miércoles, 20 de marzo de 2019

RENDICIÓN

de Ray Loriga.


Título: Rendición
Autor: Ray Loriga
Editorial: Alfaguara, 2017
Páginas: 216.

SINOPSIS.

¿Quiénes somos cuando nos cambian las circunstancias?

La guerra dura una década y nadie sabe a ciencia cierta cómo transcurre, qué bando fue el agresor y cuál el agredido. En la comarca, la vida ha continuado entre el temor a la delación y la añoranza de los que fueron al frente.

Cuando llega el momento de evacuar la zona por seguridad, él emprende camino junto a su mujer y al niño Julio, que ayuda a amortiguar el dolor por la ausencia de los hijos soldados. Un futuro protegido parece aguardarles en la ciudad transparente, donde todo es de dominio público y extrañamente alegre.

Allí los recuerdos desaparecen; no existe ninguna intimidad -ni siquiera la de sentir miedo- hasta el momento en que la conciencia despierta y se impone asumir las consecuencias.

«Una historia kafkiana y orwelliana sobre la autoridad y la manipulación colectiva, una parábola de nuestras sociedades expuestas a la mirada y al juicio de todos.»

IMPRESIÓN PERSONAL.

Compré este libro gracias a las recomendaciones que sobre el mismo me hizo Pedro de El búho entre libros y Manuela de Entre mis libros y yo, precisamente el mismo año en que le otorgaron al autor el Premio Alfaguara, es decir, en 2017. Como siempre, cogiendo polvo en la estantería por no variar y ya adelanto que me ha gustado mucho, no solo la historia que nos trae sino el estilo del escritor, un estilo sencillo y coloquial que me ha hecho sonreír en muchas ocasiones con frases cercanas y en boca de un personaje protagonista de lo más normal a pesar de lo extraordinario de la situación que están viviendo.

Toda la historia se desarrolla contada por este personaje, en primera persona, sin apenas diálogos, una especie de agricultor que por casamiento ha pasado a ser hacendado de la finca en la que trabajaba, primero, de peón agrícola y, luego,de capataz. Junto a él conviven su esposa, dueña de la hacienda y viuda del que fuera un día su jefe, y el niño Julio, un niño que aparece por su casa un día, solo, sin familia y sin hablar una palabra, como traumatizado, y con el que la pareja se queda como si fuera su propio hijo. Ambos están solos porque sus hijos biológicos, Augusto y Pablo llevan ya más de diez años en una guerra inacabable, en la que ya no se sabe donde está el bien y donde el mal, quien es el enemigo y de qué bando estamos o debemos estar.

Una historia distópica asentada sobre hechos que todos actualmente podemos reconocer como una guerra inacabable, una evacuación obligada que se vende como la única salvación posible, un nuevo estado cuyos líderes no se pueden identificar, líderes que prometen cuidados permanentes, seguridad, trabajo y bienestar y, sobre todo, transparencia. Un nuevo mundo ideal en una Ciudad Transparente, en el sentido literal del término.

Una trama que, sin ser original, me ha llenado la cabeza de situaciones inimaginables pero que, llevadas a la realidad, me horrorizarían tanto como acaban haciendo con el protagonista. Quizás en el mundo de hoy somos cada vez más transparentes a medida que nos volvemos más inconscientes. No tenemos problemas en mostrar  nuestras vidas y las de nuestros hijos en pro del un hábito de consumo enfermizo pensando erróneamente que vivimos camuflados tras una o varias contraseñas. Pero lo cierto es que quienes gobiernan el mundo, que no son los políticos, conocen de nosotros lo mismo que en la Ciudad Transparente de Loriga, hasta cuando hacemos nuestras necesidades, que también son una fuente de negocio allí.

Un libro que toca muchos temas para descubrirnos la sociedad que se pierde y la sociedad del futuro. Nos habla de paternidad, del trabajo y el control sindical, de la felicidad real y de la felicidad que intentan vendernos, del medio ambiente y de los deshechos humanos, de su aprovechamiento y, sobre todo, del agua, de su escasez y necesidad.

Una historia distópica inquietante y, a ratos, creadora de cierto desasosiego, seguramente, porque no todo lo que describe lo sientes lejano e irrealizable. Cada vez todo es menos ciencia ficción y menos distópico. En este libro, nosotros mismos ya en muchos aspectos somos parte de esa historia falsamente futurista.


11 comentarios:

  1. Uno de mis autores pendientes. Me apunto la novela. Besinos.

    ResponderEliminar
  2. Me alegro de que te haya gustado. Ciertamente son temas que cada vez tienen menos de distópicos. La manipulación social y la pérdida de la identidad están ahí y el autor nos invita a una reflexión sobre nuestra exposición voluntaria al mundo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Este no me llama nada Ángela, no me voy a animar.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. A mi también me picó Manuela con este libro pero al final no me decidí, no sé por qué pero intuyo que no lo disfrutaría; aun así siempre que lo veo pienso que debería darle una oportunidad...ya veremos.

    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Las distopias que cada vez se nos antojan más cercanas y que miedo nos dan. Besos.

    ResponderEliminar
  6. Pues cada vez me pican más las distopias clásicas como esta. Tengo pendiente leer Farenheit 451, 1984, etc.
    Desde luego yo soy una de las que no tienen redes sociales (salvo el inevitable whatssap) precisamente porque no me gusta nada exponer mi vida en una pantalla.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  7. No he leído nada del autor. No soy muy de distopías, pero es cierto, cada vez nos resultan más cercanas, más posibles. Podría animarme con este libro.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. Por ahora no entra en mis planes de lectura.

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Me gusta lo que cuentas, además me encantan las distopías y no he leído nada del autor... así que creo que es perfecto para empezar con él.

    Besotes

    ResponderEliminar
  10. Lo tengo pendiente desde que salió... Algún día
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Tengo curiosidad también por él desde que lo reseñó Manuela, y al principio no me llamaba nada. La verdad es que tú vuelves a tentarme.
    Besos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...