viernes, 29 de abril de 2016

Y TU NO REGRESASTE

de Marceline Loridan-Ivens.



Título: Y tú no regresaste.
Autora: Marceline Loridan-Ivens
Editorial: Salamandra, 2015.
Páginas: 96

Resumen oficial.

Hay libros que dejan una marca indeleble y, mucho tiempo después de haberlos leído, permanecen vivos en nuestro recuerdo. Éste es uno de ellos. A los ochenta y seis años, Marceline Loridan-Ivens ha volcado en esta carta abierta a su padre un cúmulo de sentimientos profundamente arraigados desde su juventud, de los que ha sido incapaz de desprenderse durante toda una vida.

«Tú podrás regresar, porque eres joven, pero yo ya no volveré.» Esta simple frase, que Marceline oyó de boca de su padre cuando eran deportados en el mismo tren al campo de Auschwitz-Birkenau en abril de 1943, quedó grabada en su memoria para siempre y es el origen de este relato extraordinario.

La dramática lucha de una chica de quince años por sobrevivir en una situación que ha pasado a la historia como paradigma de la máxima depravación de la que es capaz el hombre queda plasmada con una voz asombrosamente desprovista de sentimentalismo y autocompasión. En su lucha imposible contra una fuerza aplastante, Marceline narra los hechos cotidianos con la frialdad y la distancia de quien, incluso después de setenta años, no puede permitirse ni siquiera el sufrimiento; de alguien que invirtió hasta la última fibra de su persona en un solo fin: salir con vida del infierno y honrar así las palabras de su padre.

Pero más allá del conmovedor homenaje de una hija a la única persona en el mundo a la que pudo amar de verdad, estas páginas exhalan un reconfortante soplo de energía y vitalidad, una demostración palpable de la insondable capacidad del ser humano para sobreponerse a los desafíos más extremos que su propia especie le presenta.

Impresión personal.

Alguien puede pensar que cada vez que digo que me gustan las novelas que se desarrollan durante la Segunda Guerra Mundial y el Holocausto, es que me gusta el morbo, lo negro y terrible de aquella época, la devastación del ser humano por el ser "humano". Y no es eso. Lo he pensado en varias ocasiones y creo que al final esta temática te empequeñece como persona en un siglo XXI rodeada de toda clase de enseres, comida y libertades. Al fin y al cabo, de dignidad.

Historias como la que nos cuenta Marceline, te colocan en tu sitio, en esa pequeña proporción que representas en el mundo y te enseña que la mayor parte de las "desgracias" e incomodidades que puedas tener en tu día a día no suelen ser más que chorradas de gente acomodada que sufre rozaduras apenas se cambia de calzado.

Cuando las historias, como la de Marceline, son además reales, una se enfrenta con ella al dolor, al pánico y al miedo, al hambre y la necesidad, al frío interno y externo y al deseo de morir que muchas veces pasa por su cabeza. La entiendes, te mete en su pellejo y hasta hay ocasiones en que me hubiera gustado que todo terminara para ella cuanto antes. Curiosamente, más a su regreso que durante su calvario en los campos nazis. Supongo que se me ha hecho más dura la incomprensión y la pasividad de todos los que la rodean cuando se incorpora a una vida "normal" que la realidad ya conocida del propio campo de concentración y la comunión completa de todos con todos los que allí sufrían. El destino común, aunque sea desolador, al fin y al cabo une a la personas. El destino incomprendido sólo aporta soledad a quien lo padece. El resto de la gente solemos mirar para otro lado. No es nuestro problema.

Y tú no regresaste es una obra corta, muy corta, pero muy intensa. Tanto como lo vivido por sus protagonistas y que Marceline nos cuenta en primera persona mediante una carta dirigida a su padre, que no regresó nunca, tal y como ya vaticinó en su día cuando se los llevaron. No cabe duda que ella amaba a su padre por encima de todo y de todos, pero seguramente, a su regreso lo necesitó/lo necesitaba mucho más que en aquellos campos. La complicidad, el conocimiento de lo que fue y, sobre todo, la compañía indestructible de quien te entiende a veces es más importante que las necesidades del cuerpo. Por eso creo que ella expresa en el "Y tu no regresaste" un lamento que bien podría continuar con un "y me dejaste".

No hace falta que os diga que os recomiendo este libro. ¿uno más sobre el holocausto? Pues sí pero no. Ninguno es igual. Ninguna vida se parece a otra y ninguno sentimos como sintió Marceline y su padre. Desde ese sentimiento, es desde donde os recomiendo hoy esta novela corta. Hay que leerla para sentirla.


19 comentarios:

  1. A mí me pareció un libro muy honesto. Lo disfrute mucho.

    ResponderEliminar
  2. Me apetece muchísimo leerlo, todas las reseñas que he leído son igual de positivas
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Lo tengo en el punto de mira, no he encontrado aún una reseña que no sea positiva.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Está en mi lista de pendientes desde que ví las primeras reseñas positivas. Un besote

    ResponderEliminar
  5. Coincido contigo, hay muchas buenas novelas sobre la época y es casi necesario volver a ellas de cuando en cuando, para que nos recuerden lo pequeños que somos.
    Estupenda reseña.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Me apetece mucho este libro, desde que se lo vi a Eris... lo he ido aplazando por el volumen de libros que tengo pero espero poder hacerle un hueco...
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Es una novela preciosa. Duda pero diferente, como cada una sobre el Holocausto. Estoy de acuerdo en que choca esa incomprensión y el mirar hacia otro lado de sus seres más cercanos.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Me encantó, dura pero preciosa!!!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  9. A mí también me gustó mucho, y es cierto que es tan dura la parte en el campo de concentración como la desesperanza de la protagonista después, cuando su padre ya no está.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  10. Joooo con las ganas que le tengo y ni siquiera me he hecho aún con él.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Todas la reseñas que he leído son positivas. Apuntado está. Un beso ;)

    ResponderEliminar
  12. A mi también me gusta leer sobre el holocausto, así aprendemos de los errores cometidos en la historia. Besos

    ResponderEliminar
  13. Yo también siento debilidad por estas historias. Son muchas las reseñas positivas de este libro así que habrá que hacerse con él. Besos.

    ResponderEliminar
  14. Nos presentas un testimonio que merece la pena ser leído. Me pasa lo que a ti en cuanto al interés por esta temática. Besos.

    ResponderEliminar
  15. Después de leer tu reseña seguro que me gustaría esta historia, un beso

    ResponderEliminar
  16. Ays, con qué ganas me dejas. Ya lo tenía fichadito por otras reseñas y porque es una temática sobre la que me gusta leer. Me alegra ver que te ha gustado tanto.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  17. Le tengo muchísimas ganas, a ver si me hago con el pronto
    Besos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...