS.

"Cuando Amaia Salazar tenía doce años estuvo perdida en el bosque durante dieciséis horas. Era de madrugada cuando la encontraron a treinta kilómetros al norte del lugar donde se había despistado de la senda. Desvanecida bajo la intensa lluvia, la ropa ennegrecida y chamuscada como la de una bruja medieval rescatada de una hoguera, y, en contraste, la piel blanca, limpia y helada como si acabase de surgir del hielo.”

En agosto de 2005, mucho antes de los crímenes que conmocionaron el valle del Baztán, una joven Amaia Salazar de veinticinco años, subinspectora de la Policía Foral, participa en un curso de intercambio para policías de la Europol en la Academia del FBI, en Estados Unidos, que imparte Aloisius Dupree, el jefe de la unidad de investigación. Una de las pruebas consiste en estudiar un caso real de un asesino en serie a quien llaman «el compositor», que siempre actúa durante grandes desastres naturales atacando a familias enteras y siguiendo una puesta en escena casi litúrgica. Amaia se convertirá inesperadamente en parte del equipo de la investigación que les llevará hasta Nueva Orleans, en vísperas del peor huracán de su historia, para intentar adelantarse al asesino...

Pero una llamada de su tía Engrasi desde Elizondo despertará en Amaia fantasmas de su infancia, enfrentándola de nuevo al miedo y a los recuerdos que la dotan de un extraordinario conocimiento de la cara norte del corazón.

IMPRESIÓN PERSONAL.

Dolores Redondo consiguió que un verano cogiera mi maleta viajera y me fuera a conocer el valle del Baztan y todos sus alrededores para poder sentir entre la bruma y las sombras de los árboles lo que ella me hizo sentir yendo de la mano de sus personajes y de sus seres mitológicos. Y con esta nueva lectura me ha devuelto a esos bosques otra vez, a ese sabor y olor de Elizondo que ya degusté en su día.


Me ha gustado esta novela. Me ha tenido enganchada a sus páginas y me ha gustado profundizar en algunos de los personajes, como Dupree que siempre fue un misterio durante la lectura de la Trilogía.

La cara norte del corazón combina muy bien varias tramas que se relacionan de alguna manera. Una primera en la que vamos a conocer a la Amaia de doce años cuando ya vive con su tía Engrasi, que es la única de la familia que vela por su bienestar y por su supervivencia, porque la niña está amenazada de muerte por su propia madre, Rosario, un personaje que, sinceramente, me ha puesto los pelos de punta. Otra trama, en la que Amaia está en Estados Unidos haciendo un cursillo y participa junto a Dupree en la búsqueda de un asesino en serie que está asesinando a familias enteras cada vez que hay un desastre natural, motivo por el cual sus asesinatos pasan desapercibidos en muchas ocasiones. Y una última que no sé yo sino continuará en el futuro, protagonizada por Dupree sobre un secuestrador de niñas que lleva operando desde hace mucho tiempo y al que no han conseguido atrapar.

Entremezclado con todo lo anterior, mitología navarra, bosques que te susurran cosas, tormentas, vudú y otras supersticiones además de una descripción impresionante de la situación que creó el Katrina en Estados Unidos en 2005. Frente a otras opiniones, a mi personalmente me ha gustado también esta parte algo más lenta de la novela, quizás porque tiene un componente social muy fuerte y eso siempre me tira mucho por deformación profesional, pero lo cierto es que no se me ha hecho pesado en absoluto. Tampoco la investigación tiene un ritmo tan vertiginoso como para que esta parte me haya supuesto un parón en la lectura de la novela.

En definitiva, creo que esta precuela de la Trilogía no solo está a la altura de la misma sino que la supera con creces y que incluso puede invitar a cualquier lector/a a animarse a leerla si aún no lo ha hecho. Me ha gustado conocer mucho más de cerca la situación de la que partía Amaia en su infancia para entender muchos de sus comportamientos posteriores y me ha gustado también conocer mucho más a Dupree, que es un personaje que en la Trilogía solo aparece de vez en cuando y por teléfono. Sin duda, recomiendo esta novela.





martes, 28 de enero de 2020

de Toni Hill.


Título: Los buenos suicidas.
Autor: Toni Hill
Editorial: Debolsillo, 2012
Páginas: 382.

SINOPSIS.

En una ciudad que ha perdido el brillo, un policía lucha contra las sombras.

Noche de Reyes de 2011. El inspector Héctor Salgado, obsesionado por la desaparición de Ruth, su ex mujer, no puede conciliar el sueño y fuma un cigarrillo tras otro. De madrugada, aún insomne, recibe una llamada del nuevo agente a sus órdenes: la secretaria del director general de una conocida empresa de cosméticos se ha arrojado a las vías del metro. Parece un caso menor, pero con el paso de los días Salgado irá descubriendo que tras ese presunto suicidio se esconde una compleja y peligrosa red de mentiras.

Entretanto, la agente Leire Castro, atrapada en casa por una baja médica prematura, a mes y medio de dar a luz, también piensa en el caso nunca cerrado de Ruth. Es un misterio al que no puede resistirse. Y aunque en su estado no debería emprender una investigación, en su carácter está no detenerse, insistir, derribar esas fachadas que siempre ocultan males mayores?

IMPRESIÓN PERSONAL.

Hace unos meses reseñaba en el blog el primer libro de esta serie cuyo protagonista es Héctor SalgadoEl verano de los juguetes muertos, y como podéis ver este Inspector de los Mossos de Esquadra me gustó tanto en esa primera aproximación que he vuelto a buscarlo a él y a sus compañeros/as para seguir acompañándolos en la búsqueda de lo que en el anterior libro se quedó sin resolver: la desaparición de la exmujer del inspector, Ruth.

Y no me ha decepcionado y ando ya buscando la tercera entrega de la serie. En esta novela, es su compañera Leire Castro, que está de baja médica porque ha de cuidar de su embarazo, la que al margen del Inspector y del resto de compañeros, investiga por su cuenta la desaparición de Ruth, una investigación que se ha quedado como aparcada en manos de un compañero que no siente excesivo cariño por Héctor Salgado. Leire, aún estando en avanzado estado de gestación, vuelve sobre el caso desde el principio para encontrar nuevos hilos de los que tirar.

Mientras el inspector Salgado con su compañero Roger Fort, un agente recién salido de la Academia, investigan una serie de supuestos suicidios, perfectamente orquestados, pero con el nexo común de que todos los suicidas trabajan en la misma empresa. Son dos tramas que funcionan de forma independiente porque la investigación de Leire la desconocen todos en Comisaría salvo Martina, otra Inspectora que es quien le facilita todo el expediente de la mujer de Salgado a Leire.

Como la anterior, los personajes están muy bien dibujados y te gusta acompañarlos, incluso cuando en algunas ocasiones pierden los papeles, como le pasa a Héctor. En esta novela está mucho más comedido e intenta por todos los medios controlar sus arranques de furia cuando alguien le saca de sus "casillas".

Una novela ágil y unos casos muy interesantes que te enganchan sin remedio, entre otras cosas porque los capítulos se van alternando entre una y otra trama y te ves deseando avanzar en las dos. Una novela muy entretenida, como la anterior, que se lee en un suspiro de tanto como engancha.


lunes, 27 de enero de 2020



Esta última semana de enero me encuentro leyendo dos libros que en lo que llevo leído, me tienen enganchada y no puedo decir, de momento, que uno más que otro: Todo lo peor de César Pérez Gellida y Margen de error de Berna González Harbour. Dos novelas negras, la primera con mucho espionaje de por medio, con unos personajes muy contundentes.

Y como me he tomado en serio esto de retomar el blog, voy saliendo de reseñas pendientes, de modo que esta semana y hasta el viernes, publicaré las que he finalizado. A ver si consigo ponerme al día con ellas.

#Buenasemanalectora!!!


martes, 21 de enero de 2020

de Manuel Ríos San Martín.


Título: La huella del mal
Autor: Manuel Ríos San Martín
Editorial: Planeta, 2019
Páginas: 576.

SINOPSIS.

Durante una visita escolar a la excavación arqueológica de Atapuerca, un chico de catorce años descubre que una de las reproducciones humanas que imitan los enterramientos de los homínidos de hace miles de años es, en realidad, el cuerpo de una chica muerta. La joven parece haber sido colocada con una simbología ritual, y todas las pistas apuntan a un macabro homicidio similar al ocurrido seis años atrás en otro yacimiento en Asturias.

En el pueblo se desata la inquietud. Demasiados detalles recuerdan el caso anterior, por lo que el juez piensa en reunir de nuevo a los policías que se hicieron cargo entonces: Silvia Guzmán, inspectora de la UDEV, y Daniel Velarde, un expolicía dedicado ahora a la seguridad privada. Sin embargo, nadie sabe que en el pasado ambos vivieron una relación sentimental que acabó de manera abrupta y que tuvo mucho que ver en la truncada resolución del caso. Ahora, Silvia y Daniel tendrán que aprender a colaborar y aclarar sus sentimientos para descubrir al asesino del yacimiento y cerrar aquella herida abierta en su pasado.

IMPRESIÓN PERSONAL.

Me ha gustado volver a Atapuercas de la mano de este autor, al que no había leído hasta ahora. Y digo volver, porque ya estuve una vez de la mano de Enrique Osuna con su Amo del fuego, otro libro que me gustó precisamente por lo mismo que me ha gustado este en algunas de sus coincidencias. Volver atrás en la evolución y analizar con los diferentes personajes que el mal, como tal, exento de la necesidad de la supervivencia, existe siempre y siempre existirá. Parece que es algo consustancial a la raza humana y  Manuel Ríos nos lo recuerda en muchos de los diálogos que se suceden entre personajes.

También ahora en el libro que estoy leyendo de Lorenzo Silva, las policías que están intentando resolver un caso de asesinato, sin sentido, sin un móvil más allá del de la diversión y el poco valor que algunos dan a la vida humana, se plantean que por mucho mal que logren sacar de las calles, siempre habrá mucho más mal fuera, como si fuera un ciclo infinito al que nunca podrán poner fin.

La huella del mal es una novela negra y una novela policíaca en la que sus dos protagonistas principales, Daniel y Silvia, aúnan esfuerzos para desentrañar un asesinato ritual que ha acontecido en Atapuercas, del mismo modo en que ya aconteció hace años en otra excavación en Cantabria.

Una investigación peculiar e interesante, bien llevada y con una lógica que no deja lugar a la invención de cuestiones colaterales que nada aportan a la historia, ni siquiera cuando los dos protagonistas rememoran aquel otro asesinato de hace años y en los que ambos eran pareja, una pareja que se rompió.

Me ha gustado esta novela. Su trama, su trasfondo filosófico, por decirlo de alguna manera y los personajes me han resultado bien armados y he tenido una lectura fluida que intercalaba perfectamente el mensaje sobre el mal con la propia investigación policial del momento.


lunes, 20 de enero de 2020



Hace mucho tiempo que no hago esta entrada de los lunes. Durante un tiempo he tenido que dejar de lado no sólo este blog, sino también los vuestros. He tenido mucho trabajo concentrado en el tiempo y también mucho cansancio, no sabría decir si más mental que físico. La verdad es que me ha venido genial desconectar y creo que es bueno hacerlo de vez en cuando. Movemos poco el culo y excesivamente las neuronas, me parece a mi, y algo se descontrola por ahí dentro y es bueno ponerlo en orden de vez en cuando.

Pero no he dejado de leer. Sería como dejar de vivir. Así que esta semana de regreso, me encontráis leyendo dos libros. Uno primero del que me queda apenas un 15%, Si esto es una mujer de Lorenzo Silva. Como lo acabaré mañana quiero empezar a leer Margen de error de Berna González Harbour, un libro que lleva en mi estantería un par de años. A esto de acumular libros sin leer sí que este año quiero darle un buen empujón y me he comprometido a no acumular ningún libro más salvo sorteos, regalos o similares para descongestionar la librería donde acumulo todos los pendientes. Pareciera que tenga el síndrome de diógenes literario y junto con otras acumulaciones de otras cosas en casa, hay que empezar a reciclar espacio y poner un poco de cordura a las compras compulsivas, no solo de libros.

También estoy leyendo (y me queda poco también) Las largas sombras de Elia Barcelo. Después de terminarlo seguramente me pondré con alguno de mis regalos de cumple. Seguramente Todo lo peor de César Pérez Gellida.

SORTEOS.




El blog de Inés, La huella de los libros y de Eyra Cosas mías celebran de forma conjunta su aniversario literario con un pedazo del sorteo al que es difícil resistirse. Sortean un ejemplar en papel de 12 libros, nada más y nada menos y desde luego yo no me lo pierdo.






Que paséis una buena semana lectora!!!!


domingo, 19 de enero de 2020



Y aquí va mi último de los Retos para el 2020 y que conste que me apunto porque es compatible con el de Un Lector indiscreto porque ya sabéis que yo soy de leer pocos clásicos. Me cuesta, me cuesta mucho, lo reconozco, pero es como lo de perder peso: lo intento, lo intento y no me rindo nunca aunque la carne es débil, jajaja


Bueno bromas aparte, me gusta el planteamiento de Inquilinas. Las bases completas las podéis encontrar en AQUÍ. Parece divertido y me gusta buscar lo que necesito para cumplir los requisitos que ponen en su primer escalón (el más fácil, claro):



A continuación apuntaré mis lecturas:

  1. Clásico con adaptación cinematográfica.
  2. Clásico de 200 páginas o menos.
  3. Clásico ambientado en Londres (en su mayor parte)
  4. Clásico de un autor que leas por primera vez.
  5. Clásico en el que el personaje principal sea una mujer.

A ver si lo consigo, jejeje





Otro reto al que me apunto todos los años y que me motiva para leer esos clásicos que me cuesta tanto trabajo leer. No lo suelo cumplir pero al menos alguno cae cada año. De hecho en 2019 leí cinco libros y aunque no llegué a los 7-8 que se piden, para mi ya es un triunfo colosal.

Como todos los años, el reto nos lo plantea Francisco del blog Un lector indiscreto y yo voy a intentarlo con los siete libros mínimos para leer que marcan sus bases.

Aquí van mis lecturas:

1.-
2.-
3.-
4.-
5.-
6.-
7.-


A ver cómo se me da este año 😉




Me apunto de cabeza a este reto que nos plantea este año Ful Navalón del Blog 1000 y un libros y reseñas sobre Miguel Delibes por los 100 años de su nacimiento.

Me gusta mucho Delibes. No hace mucho leí su Señora de rojo sobre fondo gris, un libro que me pareció el homenaje más bello y delicado que se le puede hacer a la persona con la que has compartido tu vida.

No me importaría releer alguno de los libros que leí en la adoslescencia. Ya veremos.

Lecturas:

1.-
2.-



¿Os animáis? Yo creo que merece la pena acercarse a este escritor.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...