martes, 20 de septiembre de 2016

ME LLAMO LUCY BARTON

de Elizabeth Strout.


Título: Me llamo Lucy Barton
Autora: Elizabeth Strout
Editorial: Duomo Editorial, 2016
Páginas: 224.

Resumen oficial.

En una habitación de hospital en pleno centro de Manhattan, delante del iluminado edificio Chrysler, cuyo perfil se recorta al otro lado de la ventana, dos mujeres hablan sin descanso durante cinco días y cinco noches. Hace muchos años que no se ven, pero el flujo de su conversación parece capaz de detener el tiempo y silenciar el ruido ensordecedor de todo lo que no se dice.

En esa habitación de hospital, durante cinco días y cinco noches, las dos mujeres son en realidad algo muy antiguo, peligroso e intenso: una madre y una hija que recuerdan lo mucho que se aman.

Impresión personal.

A veces nos gustaría dar marcha atrás y poder tener la oportunidad de hacer las cosas que hicimos o que nos hicieron de otra manera. Pero el trabajo de crecer consiste precisamente en darse cuenta de que volver atrás es imposible y que tenemos que seguir viviendo sin intermedio que nos ayude muchas veces a repensar nuestras vidas: lo que fue, lo que es y lo que nos gustaría que fuera. Es curioso, pero las largas estancias en un hospital, al margen de lo insano que significa la enfermedad física, en muchas ocasiones es también un punto de encuentro tranquilo y sosegado donde, si las condiciones físicas lo permiten, se tienen vivencias especiales con tus familiares más cercanos que el día a día no permite.

Me ha encantado este libro. Me he identificado mucho con Lucy y con la situación de encuentro sosegado con su madre. Y he tenido la suerte de vivirlo hace ya demasiados años, con independencia de que nuestra vida sea diferente. Esa comunión madre-hija, en un semi-silencio donde las palabras sobran porque sólo con mirarnos se consigue ese punto de comprensión y entendimiento que sólo puede producirse entre dos personas que se aman desde siempre e incondicionalmente. Mi madre fue enferma de diálisis y yo hacía esa diálisis en casa tres días a la semana durante cuatro horas en que su sangre circulaba por largos tubos para purificarse y purificarnos. Cuatro horas en días alternos donde en una habitación las dos solas charlábamos de los divino y de lo humano y donde las cuestiones o las cuentas pendientes entre las dos, las sentíamos sin decirlas. No hacía falta. Flotaba en el ambiente la comprensión, el perdón y el "ya pasó" y "un siempre te querré" que era la mejor medicina. Y las estancias hospitalarias, siempre largas, eran toda una comunión silenciosa, tranquila y ... maravillosa. ¿Raro no? Pues ya veis, yo echo mucho de menos esos días. Nunca me sentí más tranquila y más... segura.

La relación de Lucy Barton, una mujer que ha conseguido salir de una vida de pobreza predeterminada por su situación social, y de su madre es un poco así. Una relación de cuentas pendientes, de penuria y pobreza extrema pero de un amor sin medida de la una por la otra que nunca las abandonará. Y cuando hay tanto amor, todo lo demás sobra, sobran las palabras y sobra hasta la presencia. Porque Lucy quiere a su madre incluso después de la cantidad de años que han pasado desde que se fue de su casa, unos años en los que no se han visto, su madre no ha contactado con ella nunca y cuando Lucy lo hacía, incluso, notaba que sus llamadas no eran bien recibidas. Pero nada de todo eso ha conseguido a lo largo de los años romper ese fuerte vínculo entre madre e hija. Por ese vínculo está su madre esos días con ella en el hospital, charlando como si nada hubiera pasado, cotilleando sobre las personas que ambas conocían como si les fuera la vida en ello y nunca se hubiera interrumpido su relación.

Y es que el pasado de Lucy y el presente aún de su madre esta lleno de miseria extrema, como el de tanta gente en Estados Unidos y en el resto del mundo. En el país de las oportunidades, la autora nos trae al presente la situación extrema de familias como la de Lucy; una familia que vivía en un garaje sin calefacción, sin agua caliente y hasta sin un baño donde realizar las necesidades básicas; una infravivienda que provocó que Lucy, para evitar el frío extremo en su "casa" se quedara más tiempo en el colegio para hacer los deberes sin pasar tanto frío y ello acabó orientándola hacia la literatura y terminó haciéndola una escritora de éxito al margen de la miseria en que se había criado. Por eso conoceremos a dos Lucys: la del pasado miserable y la del presente, una mujer de éxito, independiente, que vive en el Nueva York afortunado pero con grandes heridas abiertas por un pasado imposible de olvidar. He tenido todo el rato la sensación de encontrarme a una Lucy que, aún estando acompañada, ha llevado siempre una vida donde la soledad ha primado frente a otras cuestiones. Seguramente por eso llega a valorar tanto los pequeños detalles que tienen con ella su médico, las enfermeras, sus hijas o su madre. Se conforma con poco porque nada ha tenido nunca.

Por resumiros, Me llamo Lucy Barton es un libro intimista, preciosamente intimista y profundo que me ha tocado un buen "cachito" de corazón. Una lectura que necesita sosiego y calma para paladearla y extraerle el jugo a todos aquellos huecos que no se nombran pero que se leen entre líneas y casi se sienten. Cinco días que son toda una vida para ponerse en paz y cerrar viejas heridas.


29 comentarios:

  1. Sin duda es una buena novela, cuyos silencios dice más que las propias palabras. Bonita reseña, guapa. Besos

    ResponderEliminar
  2. Como le decía a laKy también me gustó mucho. A través de conversaciones banales conocemos parte de la vida de Lucy. Strout escribe muy bien.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  3. He disfrutado mucho de esta pequeña joya, además Lucy no se me va de la cabeza.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Como le he escrito a Laky, a mí no me ha gustado, soy la nota discordante :)

    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Hasta ahora a todos os está gustando este libro, a mi me apetece cada vez más leerlo
    Besos

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué bonita reseña Ángela! Tan emotiva como el libro
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Como siempre, muy bonita y sentida reseña! Yo ya sabes que también la he disfrutado mucho, sobre todo al terminar, reflexionando...
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Jo Ángela ! Menuda reseña te has marcado, bonita. A la altura desde luego de esta pedazo de novela que esconde muchísimo más de lo que aparenta tras su sencillez.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Qué reseña más bonita! Y qué ganas le tengo a este libro, que sólo veo fantásticas opiniones de él.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  10. Menuda reseña, me ha encantado.
    Tenía mis dudas con respecto a este libro, pero me las has disipado por completo.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  11. Me ha encantado tu reseña y esta novela cada vez me llama más la atención, un beso

    ResponderEliminar
  12. Vaya reseñón guapa. He entrado a verte por los comentarios que he visto. Preciosa novela y una reseña a su altura.
    Un beso

    ResponderEliminar
  13. jaja, gracias a todas pero sois unas exageradas aunque se agradece. Ya sabéis, los libros te tocan, te rozan, pasan de largo o se te meten dentro. A mi éste me llegó bien hondo :)

    ResponderEliminar
  14. Una reseña muy bonita, muy personal...me ha encantado. La historia la tengo ya anotada ;)

    Besitos

    ResponderEliminar
  15. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  16. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  17. Mira que he leído reseñas y en todas me faltaba el punto de decidirme a leer este libro.
    Pero tu reseña ha hecho que gane enteros el leerla. Al final las cosas nos afectan más o menos en función de nuestra historia personal, y todos tenemos una detrás.
    Muchas gracias por tu opinión.

    ResponderEliminar
  18. Vaya reseñón guapa. He entrado a verte por los comentarios que he visto. Preciosa novela y una reseña a su altura.
    Un beso

    ResponderEliminar
  19. La leere en cuanto termine con la de Chacón

    ResponderEliminar
  20. Bonita reseña. No me acaban de convencer las que te destripan el libro entero (me gusta ir descubriendo la historia según la leo), pero hay que reconocer que esta es bonita. :-)

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  21. Me ha encantado tu reseña, de verdad, hablas con mucha pasión del libro y eso ha inclinado la balanza a que me lo acabe leyendo en algún momento. Hasta ahora no conseguían engatusarme las reseñas, a pesar de ser positivas en su mayoría, pero tú me has cautivado :)
    Gracias.

    ResponderEliminar
  22. Hola!! Muchas gracias por la recomendación :)Han compartido tu blog en twitter y me quedo por aquí siguiéndote ^^
    El mío es http://eltiempoliterario.blogspot.com.es por si quieres pasarte.
    Nos leemos.

    ResponderEliminar
  23. No me gustan las novelas intimistas, creo que hay un momento para leerlas y ahora mismo no es el mío. No sabía que se pudiera hacer la diálisis en casa pero es bueno saber que, de todo lo malo, siempre hay algo bueno que sacar, como esos momentos que viviste con tu madre.

    ResponderEliminar
  24. Te he leído un poco a la "remanguillé" porque lo tengo ahí, el primero en mi montón de pendientes. Me ha llegado hace poco pero la historia me tiene fascinada. Es posible que lo pase mal y más con el tema que toca, pero le tengo ganas. Un beso

    ResponderEliminar
  25. Tengo mis dudas con esta novela. No me termina de convencer. Besos.

    ResponderEliminar
  26. Tiene pinta de ser emotivo... me lo apunto =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  27. Con tu reseña y otras que han salido nos queda clarísimo que este libro hay que leerlo jeje. Besos

    ResponderEliminar
  28. Qué bonita tu reseña, pensaba pasar de puntilla pero me ha sido inevitable seguir leyendo, es verdad que nadie espera rencontrar tranquilidad en una situación como la que describes pero a veces es para recordarnos lo verdaderamente importante.
    La novela la tengo en casa, espero leerla pronto.
    Besos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...