lunes, 23 de junio de 2014

MENDEL, EL DE LOS LIBROS

de Stefan Zweig.


El pasado 25 de mayo, el día de las Elecciones Europeas, me tocaba estar en una Mesa Electoral así que, sabiendo que estas elecciones suelen tener poca participación, me llevé el ebook para esas largas horas en las que apenas aparece un elector. Seleccioné este libro porque estábamos en el Mes de la Metaliteratura organizado por Laky y por que era el más corto que tenía para leer ese mes y lo cierto es que lo leí antes de que acabara el horario de votaciones en el Colegio Electoral, con el consiguiente alucine de mis compañeros de Mesa.




Título: Mendel, el de los libros.
Autor: Stefan Zweig.
Editorial: El Acantilado, 2009 (e-book)
Páginas: 64.


Resumen oficial.

Escrito en 1929, Mendel, el de los libros narra la trágica historia de un excéntrico librero de viejo que pasa sus días sentado siempre a la misma mesa en uno de los muchos cafés de la ciudad de Viena. 

Con su memoria enciclopédica, el inmigrante judío ruso no sólo es tolerado, sino querido y admirado por el dueño del café Gluck y por la culta clientela que requiere sus servicios.

Sin embargo, en 1915 Jakob Mendel es enviado a un campo de concentración, acusado injustamente de colaborar con los enemigos del Imperio austrohúngaro. 

Un breve y brillante relato sobre la exclusión en la Europa de la primera mitad del siglo xx.

Impresión personal.

Cada vez que he visitado una ciudad, siempre me ha gustado ir a esos lugares donde los artistas en determinada época han estado presentes y aún impregnan el ambiente que permanece en su honor impasible al paso del tiempo. Me encantó visitar cafés como el Café Tortoni en Buenos Aires, el Fun Fun en Montevideo donde cantaba Carlos Gardel, café A Brasileira en Lisboa donde podíamos localizar a Pessoa o el conocido Café Gijón y el Comercial en Madrid, el Gran Café en Barcelona o el Iruña en Bilbao, el Einstein en Berlín y Les Deux Magots en Paris. Es una pena que en Viena no pudiera visitar el café Gluck y encontrarme allí con Jakob Mendel, el de los libros y que me hubiera asesorado con esa gran mente suya sobre la bibliografía necesaria para cualquier investigación o interés que tuviéramos entre manos. Pero el café Gluck es ficticio aunque se hace una descripción tan detallada de él que parece que realmente existiera y pudieras visitarlo.

Mendel, el de los libros es un libro muy corto pero en apenas esas 64 páginas Stefan Sweig no sólo nos cuenta la historia de este experto en libros sino que además a través de un lenguaje sencillo y directo el autor nos hace una perfecta descripción del personaje de tal manera que llegas a quererle, a identificarte con él y a querer conocerle.

Esta pequeña joya esta contada en primera persona por un admirador de Mendel, al que conoció en su juventud y que al retornar al café se encuentra con que ya no está en ese rincón del café donde diariamente pasaba todo el día bajo los cuidados de todo el personal y de su dueño. Cuando vuelve se encuentra con que el café ha cambiado de dueños y consigue, a través de una antigua empleada, saber lo que ha sido del librero. Por ella conoce como fue detenido durante la II Guerra Mundial y enviado a un campo de concentración donde, despojado de sus libros y sus gafas, acaba en un estado tan lamentable que cuando es liberado nunca volvió a ser el mismo hasta que acabo muriendo en una terrible soledad.

A través de este relato y de lo que cada uno de los dos, el admirador y la antigua empleada del Glock, nos cuentan por sus recuerdos vamos conociendo perfectamente a Mendel, un librero con una mente portentosa que memoriza todo lo que lee, todos los libros que existen en el mundo y donde están ubicados, que contienen y quienes los escribieron. Por contra, no se entera de nada de lo que ocurre a su alrededor ni en el resto del mundo, no se entera de que hay guerra ni entiende porque lo detienen en ningún momento, ni porque es sospechoso, ni entiende que es el lugar al que lo mandan detenido. Vive aislado en su mundo de libros y todo lo demás no cuenta para él.

No digo más. Es un librito que debería leer todo amante de la literatura, entrañable, también triste pero, sobre todo, curioso y sorprendente por como en tan pocas páginas puedes sentirte arrastrada por un personaje tan peculiar y su historia. 


11 comentarios:

  1. Hace tiempo que ando detrás de él (este libro o cualquier otro del autor) y de este verano no pasa que me estrene. Reconozco que este libro en particular me apetece mucho, todos me dejáis la sensación de que es una pequeña joyita.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Lo he leído hace un par de meses y me encantó, Mendel es un personaje de esos que merece la pena descubrir
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Creo que ya lo tenia apuntado, me lo llevo de nuevo. Saludos

    ResponderEliminar
  4. Quizás me anime, parece bueno.
    Besitos!

    ResponderEliminar
  5. Es un librito maravilloso: mi estreno con Zweig no pudo ser mejor. Mendel es un personaje sencillamente inolvidable. 1beso!

    ResponderEliminar
  6. Un libro que tengo que leer sí o sí.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  7. Zweig es un autor al que tengo que "meterle mano" (o vista), pero creo que será ya para después del verano, que ahora quiero lecturas de otro calado. Mendel es un personaje al que tengo muchas ganas de conocer, y de la mano de Zweig sé que voy a disfrutarlo bien.

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. oh pero que ganas de leermelo.... gracias por tu reseña.... por cierto me gusto tu blog... me quedo por aquí te invito a pasarte por el mio y quedarte claro si te gusta... saludos

    ResponderEliminar
  9. Yo quiero leer a este autor, pero todavía no he tenido la oportunidad.

    Besos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...